A medida que aumentan los casos de Corona, Sheba se prepara para el aumento de pacientes

Centro Médico Sheba-Tel Hashomer explora formas innovadoras de mantener un sistema de salud efectivo sin poner en peligro al personal y a otros pacientes.


Los hospitales en Israel se están poniendo rápidamente en posición para manejar la afluencia esperada de pacientes con coronavirus COVID-19. Centro Médico Sheba está a la vanguardia de esta escena, tomando medidas como la designación de hospitales especiales de aislamiento, la implementación de tecnologías de telemedicina y el uso de robots como parte de una política de contacto físico cero.

Cada día se diagnostican nuevos casos de coronavirus COVID-19 en Israel, y el Primer Ministro Benjamin Netanyahu advirtió que el número potencial de muertes por el virus es muy alto. En un esfuerzo masivo para evitar estirar demasiado el sistema de salud del país, los funcionarios del hospital están investigando las mejores formas de hacer frente al aumento esperado de pacientes.

«En la última semana hemos cambiado por completo el proceso de emergencia», dijo el profesor Eyal Leshem, especialista en enfermedades infecciosas y director del Centro de Medicina de Viajes y Enfermedades Tropicales del Centro Médico Sheba .

Ahora, todos los que llegan a Sheba para recibir atención de emergencia son evaluados primero por la probabilidad que tengan coronavirus. Si se determina que el virus es un posible diagnóstico, el paciente se separa inmediatamente por completo de otras personas. Esta práctica minimiza las posibilidades de propagar el virus a otras personas en el hospital.

Las categorías de riesgo más bajas de los pacientes son las personas que vienen de la cuarentena por quejas no relacionadas con los síntomas del coronavirus y las personas con pocas probabilidades de tener el virus. Las categorías de mayor riesgo incluyen pacientes que llegan con fiebre o síntomas respiratorios que no han sido verificados sin corona.

«Por ejemplo, si tiene un paciente que se supone que está en cuarentena pero se fracturó la pierna y necesita un yeso, su riesgo es relativamente bajo y no necesitamos mezclarlo con personas de alto riesgo».

Si alguien es considerado de alto riesgo, es admitido en una tienda de campaña ubicada afuera de la sala de emergencias, donde un médico con equipo de protección verifica su frecuencia cardíaca, presión arterial y temperatura. Si se sospecha de coronavirus COVID-19, se ordena una prueba de laboratorio. En la actualidad, los laboratorios están abrumados con la multitud de pruebas de coronavirus que se realizan.

El Ministerio de Salud está considerando una idea alternativa que implica el nombramiento de uno o dos hospitales en Israel para dedicarse solo al coronavirus.

«Es algo que se probó en Singapur, y realmente deberíamos aprender de las experiencias de otra nación», explicó el profesor Leshem.

Pero no todos los profesionales médicos en Israel apoyan esta idea. Algunos médicos afirman que si el país alcanza una etapa en la que hay miles de pacientes, un hospital no será suficiente. El personal de ese centro médico estará cansado y desmoralizado por la necesidad de tomar toda la presión del coronavirus.

Sheba fue el primer hospital israelí en recibir pacientes con coronavirus, y los médicos están aturdidos y perturbados por el anuncio que un médico de sala de emergencias en Sheba fue diagnosticado con la enfermedad. El médico había regresado de Francia el 2 de marzo, e Israel solo ordenó a los que regresaban de Francia que entraran en cuarentena el 4 de marzo. Pero antes de esa orden, había trabajado un turno en la sala de emergencias. El médico, que ingresó en la unidad de aislamiento de Sheba, representa claramente parte del desafío que enfrentan actualmente los hospitales.

El hospital de aislamiento de Sheba cuenta con robots que se mueven con carretas, equipados para hacerse cargo de muchas pruebas y tratamientos junto a la cama que normalmente realizarían los médicos. En lugar de reuniones cara a cara, el personal médico habla con los pacientes a través de pantallas digitales o mediante aplicaciones telefónicas.

«El único momento en que los médicos realmente tienen contacto es si los limpian, de lo contrario la mayor parte del trabajo se realiza de forma remota», dijo el portavoz del hospital Steve Walz. Además de depender de robots, los médicos también están guiando a los pacientes a través de la transmisión en vivo sobre cómo realizar una autoevaluación adecuada.

“Los médicos pueden ver cómo los pacientes realizan las pruebas, si la garganta está roja y si tienen fiebre. Todo esto se hace de forma remota ”, dijo Walz.

Mantener el hospital de aislamiento en Sheba plantea diversos desafíos. La limpieza y la higiene son necesidades obvias, y los equipos de limpieza deben ingresar con trajes protegidos. Los pacientes también necesitan aire fresco, por lo que se establece un horario estricto para cuándo pueden visitar un jardín adyacente. Además, los pacientes en las unidades de coronavirus pueden tener problemas de salud no relacionados que requieren tratamiento. Por ejemplo, una mujer infectada que está embarazada requerirá una sala de partos en la unidad de aislamiento.

La planificación proactiva y detallada ayudó a Sheba a enfrentar los diferentes obstáculos involucrados en el tratamiento del coronavirus. «Tuvimos un simulacro completo un mes antes que el primer paciente con coronavirus fuera diagnosticado en Israel», dijo Walz.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron
https://www.shebaonline.org/as-corona-cases-escalate-sheba-prepares-for-surge-of-patients/
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario