Cómo la Unión Europea convirtió el coronavirus en una pandemia


El hecho de que la UE no haya abordado el problema del coronavirus anteriormente ha dado como resultado el Acuerdo de Schengen, que estipula que los ciudadanos de cualquier estado de la UE pueden viajar libremente por toda la unión, ha quedado sin efecto.

La aparición de Europa como el nuevo epicentro de la pandemia de coronavirus tiene tanto que ver con el manejo inepto de la crisis por parte de la Unión Europea como con la resistencia del virus en sí.

Cuando el mundo se enteró de la existencia del coronavirus en China a principios de año, la respuesta de la UE, como gran parte del resto del mundo, fue adoptar un enfoque de esperar y ver cómo se desarrollaba.

Sin embargo, el problema para la UE es que ha mantenido este enfoque desfavorable mucho después que quedó claro que el virus se convertiría en un problema global, en lugar de uno específicamente chino. Más concretamente, el fracaso de la UE para mejorar su juego, después que la rápida propagación del virus provocó que gran parte de Europa se detuviera , significa que la UE ahora está tratando de ponerse al día en términos de afirmar un papel de liderazgo.

Después de semanas de prevaricación, la UE finalmente impuso medidas para prohibir a los viajeros que estén fuera del bloque durante 30 días. Se espera que la medida se aplique a 26 estados de la UE, así como a Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza. La prohibición no se aplicará a los ciudadanos del Reino Unido e Irlanda.

«Esto es bueno», comentó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, cuando anunció las nuevas medidas el 18 de marzo. «Tenemos un enfoque unánime y unificado [en lo que respecta] a las fronteras exteriores».

El hecho  que la UE haya tardado hasta ahora en actuar, cuando tantos países europeos importantes como Francia, Italia y España ya están bloqueados, ilustra la insuficiencia de la respuesta de la UE a la crisis. También ayuda a explicar por qué Europa ha reemplazado a Asia como el principal epicentro de la pandemia.

Para cuando la Sra. Von der Leyen finalmente anunció a principios de esta semana que la UE planeaba imponer su prohibición de viajar, la mayoría de los estados miembros ya habían tomado el asunto en sus propias manos y habían hecho sus propios arreglos para restringir el acceso a la frontera.

Además, al emprender sus propias acciones unilaterales, la decisión de algunos estados miembros de la UE, como Austria y la República Checa, de prohibir específicamente a los ciudadanos de otros estados de la UE, como la vecina Italia, representa una violación flagrante de uno de los fundamentos clave de los principios de la UE., a saber, la libre circulación de sus ciudadanos a través de las fronteras de otros estados miembros.

En consecuencia, el hecho que la UE no haya abordado el problema del coronavirus anteriormente ha dado como resultado el Acuerdo de Schengen, que estipula que los ciudadanos de cualquier estado de la UE pueden viajar libremente por toda la unión, ha quedado sin efecto.

El compromiso de la UE con Schengen fue uno de los factores clave que persuadió al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de imponer su prohibición inicial de viajar a Europa continental, alegando, correctamente, que la UE estaba demasiado complaciente en su respuesta para combatir el virus.

Ahora, gracias a la ineptitud de la UE, la unión ha entrado en una nueva era en la que se ha establecido el precedente mediante el cual son los gobiernos de los diversos estados miembros constituyentes, y no Bruselas, quienes deciden quién puede y quién no puede cruzar sus fronteras.

La repentina imposición de nuevos controles fronterizos en Europa ya está teniendo un grave impacto en los acuerdos comerciales entre los diferentes estados miembros de la UE. Esta semana, por ejemplo, los camiones que intentan ingresar a Polonia desde Alemania han sido sometidos a un retroceso de docenas de kilómetros de largo, ya que los guardias fronterizos polacos insistieron en verificar las temperaturas, la salud y la documentación de los conductores que buscan ingresar al país.

Además, la incapacidad de la UE para proporcionar un liderazgo efectivo en términos de responder al desafío del coronavirus ha llevado a un aumento de las tensiones entre los estados miembros clave, tensiones que en última instancia podrían amenazar la supervivencia de la UE en su manifestación actual.

Quizás el episodio más vergonzoso sobre las relaciones entre la UE desde el comienzo del brote de coronavirus fue la negativa de Alemania a permitir la exportación de máscaras faciales y ventiladores muy necesarios a Italia después  que el gobierno italiano solicitó ayuda al resto de la UE. . En lugar de demostrar la llamada solidaridad que se supone que apuntala el espíritu fundador de la UE, el gobierno alemán emitió una prohibición sobre la exportación del equipo a Italia.

Se dejó al gobierno chino proporcionar a los italianos 31 toneladas de suministros médicos urgentes.

El manejo del coronavirus por parte de la UE no solo ha sido incompetente. Plantea serias dudas sobre si está a punto de convertirse en otra víctima de la pandemia mortal.

Por: Con Coughlin Fuente: Gatestone Institute
Es el editor del Departamento de Defensa y Asuntos Exteriores del Telegraph y miembro distinguido del Instituto Gatestone.
Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario