Centro de Investigación israelí anunciará que desarrolló la vacuna contra el coronavirus

Los científicos del Instituto de Investigación Biológica están logrando avances significativos en la comprensión del virus, dicen las fuentes, pero se debe seguir un largo proceso de ensayos preclínicos y clínicos.


Se espera que los científicos del Instituto de Investigación Biológica de Israel anuncien en los próximos días que han completado el desarrollo de una vacuna para el nuevo coronavirus COVID-19.

Según fuentes médicas, los científicos han logrado recientemente un importante avance en la comprensión del mecanismo biológico y las cualidades del virus, incluida una mejor capacidad de diagnóstico, la producción de anticuerpos para quienes ya tienen el virus y el desarrollo de una vacuna.

El proceso de desarrollo requiere una serie de pruebas y experimentos que pueden durar muchos meses antes de que se considere que la vacuna es efectiva o segura de usar.

Cuando se le preguntó sobre el desarrollo, el Ministerio de Defensa dijo: “No ha habido ningún avance en los esfuerzos del instituto biológico para encontrar una vacuna para el coronavirus o para desarrollar kits de prueba. El trabajo del instituto se lleva a cabo según un plan de trabajo ordenado y llevará tiempo. Si y cuando haya algo que informar, se hará de forma ordenada. El instituto biológico es una agencia de investigación y desarrollo de renombre mundial, que cuenta con investigadores y científicos experimentados con grandes conocimientos e infraestructuras de calidad. Actualmente hay más de 50 científicos experimentados trabajando en el instituto en la investigación y el desarrollo de un remedio médico para el virus”.

Instituto de Investigaciones Biológicas de Israel

El Instituto de Investigaciones Biológicas, situado en la ciudad central israelí de Nes Tziona, se estableció en 1952 como parte del Cuerpo Científico de las Fuerzas de Defensa de Israel, y más tarde se convirtió en una organización civil. Está técnicamente bajo la supervisión de la Oficina del Primer Ministro, pero está en estrecha comunicación con el Ministerio de Defensa.

El 1 de febrero el Primer Ministro Benjamin Netanyhu ordenó al instituto que dedicara recursos al desarrollo de una vacuna para COVID-19.

Normalmente, un largo proceso de ensayos preclínicos en animales sería la siguiente fase, seguida de ensayos clínicos. Este período permite una caracterización completa de los efectos secundarios y una mejor comprensión de cómo se ven afectadas las diferentes poblaciones.

Sin embargo, la emergencia mundial por la pandemia de coronavirus puede acelerar este proceso para vacunar al mayor número de personas que corren mayor riesgo de contraer el virus.

El desarrollo de una vacuna eficaz pondría fin a la crisis mundial causada por el virus; también protegería a la población mundial de un brote más grave el año próximo, como algunos predicen que podría ocurrir.

Según un informe de Ynet, hace tres semanas llegaron a Israel cinco envíos de muestras de virus procedentes de Japón, Italia y otros países. Fueron llevados por un mensajero especialmente asegurado del Ministerio de Defensa al Instituto de Investigación Biológica. Las muestras habían sido congeladas a -80 grados centígrados. Según fuentes de salud y defensa, desde que las muestras llegaron, ha habido un trabajo intensivo, incluso por parte de los principales expertos, para desarrollar la vacuna.

La evaluación de los expertos en Israel sobre vacuna para el Coronavirus

La evaluación de los expertos en Israel y en el extranjero es que el tiempo necesario para desarrollar una vacuna va desde unos pocos meses hasta un año y medio. Numerosos equipos de investigación de todo el mundo participan en la carrera para desarrollar una vacuna. Muchos de ellos en este momento se centran en la forma en que el virus se presenta en los animales, siendo el mayor obstáculo la forma en que se transforma cuando pasa de los animales a los seres humanos.

Poco después de que el brote comenzara en enero, China publicó la secuencia genética del virus en bases de datos científicas abiertas para que los institutos de investigación y las empresas comerciales pudieran intentar desarrollar tratamientos y vacunas sin necesidad de obtener muestras.

Alrededor de un mes y medio después de que se publicara la secuencia genética, la empresa de biotecnología Moderna, Inc. con sede en Boston, Massachussets, anunció que había completado el desarrollo de una posible vacuna contra el coronavirus. Inmediatamente después la vacuna fue enviada al Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de EE.UU., con ensayos clínicos, que incluirán hasta 25 participantes de la salud, que comenzarán en abril y terminarán en el verano. Es de suponer que cualquier vacuna israelí también tendrá que pasar por un proceso similar o incluso más estricto antes de que se apruebe su uso.

Fuente: Haaretz / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario