¿Cómo cambiarían las relaciones entre Israel y EE.UU. si Bernie Sanders es elegido presidente?


Por Lahav Harkov

La Conferencia Anual de Políticas del AIPAC comienza el domingo, atrayendo a activistas pro-israelíes y políticos de todo EE.UU. y de ambos lados del pasillo.

Habrá también una ausencia notoria: la del senador estadounidense Bernie Sanders (D-Vermont), el favorito en las primarias demócratas.

La decisión de Sanders de saltarse el AIPAC y sus declaraciones sobre el liderazgo y las políticas de Israel, junto con su aumento en las primarias, han dejado a muchos observadores de la relación entre Estados Unidos e Israel preguntándose qué pasaría si se convirtiera en presidente.

La mayoría de los candidatos demócratas no estarán en el AIPAC; la conferencia es justo antes del Super Tuesday, cuando se celebrarán 14 primarias estatales. La ausencia de Sanders no habría sido particularmente notable en ese contexto. De hecho, el propio Sanders se refirió recientemente al momento en que dijo que no asistiría a la AIPAC, añadiendo que sus posiciones sobre Israel y los palestinos son más importantes que si estuviera allí.

Pero el lunes, Sanders tweeteó: “El pueblo israelí tiene derecho a vivir en paz y seguridad. También el pueblo palestino. Sigo preocupado por la plataforma que el AIPAC ofrece a los líderes que expresan intolerancia y se oponen a los derechos básicos de los palestinos. Por esa razón no asistiré a su conferencia. Como presidente, apoyaré los derechos tanto de israelíes como de palestinos y haré todo lo posible para traer paz y seguridad a la región.”

El AIPAC emitió una rara declaración atacando a un político, diciendo que “el Senador Sanders nunca ha asistido a nuestra conferencia y eso es evidente por su escandaloso comentario. De hecho, muchos de sus propios colegas y líderes demócratas del Senado y la Cámara hablan desde nuestra plataforma a los más de 18.000 americanos de muy diversos orígenes… que participan en la conferencia para proclamar su apoyo a la relación entre Estados Unidos e Israel. Al participar en un ataque tan odioso a este evento político bipartidista americano, el Senador Sanders está insultando a sus propios colegas y a los millones de americanos que apoyan a Israel. Verdaderamente vergonzoso”.

La declaración de Sanders trajo consigo una serie de preguntas. ¿Qué es tan particularmente malo del AIPAC que decidió destacarlo por su oprobio? ¿Proporciona más plataforma para los puntos de vista anti-palestinos que, digamos, Fox News, que Sanders no ha boicoteado?

Mientras que sus más acérrimos partidarios dijeron que Sanders hizo lo correcto al saltarse la conferencia, algunas figuras judías de izquierdas criticaron la decisión. El presidente de la Unión para la Reforma del Judaísmo, el rabino Rick Jacobs, twitteó: “Si el Senador Bernie Sanders quiere liderar el Partido Demócrata y la nación, espero que pueda hablar, comprometerse e incluso debatir con todos. No te saltes el AIPAC; habla con los participantes del AIPAC”. El director general de la Liga Antidifamación y ex asesor de Obama, Jonathan Greenblatt, calificó de “irresponsable” que Sanders describiera a la AIPAC como una plataforma para la intolerancia “en un momento en el que vemos una oleada de odio real en todo Estados Unidos”.

Pero la posición de Sanders sobre Israel es más que saltarse el AIPAC. En el debate demócrata del martes por la noche, se le preguntó al senador de Vermont qué le diría a los judíos americanos preocupados por no apoyar lo suficiente al Estado judío.

Sanders dijo que está “muy orgulloso de ser judío”, no es que se le preguntara, y se refirió al tiempo que pasó en un kibbutz en los años 60.

“Pero lo que yo creo es que ahora mismo, tristemente, trágicamente, en Israel, a través de Bibi Netanyahu, tienes a un racista reaccionario que ahora dirige ese país”, dijo. “Y creo que nuestra política exterior en Oriente Medio debería consistir en proteger la independencia y la seguridad de Israel. Pero no se puede ignorar el sufrimiento del pueblo palestino. Tenemos que tener una política que llegue a los palestinos”.

Sanders también dijo que consideraría trasladar la embajada de Estados Unidos a Tel Aviv desde Jerusalem.

A finales del año pasado, al hablar con J Street, la alternativa progresista al AIPAC que es más crítica con las políticas israelíes, Sanders habló de aprovechar la ayuda de Estados Unidos a Israel.

“Es mucho dinero… Tenemos derecho a exigir el respeto de los derechos humanos y la democracia”, dijo. “Algunos de esos 3.800 millones de dólares deberían ir ahora mismo a la ayuda humanitaria en Gaza”, dijo.

El asesor de política exterior de Sanders, Matt Duss, dijo al Jerusalem Post poco después que Sanders quería “asegurarse de que la ayuda está promoviendo genuinamente la seguridad y no está apoyando las violaciones de los derechos humanos”.

Al preguntársele si esa norma se aplica a Gaza, donde la ayuda habitualmente termina en manos de Hamas, Duss destacó la oposición de Sanders al grupo terrorista, sus ataques a Israel y su amargura por las vidas de los palestinos, pero también dijo que centrarse en Hamas deshumaniza a los palestinos y mantiene a los habitantes de Gaza como rehenes de la política.

Luego está el tema de algunas de las personas que rodean a Sanders. Ha sido respaldado por el representante Ilhan Omar, quien ha dicho que Israel “hipnotizó” al mundo, y que el apoyo al estado judío es “todo acerca de los benjamines”, es decir, motivado financieramente; y por el representante Rashida Tlaib, quien dijo que los políticos pro-israelíes olvidaron a qué país se supone que representan, una forma de la doble lealtad antisemita.

Algunos de los sustitutos oficiales de la campaña de Sanders han ido aún más lejos con la retórica antiisraelí y antisemita, a pesar del proclamado apoyo de Sanders a la existencia y seguridad de Israel, y de su escrito del año pasado en un artículo de opinión según el cual “algunas críticas a Israel pueden cruzar la línea del antisemitismo, especialmente cuando niega el derecho a la autodeterminación de los judíos”.

La prominente activista árabe-americana y sustituta de Sanders, Linda Sarsour, dijo que los sionistas no tienen lugar en el movimiento progresista. Sarsour también ha criticado a las personas que intentan “humanizar” a los israelíes.

Otro sustituto, Amer Zar, una vez twitteó: “Muchos judíos americanos están empezando a darse cuenta de que Israel podría ser su ISIS” y “Describir a los defensores de Israel como ‘escoria’, ‘cerdos’ y ‘bastardos’ no es necesario”. ‘Sionista’ es suficientemente insultante”. También visitó la oficina de Tlaib, donde cubrió Israel en un mapa de su pared con una nota post-it que decía “Palestina”. Y estos son sólo algunos de sus mayores éxitos, recogidos por el blog pro-israelí IsraellyCool.

A la luz de todo esto, algunos están haciendo sonar la alarma sobre lo que la presidencia de Sanders podría significar para Israel.

El Primer Ministro Benjamín Netanyahu había evitado preguntas sobre la raza demócrata hasta ahora, pero cuando Sanders lo llamó “racista reaccionario” esta semana, Netanyahu respondió: “Lo que pienso sobre este asunto es que él está definitivamente equivocado. No hay duda al respecto”.

Otros políticos israelíes han dado a conocer sus preocupaciones sobre Sanders. El Ministro de Relaciones Exteriores Yisrael Katz calificó de “horripilante” el comentario de Sanders sobre Netanyahu, y el número 2 del partido Azul y Blanco, Yair Lapid, dijo estar “muy preocupado” por la “falta de entendimiento de Sanders sobre nuestra situación única en el Medio Oriente”.

El ex embajador de los Estados Unidos Michael Oren llamó a Sanders “un desafío” para Israel, expresando su preocupación de que “si el candidato demócrata se niega a ir al AIPAC y lo acusa de ser una organización de derecha, entonces es un clavo serio y muy largo en el ataúd del bipartidismo”.

Oren dijo que el presidente Sanders probablemente revertiría algunas de las políticas del presidente de los Estados Unidos Donald Trump en la región, como restaurar la ayuda a los palestinos y volver a unirse al acuerdo nuclear con Irán, y volver a abogar por una solución de dos Estados basada en las líneas anteriores a 1967 y la división de Jerusalem.

Le preocupaban menos las amenazas de reducir la ayuda militar a Israel por parte de Sanders y otros candidatos que decían que la condicionarían a ciertas políticas, diciendo que “viven en los 80”.

“La ayuda no es lo que era. Ya no es una gran parte del presupuesto, y tiene cada vez menos influencia. Lo apreciamos, pero… ningún gobierno israelí tendrá el brazo torcido por una amenaza de reducción de la ayuda”, argumentó, pero dijo: “No es una buena imagen para proyectar a nuestros enemigos que podamos ser intimidados de esa manera”.

Oren encontró un lado positivo en la presidencia de Sanders, en el sentido de que “concluiría el proceso que comenzó con [el ex presidente estadounidense Barack] Obama… …quien nos echó del nido y forzó a Israel a forjar relaciones con estados de África, América Latina y Asia”.

“Israel tendrá que aprender a pararse sobre sus propios pies. Creo que somos lo suficientemente fuertes”, dijo Oren.

El ex embajador añadió: “Si entramos en una guerra con Hamas o Hezbolá y nos hemos acostumbrado a depender de los Estados Unidos para ciertos tipos de apoyo, reabastecimiento militar, vetar el Consejo de Seguridad de la ONU y defendernos de las sanciones… Creo que no podemos contar con ninguna de esas cosas” bajo una presidencia de Sanders.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario