Científico israelí tras observar las cifras del Coronavirus: "Se está desacelerando"

El premio Nobel Michael Levitt, un profesor israelí-americano de biología computacional de la Universidad de Stanford, se ha convertido en la calma nacional de China en los últimos meses. Levitt no encontró una cura o vacuna para el coronavirus, sino que simplemente analizó los números de la pandemia, en lo que es experto. Los cálculos estadísticos le llevaron a concluir que el virus se detendría y, contrariamente a las sombrías predicciones, no destruiría a la humanidad.


La epidemia de coronavirus está disminuyendo en China, y no supondrá un riesgo para la mayoría de las personas, según ha dicho un laureado premio Nobel israelí.

Michael Levitt, un biofísico americano-británico-israelí que ganó el premio Nobel de Química en 2013 por “el desarrollo de modelos multiescala para sistemas químicos complejos”, se ha convertido en un nombre muy conocido en China en los últimos meses. Aunque su especialidad no es la epidemiología, pronosticó con precisión la ralentización de la propagación del virus en febrero, dando esperanza a los afectados por el bloqueo.

Pero lejos de ser un profeta moderno, explicó en una entrevista con Calcalist que simplemente hizo cálculos.

La esposa de Levitt, Shoshan Brosh, es investigadora de arte chino, lo que significa que la pareja viaja regularmente entre América, Israel y China. En consecuencia, cuando el virus se desató en la provincia de Hubei, Levitt escribió a sus amigos chinos en apoyo.

“Cuando nos respondieron, describiendo lo complicada que era su situación, decidí echar un vistazo más profundo a los números con la esperanza de llegar a alguna conclusión”, explicó Levitt. “La tasa de infección del virus en la provincia de Hubei aumentó en un 30% cada día – esa es una estadística aterradora. No soy un experto en gripe, pero puedo analizar los números y eso es un crecimiento exponencial”.

Si el crecimiento hubiera continuado a ese ritmo, el mundo entero se habría infectado en un plazo de 90 días. Pero a medida que Levitt continuó procesando los números, el patrón cambió. El 1 de febrero, cuando miró por primera vez las estadísticas, la provincia de Hubei tenía 1.800 nuevos casos al día. Para el 6 de febrero, ese número había llegado a 4.700 nuevos casos al día.

Pero el 7 de febrero, algo cambió. “El número de nuevas infecciones comenzó a disminuir linealmente y no se detuvo”, dijo Levitt. “Una semana después, lo mismo ocurrió con el número de muertes. Este dramático cambio en la curva marcó el punto medio y permitió una mejor predicción de cuándo terminará la pandemia. Basándome en eso, concluí que la situación en toda China mejorará en dos semanas. Y, de hecho, ahora hay muy pocos casos nuevos de infección”.

Levitt comparó la tendencia a la disminución de los tipos de interés: si una persona recibe un 30% de interés por sus ahorros el día 1, un 29% el día 2, y así sucesivamente, “entiendes que eventualmente, no ganarás mucho”.

Del mismo modo, aunque se están notificando nuevos casos en China, representan una fracción de los que se notificaron en las primeras etapas. “Incluso si la tasa de interés sigue bajando, todavía se gana dinero”, dijo. “La suma que has invertido no disminuye, sólo crece más lentamente. Cuando se habla de enfermedades, asusta mucho a la gente porque siguen oyendo hablar de nuevos casos cada día. Pero el hecho de que la tasa de infección esté disminuyendo significa que el fin de la pandemia está cerca”.

Al trazar los datos hacia adelante, Levitt ha predicho que el virus probablemente desaparecerá de China a finales de marzo.

La razón de la desaceleración se debe al hecho de que los modelos exponenciales asumen que las personas con el virus continuarán infectando a otros a un ritmo constante. En la fase inicial de COVID-19, esa tasa era de 2,2 personas al día de media.

“En los modelos de crecimiento exponencial, se asume que se pueden infectar nuevas personas cada día, porque se siguen conociendo nuevas personas”, dijo Levitt. “Pero, si consideras tu propio círculo social, básicamente te encuentras con las mismas personas todos los días. Puedes conocer nuevas personas en el transporte público, por ejemplo; pero incluso en el autobús, después de algún tiempo la mayoría de los pasajeros estarán infectados o serán inmunes”.

Sin embargo, eso no significa que Levitt se desentienda de las precauciones que están tomando los gobiernos de todo el mundo.

“No abrazas a cada persona que te encuentras en la calle ahora, y evitarás encontrarte cara a cara con alguien que esté resfriado, como hicimos nosotros”, dijo Levitt. “Cuanto más te adhieras, más podrás mantener la infección bajo control. Así que, bajo estas circunstancias, un portador sólo infectará a 1,5 personas cada tres días y la tasa seguirá bajando”.

Sin embargo, el aislamiento y la limitación del contacto social no es el único factor en juego. En Wuhan, donde el virus surgió por primera vez, toda la población estaba teóricamente en riesgo de infectarse, pero sólo el 3% lo estaba.

El crucero Diamond Princess representaba el peor escenario en términos de propagación de la enfermedad, ya que los estrechos confines del barco ofrecían condiciones óptimas para que el virus se transmitiera entre los que estaban a bordo. La densidad de población a bordo del barco era el equivalente a intentar atiborrar a toda la población israelí en un área de 30 kilómetros cuadrados. Además, el barco tenía un sistema central de aire acondicionado y calefacción, y comedores comunitarios.

“Esas son condiciones extremadamente cómodas para el virus y aun así, sólo el 20% se infectó. Es mucho, pero bastante similar a la tasa de infección de la gripe común”, dijo Levitt. Basándose en esas cifras, su conclusión fue que la mayoría de la gente es simplemente inmune por naturaleza.

Al observar el panorama global, Levitt se mostró reacio a hacer predicciones país por país sobre cuándo disminuirá la propagación del virus. China se está acercando al punto en el que el número de nuevas infecciones será cero, mientras que Corea del Sur ya ha superado el punto medio, y está empezando a ver una disminución en las tasas de nuevas infecciones.

La mayor tasa de mortalidad de Italia, dijo, probablemente se deba al hecho de que las personas mayores constituyen un mayor porcentaje de la población que en otros países como China o Francia. “Además, la cultura italiana es muy cálida, y los italianos tienen una vida social muy rica. Por estas razones, es importante mantener a las personas separadas y evitar que los enfermos entren en contacto con personas sanas”.

Israel no tiene suficientes casos para proporcionar datos útiles a partir de los cuales hacer predicciones, dijo Levitt, aunque elogió al gobierno por sus medidas preventivas. “Cuanto más severas sean las medidas defensivas tomadas, más tiempo ganarán para prepararse para el tratamiento necesario y desarrollar una vacuna”, dijo.

Fuente: https://israelnoticias.com/tecnologia/premio-nobel-israeli-china-coronavirus/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+israelnoticiascom+%28Noticias+de+Israel%29
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario