Una alentadora posición árabe israelí

La verdad, desde el terreno, vista por Yoseph Haddad


Uno de los artículos más discutidos –no en el exterior sino dentro de Israel- del plan de paz presentado el  28 de enero por el Presidente de Estados Unidos Donald Trump- incluido en el capítulo “Fronteras”, en la página 11 –se refiere a parte de la ciudadanía árabe israelí residente en la zona conocida como el “meshulásh”, o sea “el triángulo”. Dice así:

“Las comunidades del Triángulo son  Kafr Qara, Ar’ara, Baha al-Gharbiyye, Umm al Fahm, Qalansawe, Tayibe, Kafr    Qasim, Tira, Kafr Bara y Jaljulia. Estas comunidades, que se identifican ampliamente como palestinas, estaban originalmente designadas a quedar bajo control de Jordania en las negociaciones de las líneas de Armisticio de 1949, pero finalmente fueron retenidas por Israel por razones militares que desde entonces se han mitigado. La Visión (*) contempla la posibilidad , sujeta a la aceptación de las partes, que las fronteras de Israel sean demarcadas  nuevamente de modo que las comunidades del Triángulo se conviertan en parte del Estado de Palestina”.

(*) El nombre oficial del plan de Trump es “Paz para Prosperidad. Una Visión para mejorar la vida del pueblo palestino y el pueblo israelí”)

Son varios los aspectos problemáticos de este artículo, por el cual la ciudadanía árabe israelí puso el grito en el cielo. Un hecho especialmente notorio es la fuerza con que, aunque con frases tildando al gobierno israelí de” racista” y “discriminador” y lanzando duras críticas en su contra, figuras públicas de los árabes israelíes, a todo nivel, dejaron en claro de hecho que quieren seguir siendo ciudadanos de Israel.

Pero dejemos que hablen ellos, los árabes israelíes. Esta es la primera entrega de una serie de notas  sobre el tema que incluirá voces de árabes israelíes, no necesariamente en puestos públicos, sino gente de distintas áreas del diario vivir, así como también el análisis de expertos dedicados especialmente a este tema.

El entrevistado de hoy es Yoseph Haddad, árabe cristiano de Nazaret, abiertamente defensor del Estado de Israel, que hizo servicio militar como voluntario, resultó herido en la guerra en Líbano en el 2006, brinda conferencias en distintas partes del mundo sobre lo que él considera es la verdad de la vida de los árabes israelíes en libertad en el Estado judío, y fundó y dirige la asociación sin fines de lucro “Iájad Arevím ze lazé” que brega por la plena inclusión de los árabes israelíes en la sociedad y un mejor conocimiento directo entre los diferentes sectores de la población.

P: Yoseph, me gustaría comenzar pidiéndote  un primer comentario sobre el polémico artículo del plan de Trump, qué sentiste, qué pensaste al leerlo.

R: Te diré que me parece que el “plan del siglo” es en términos generales bueno para Israel, como punto de comienzo de negociaciones. Pero respecto a este artículo específico…no me gustó porque tengo no pocos amigos en el “triángulo”, que inclusive sirven en la Policía, en los Bomberos, son conductores de ambulancias, médicos, parte integral de la sociedad…

P: Buenos ciudadanos…

R:Buenos ciudadanos israelíes. Te cuento que hasta el Presidente del Directorio del banco más grande de Israel vive en esa zona. Es de Taybe.

P: El Dr. Samer Hajj Yehia, del Bank Leumí…

R: Así es. ¿No te parece que es para reírse, pensar que él pase a ser ciudadano palestino? Pero realmente el tema no es para bromas. No me gustó nada ese artículo. Yo te aseguro que la mayor parte de los árabes israelíes están muy orgullosos de estar en el Estado de Israel. Pero además, te diré que todos los árabes  de Israel, inclusive los extremistas, prefieren estar aquí. No quieren cédula de identidad palestina, prefieren la israelí. Recordemos de todos modos que el artículo del plan que se refiere a este tema habla de la aceptación de las partes, y como está claro que no será aceptado, eso no va a concretarse. No va a pasar.

P: Eso es otra cosa. El tema es la inclusión del artículo en el plan, estimando que  que el Primer Ministro Netanyahu sabía que ese artículo estaría allí.

R: Por supuesto, también yo lo supongo.Pero mira, tratemos de analizar a fondo. Todos sabemos que este acuerdo no será implementado tal cual ha sido formulado. Mi sensación es que este artículo fue planteado como una especie de trampa para el liderazgo árabe israelí.

P: ¿Para mostrar que reaccionan diciendo de hecho que se quieren quedar en Israel?

R: Claro…

P: Abramos un paréntesis aclaratorio. El artículo en cuestión no propone sacar a nadie de sus casas sino mover la frontera. Quienes critican planes de “transfer” saben que no es esa la intención. No lo digo para defender el artículo, sino para dejar en claro ese punto.

R: Por supuesto. Pero yo iré un paso más adelante. El Estado de Israel no renuncia fácilmente a territorios. Y el triángulo es un territorio grande que además se encuentra en un lugar estratégico, Wadi Ara.

P: En el medio de Israel.

R: Exacto. El medio de Israel. Volviendo a la trampa que creo les tendieron a los miembros de la Lista Conjunta  de liderazgo árabe extremista. Creo que cayeron en la trampa. La trampa consistía en mostrar la hipocresía de los miebros de ese partido, la Lista Conjunta, y de los extremistas que todo el tiempo gritan por los palestinos, pero apenas les dijeron “ok, no los sacamos de vuestras casas, tampoco los movemos de vuestras tierras sino que movemos las líneas fronterizas de modo que pasen a estar en Palestina”, empezaron a gritar “¡racismo!” y “eso es tranfer”, aunque todos saben que no.

P: Claro, con tono de dura condena al gobierno israelí, pero con un mensaje claro: prefieren ser ciudadanos israelíes.

R: Por supuesto, eso es indudable. Yo lo digo desde hace años, que si se da a cualquier árabe israelí la opción de decidir dónde quiere vivir, bajo gobierno palestino o bajo gobierno israelí., todos se abalanzarán de inmediato sobre la segunda opción. También los extremistas.

P: Pero más allá de ello, que es por cierto lo central, creo que era ofensivo plantear este artículo.

R:Por supuesto. Y estoy segura que muchos se sintieron ofendidos, porque tienen claro que se sienten parte de Israel.

P: Es que hay diferencia entre criticar a la Lista Conjunta y hablar de transfer a ciudadanos árabes al otro lado.

R: Absolutamente. Y te diré que como tengo claro que ese artículo no se implementará, si se pone en práctica el acuerdo, estoy contento porque su mención ayudó a mostrar la verdad de la Conjunta.

P: Hay otro aspecto Yoseph, aún si no se implementa este artículo. Su sola mención enrarece el ambiente. No aporta a una atmósfera en la que lo necesario es mejorar la inclusión, en lugar de agregar más tensión.

R: Sí, puede ser…pero te quiero agregar otro ángulo. Te diré que los palestinos, del otro lado, no quieren que los árabes de Israel sean parte de ellos.

P: Interesante. Dime por favor a qué te refieres.

R: No sólo que no quieren, sino que temen que los árabes israelíes sean parte de la Autoridad Palestina. No puedo dar nombres, pero me reuní recientemente con una alta figura de la Autoridad Palestina quien me dijo, aunque supuestamente en tono de broma, que apenas pasen los árabes israelíes a su lado, en pocos días toman control de las instituciones y comienzan a dirigirlas. Tienen miedo.

P: ¿Así te lo dijo? Super interesante.

R: Muy. Me lo dijo directamente. Lástima que no puedo dar su nombre, pero la cita es exacta.

P: ¿A qué se refería concretamente en tu opinión?

R: A las diferencias muy grandes entre los árabes israelíes y los palestinos, a nivel de educación, dominio de temas, progreso.

P: Pero justamente la sociedad palestina es considerada de las más preparadas del mundo árabe, con muchos académicos, no de bajo nivel.

R: Evidentemente, en comparación con los árabes israelíes, del lado palestino lo ven distinto. Ven a los árabes israelíes como mucho más avanzados, más preparados, y también como una sociedad que sabe qué es democracia. Yo te digo que en muchas cosas, nos tienen envidia. Y por lo tanto, nos tienen miedo.

Y te aseguro, que también los que se ofendieron por la inclusión del artículo en el plan, tienen claro que se quieren quedar en Israel.  En las redes sociales en árabe es muy notorio.

P: ¿No te parece que este artículo en el plan puede crear una sensación de distanciamiento, al ver que la autoridad considera algo así? Yoseph, no olvidemos que posturas como las que tú planteas, aunque tengo clarísimo que no eres el único, no es la promedio. También probablemente parte de la explicación de querer permanecer e Israel es por comodidad, conveniencia, por comprender que la vida en Israel es distinta, más libre. No por amor.

R: Pues te diré, que no que esas consideraciones no existan, pero la mayor parte de los árabes israelíes están orgullosos de ser israelíes. Es cierto que sólo unos pocos osan hablar como yo, pero te aseguro, porque conozco desde adentro a la ciudadanía árabe israelí, que la mayoría piensa como yo.

P: ¿No te parece que esto aumentará el poder político de la Lista Conjunta?

R: No, al contrario. Y te diré que cuando el jefe de la lista, Ayman  Odeh, subió a las redes un video criticando lo que consideró que se veía venir, este artículo, que se hablaría de intercambio de territorios, las reacciones fueron muy interesantes. Mucha gente le decía que la Conjunta, con 13 ó 14 escaños en la Kneset, no va a lograr cambiar nada. Lo único que puede aumentar la fuerza del partido es que haya incitación al odio de parte de los partidos de derecha. Sólo eso. El que hablen sin cesar del plan de Trump, no es lo que aumentará su poderío político.

Te diré además, por los comentarios que veo en las redes, que mucha gente, muchos ciudadanos árabes, les dicen a los diputados de la Lista Conjunta “ustedes son los que trajeron esto, son ustedes los que hablan todo el tiempo de Palestina…¿qué se quejan ahora? Los pasan a Palestina”.

Estoy citando comentarios de árabes israelíes, que le escriben a Ayman Odeh, el jefe de la Conjunta, en árabe, en las redes.

P: Yoseph, se oye muy poco a otros árabes israelíes hablando como tú.

R: Es cierto. Porque a la gente le cuesta hablar en forma abierta. Pero yo sé que no estoy solo, ni de lejos. No te imaginas la cantidad de mensajes de apoyo que recibo por privado cada vez que escribo o digo algo. Pero temen hablar abiertamente, por los extremistas. Confío en que lograremos cambiar esta situación.

P: Que así sea. Gracias Yoseph.

R: A ti.

Por Ana Jerozolimski
Fuente: Semanario Hebreo Jai
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario