Rusia y Turquía se reúnen en Ankara para discutir la situación en Idlib


Las delegaciones de Rusia y Turquía celebraron conversaciones en Ankara sobre la situación en el Idlib de Siria, y también discutieron medidas conjuntas para avanzar en el proceso político en Siria, informó el canal de televisión NTV citando la declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía.

“Se celebraron en Ankara conversaciones de tres horas de duración de delegaciones interministeriales encabezadas por los viceministros de Relaciones Exteriores de Turquía y Rusia, Sedat Onal y Sergey Vershinin, con la participación del representante especial del presidente de Rusia para el Poblado de Siria, Alexander Lavrentyev”, dice la declaración.

Entre las delegaciones figuraban representantes de los ministerios de relaciones exteriores de ambos países. Los participantes acordaron continuar las negociaciones la semana próxima.

Anteriormente, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, en una conferencia de prensa posterior a su visita a México, dijo que había mantenido contactos con Turquía sobre la situación en Siria. El ministro también recordó los acuerdos existentes entre Moscú y Ankara, que estipulan la creación de una zona de desescalada en Idlib. Lavrov dijo que el objetivo de crear un territorio donde no haya armas no se ha logrado todavía.

Turquía envió el sábado cientos de vehículos militares a la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria, después de que las fuerzas del régimen sirio tomaran el control de una ciudad estratégica cercana a la capital de la provincia, dijeron los testigos.

El nuevo despliegue turco se produjo cuando funcionarios de Turquía y Rusia, que apoyan a los bandos opuestos en la guerra de casi nueve años de Siria, se reunieron en Ankara para discutir los combates en el último gran enclave de la oposición al presidente Bashar al-Assad.

La escalada en Idlib ha desplazado a más de medio millón de personas y ha interrumpido la frágil cooperación entre Rusia y Turquía, que ya alberga a 3.6 millones de sirios y teme otra oleada de refugiados que huyen de la última ofensiva.

El presidente turco Tayyip Erdogan, que respalda a algunos de los rebeldes que una vez intentaron derrocar a Assad, amenazó esta semana con repeler a las fuerzas sirias respaldadas por Rusia a menos que se retiren de la región para finales de mes.

A pesar de la acumulación de tropas turcas, las fuerzas del gobierno sirio han presionado sus avances, rodeando varios puestos de observación que Ankara estableció alrededor de una “zona de desescalada” acordada con los partidarios de Assad, Moscú y Teherán en 2017.

El lunes, ocho militares turcos murieron en un bombardeo de las fuerzas gubernamentales sirias.

En el otoño de 2018, el presidente de Rusia Vladimir Putin acordó con su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan establecer una zona desmilitarizada en la provincia de Idlib. Como parte del acuerdo, el ejército ruso patrulla la zona del perímetro y la parte turca ha establecido 12 puestos de observación dentro de ella.

Fuente: Uawire / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario