¿Qué va a pasar en Siria?


Por Emre Gonen

El Ministro de Relaciones Exteriores iraní, Javad Zarif, se ofreció recientemente a actuar como intermediario en la crisis de Siria. Las Fuerzas Armadas Turcas (TSK) han comenzado a extenderse en Idlib después de ser atacadas por las milicias del régimen que se llaman a sí mismas “ejército sirio”. De hecho, el régimen comanda tal vez 40.000 soldados regulares, el resto está formado por “milicianos” iraníes, que de hecho son soldados iraníes que luchan sin sus uniformes, principalmente los voluntarios Pasdaran. La Fuerza Aérea Siria está totalmente en manos del ejército ruso, incluidos los pilotos, el personal de tierra y los asesores militares. El régimen de los zombis está en manos de Irán y principalmente de Rusia.

La totalidad de la población siria que quería un cambio democrático ha sido evacuada, exiliada, deportada, encarcelada o simplemente ejecutada y aniquilada. Esta es la simple realidad de Siria. Es una profunda vergüenza para todos los países democráticos, y me temo que esta experiencia ha demostrado la incapacidad de los países democráticos, incluidos los Estados Unidos y la Unión Europea, para intervenir y mostrar su fuerza disuasoria. Esto podría haberse hecho en 2013, cuando el régimen utilizó armas químicas contra la oposición. No es que la guerra química fuera necesaria contra fuerzas de oposición divididas y mal equipadas, pero el objetivo de Bashar Assad era sembrar el terror en la población civil. Turquía y Francia estaban listos para intervenir, con sus fuerzas aéreas en alerta máxima. El presidente Barack Obama se arrepintió y declaró que los Estados Unidos ciertamente castigarían al régimen sirio, pero antes tenía que ir y discutir esto con el Congreso.

Tanto Irán como Rusia lo vieron como una negativa a involucrarse en la crisis siria, y desde entonces han considerado a Siria como “tierra de nadie” políticamente, donde podían hacer lo que quisieran. El resultado ha sido un país y una población totalmente destruidos. Un tercio de la población abandonó el país. No pueden volver a sus hogares mientras el régimen siga en pie. Assad se encargó de implementar la expoliación total de las pertenencias y bienes raíces de los ciudadanos. De todos modos, no hay seguridad ni infraestructura para que los sirios exiliados regresen. La mayoría de la élite ha sido deportada o asesinada.

Ahora que la oposición armada está a punto de perder la guerra contra el soldadito de plomo de Assad, fuertemente apoyada por la cobertura aérea rusa y la milicia iraní, la cuestión esencial comienza a tomar forma: cómo puede Ankara hacer retroceder a las fuerzas del TSK de Idlib y cerca de la frontera turco-siria, y en última instancia, qué hacer con la oposición armada y sus partidarios, que superan el millón de personas. Turquía alberga alrededor de 4 millones de refugiados, principalmente de Siria, y no está preparada para recibir un millón de refugiados adicionales con todos los problemas humanitarios que crearía.

El caso de Argelia

Aun así, es difícil ver otra solución. La situación actual nos recuerda la Guerra de Independencia de Argelia a principios de los años 60. En aquel entonces, Argelia no tenía el estatus de una colonia, era considerada como un territorio francés de ultramar. Tres regiones principales estaban bajo control civil francés, a saber, Argel, Orán y Constantina; mientras que el sur del país, principalmente el desierto del Sáhara, estaba bajo la autoridad de la Gendarmería Nacional de Francia.

Cabe recordar que el levantamiento argelino iniciado en 1956 nunca fue calificado de guerra por las autoridades francesas. En su lugar, el término utilizado fue “las operaciones de ultramar del ejército francés”. Alrededor de medio millón de soldados fueron enviados a Argelia para un despliegue de 28 meses. El ejército francés era entonces un ejército de milicia, donde los jóvenes que entraban en la edad adulta eran obligados a ir y servir en el ejército. Un número importante de argelinos también luchó en el ejército francés, especialmente como fuerzas supletorias, con fines de exploración y reconocimiento. Se les llamaba “Harkis”, nombre que procede de la palabra árabe “harakat”, que significa operación, y su estructuración era muy parecida al sistema de guardias de aldea (“korucu”) utilizado por las fuerzas de seguridad turcas en sus operaciones contra la organización terrorista PKK.

Al reconocer Francia, tras años de guerra, la independencia de Argelia, el futuro de los Harkis no parecía prometedor. El Frente de Liberación Nacional, que tomaría el poder en 1963, no utilizaba un discurso indulgente contra el pueblo que luchaba junto a los franceses. Una enorme población urbana emigró a Francia, los famosos franceses “Pied Noirs” que nacieron y se criaron en Argelia. Esto creó una decepción generalizada entre la población, su resentimiento y decepción pueden sentirse aún hoy en día en la literatura, la música y, en menor medida, en la política.

El ejército francés desarmó a todos los Harkis antes de abandonar Argelia, pero también les permitió emigrar a Francia con sus familias si así lo deseaban. Alrededor de 400.000 argelinos emigraron a Francia, una democracia desarrollada y rica, pero se sintieron totalmente rechazados y a veces incapaces de integrarse. Durante décadas, los Harkis y sus descendientes lucharon por integrarse en una sociedad muy diferente. Viniendo de una cultura diferente, hablando un idioma diferente y practicando una religión diferente, sus vidas no han sido fáciles. Es muy difícil ofrecer buenas perspectivas de integración para una comunidad en esa situación.

Pero, ¿por qué Francia ha abandonado Argelia? El Frente de Liberación Nacional (FLN), a pesar de la continua resistencia y guerra de guerrillas, nunca luchó y ganó una gran batalla contra el ejército francés. Las ciudades estaban fuertemente sostenidas por el ejército francés, apoyadas por una población urbana que quería una “Algérie Française”.

El general De Gaulle y las autoridades francesas tuvieron que elegir entre dos soluciones: o bien conceder la nacionalidad francesa a toda la población de Argelia o bien aceptar su independencia. Francia abandonó Argelia porque la situación no era sostenible; un país no puede enviar a todos sus jóvenes conscriptos a la batalla, para mantener un enorme territorio, ad infinitum.

La situación de Turquía en Siria no es mejor. Nuestro ejército se encuentra en territorio extranjero para proteger a una población local considerable de dos fuerzas militares extranjeras, Rusia e Irán. La realidad es, por desgracia, así de simple. Al librar una guerra por poder a través de los soldados que quedan del régimen, estos dos países dominarán lo que queda de Siria en un futuro previsible. Puede que no tengan suficiente poder militar o económico para dominar países y regiones enteras, pero pueden hacerlo en Siria y, en cierta medida, en Irak. Esto se llama “el imperialismo de los pobres”, y puede tener resultados extremadamente peligrosos.

Turquía no tiene ni ha tenido nunca tales visiones imperialistas. Pero el problema es qué hacer con la población civil y los combatientes en Idlib. Al final del día, la solución francesa para Argelia probablemente prevalecerá. Tenemos que prepararnos para eso.

Artículo de Emre Gonen en Daily Sabah | Traduce: Noticias de Israel en español

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario