Diecisiete israelíes dan positivo para coronavirus a medida que el país aumenta su seguridad

Diecisiete israelíes han sido diagnosticados con coronavirus y decenas de miles más están en cuarentena domiciliaria mientras el pánico por el coronavirus se extiende por el Estado judío antes de la fiesta de Purim.


El jueves, dos israelíes más fueron diagnosticados con la enfermedad coronavirus COVID-19, y una mujer americana que pasó un tiempo en Jerusalem también fue diagnosticada con el virus.

El paciente No. 17, un pensionista del centro del país, regresó a Israel desde Italia el 29 de febrero, según el Ministerio de Salud. El paciente condujo desde el aeropuerto directamente a su casa en un coche privado y entró en aislamiento.

El paciente No. 16 es un conductor de autobús turístico de 38 años de edad, procedente del este de Jerusalem, que actualmente está siendo tratado en aislamiento en el Hospital Poriya de Tiberíades, donde se registró con neumonía. Según el director de enfermedades infecciosas del hospital, el hombre está en condiciones estables y totalmente consciente.

Los medios de comunicación hebreos informaron de que el conductor viajó recientemente con un grupo de Grecia, a 21 de los cuales se les había diagnosticado un coronavirus al regresar a su país el 27 de febrero. El grupo había hecho paradas en Israel, la Autoridad Palestina y Egipto.

El Ministerio de Turismo de la Autoridad Palestina dijo que cerró la Iglesia de la Natividad de Belén el jueves debido a la preocupación por el coronavirus, después de que se entendió que los peregrinos griegos visitaron el sitio. El ministerio no dijo cuánto tiempo duraría el cierre.

Más temprano ese día, el Ministerio de Salud compartió el paradero de un turista americano de la ciudad de Nueva York que viajó por Jerusalem del 23 al 27 de febrero. Visitó muchos lugares populares entre la comunidad anglo-israelí, incluyendo lugares en Mamilla, First Station y Talpiot.

El ministerio está pidiendo a cualquiera que haya estado en los lugares que ella visitó cuando estuvo allí que empiece un período de 14 días de aislamiento en el hogar.

“Los viajeros de los siguientes lugares deben ser puestos en cuarentena en sus casas durante 14 días: Italia, Alemania, Francia, España, Austria, Suiza, China continental (incluyendo Hong Kong y Macao), Corea del Sur, Japón, Tailandia y Singapur”, recordó el Ministerio de Salud a los israelíes el jueves en un comunicado.

Se estima que decenas de miles de israelíes están actualmente en aislamiento, según el Ministerio de Salud.

El miércoles, el ministerio amplió las restricciones para ayudar a evitar la propagación del virus potencialmente letal, y también pidió al público que evitara congregarse en grupos de más de 5.000 personas y que se mantuviera alejado de las conferencias internacionales.

Los trabajadores de la salud y los soldados tienen prohibido viajar al extranjero.

Además, la policía informó de que varias personas están ignorando deliberadamente las directrices de cuarentena dadas por el Ministerio de Salud. Como resultado, la Policía dijo que abrió ocho investigaciones penales separadas contra personas que no han permanecido en cuarentena como lo exige el Ministerio de Salud.

“La Policía será notificada de aquellos que violen las directrices del Ministerio de Salud y reaccionará”, dijo la Policía en un comunicado.

Los funcionarios del gobierno celebraron varias reuniones sobre el coronavirus el jueves, incluyendo una reunión con diplomáticos extranjeros en Jerusalem en un esfuerzo por defender la prohibición de viajar que ha puesto en marcha contra los turistas de 12 países.

“Estamos [estableciendo] tantas restricciones, porque podemos”, dijo el director general de la Autoridad de Población e Inmigración, Shlomo Mor Yosef, a una reunión de diplomáticos extranjeros, a quienes explicó la decisión de Israel de no permitir que entren en el país turistas de al menos 12 países.

“Estamos hablando de la gestión de riesgos de una pandemia mundial internacional”, dijo Mor-Yosef. “Cada país tiene sus propias medidas y sus propias limitaciones y capacidad. Depende de cuánto riesgo quiera tomar.

“Todas las medidas no son contra nadie ni a favor de nadie”, añadió.
Las fronteras israelíes están muy vigiladas con un mínimo de puertos de entrada, dijo Mor-Yosef. Los países europeos son demasiado porosos y no pueden vigilar la entrada y la salida de la misma manera, explicó.

Hasta ahora, el brote de la enfermedad en Israel se ha vinculado a los viajeros, incluidos los israelíes que se fueron al extranjero o los turistas que vinieron aquí, dijo Mor-Yosef sobre los 17 casos notificados de coronavirus en el país.

“Podemos contar los números por nombres. Sabemos exactamente de dónde vinieron y cómo adquirieron la enfermedad”, dijo Mor-Yosef, señalando que el aislamiento en el hogar es la mejor manera de prevenir la propagación de la enfermedad. “En el momento en que tengamos casos que salieron de la nada, lo que significa que no sabemos cómo adquirieron la enfermedad; creo que el aislamiento en el hogar no será la medicación adecuada”, añadió.

Explicó que como los turistas no pueden cumplir con un plan de autocuarentena en el hogar, la mejor solución es evitar que entren al país a menos que puedan demostrar que tienen un hogar donde quedarse.

“El aislamiento en la habitación del hotel no es aislamiento en el hogar, por lo que la decisión de si eres un turista … no se te permite entrar en Israel”, dijo Mor-Yosef.

Añadió que los que no son ciudadanos israelíes pero son residentes permanentes o temporales podrán entrar en Israel pero deberán cumplir las instrucciones de aislamiento. Esto incluye a diplomáticos y empresarios, dijo.
“Cuando comenzamos con China el embajador estaba en camino a Israel, se quedó durante 14 días en casa, y ahora está trabajando”, dijo Mor-Yosef.

Sin embargo, mucha gente no está trabajando y muchas actividades están siendo canceladas como resultado de la amenaza de la propagación del virus.

Se ha ordenado el cierre de la Tumba de José en Nablus antes de la visita mensual programada, que debía tener lugar el lunes, el ayuno judío de Ester, debido al brote de coronavirus.

Tras las conversaciones entre el jefe del tribunal regional de Samaria, Yossi Dagan, el comandante de la brigada de Samaria de las FDI, coronel Sagiv Dahan, y en consulta con el rabino Elyakim Levanon de la Yeshiva Elon Moreh, se decidió posponer la visita mensual.

La decisión se tomó por consulta telefónica con Dagan, ya que actualmente está en cuarentena domiciliaria debido a su regreso de Francia a principios de esta semana, de conformidad con una directiva emitida por el Ministerio de Salud el miércoles.

Dagan dijo en una declaración, “Tras la evaluación de la situación que tuvimos con la Brigada Shimron y el Comando Central y a la luz de las instrucciones del Ministerio de Salud, decidimos posponer la entrada a la Tumba de José el tercer día del [mes judío de] Adar, Ta’anit Esther [ayuno de Ester.]

“Tenemos la responsabilidad de hacer que el público en general rece y se conecte con sus raíces”, continuó la declaración. “Pero en esos días, debemos tomar mayores precauciones y obedecer las instrucciones del Ministerio de Salud para la salud de nuestro pueblo. Contamos con las FDI y el sistema de salud. Nos coordinaremos inmediatamente con la División de Samaria para determinar la nueva fecha para entrar en la Tumba de José.”

La entrada mensual a la Tumba de José, que se encuentra dentro de la ciudad palestina de Nablus, es organizada por el Consejo Regional de Samaria, en coordinación con el Coordinador de Actividades Gubernamentales en los Territorios [COGAT] y la División Regional de Samaria de las FDI.

Evitando los temores de que el Muro Occidental en Jerusalem pueda estar cerrado a los visitantes, el Ministro de Salud Ya’acov Litzman anunció el miércoles que la Plaza del Muro Occidental está abierta y que no hay preocupación por llegar al Muro Occidental debido al coronavirus.

El Rabino Shmuel Rabinowitz, Rabino del Muro Occidental y de los Lugares Sagrados, dijo, “En este tiempo de angustia, no hay nada más apropiado que venir a rezar al Muro Occidental y pedir al Creador del Universo, el Sanador de todos los hombres, que elimine toda enfermedad de los habitantes de esta tierra y del mundo entero”.

Nueve personas que habían sido puestas en cuarentena en el Centro Médico de Saba, Tel Hashomer ciertamente expresaron su agradecimiento el jueves. Estos individuos, que no fueron diagnosticados con coronavirus pero que habían estado en el crucero Diamond Princess, fueron dados de alta del hospital el jueves por la noche para mucha celebración.

Había 15 israelíes en el barco, que estaba atracado en Japón, cuando el coronavirus comenzó a propagarse a bordo. Cuatro israelíes fueron diagnosticados con el virus antes de dejar el turno. Otros 10 israelíes fueron sometidos a 14 días de cuarentena en el barco y luego fueron llevados a Israel para 14 días más de cuarentena en Sheba.

Antes de ser liberados, se volvió a examinar a los pacientes y se confirmó que no eran portadores del virus.

Las restricciones de cuarentena están comenzando a tener un impacto económico agudo en Israel. El jueves, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu encargó al Ministro de Finanzas Moshe Kahlon que estableciera un fondo de emergencia para apoyar a las empresas consideradas críticas para la economía, ya que las empresas locales han perdido miles de millones de shekels debido a la cuarentena de los empleados, la falta de suministros, los retrasos en las entregas y la cancelación de los vuelos.

Al mismo tiempo, algunas industrias se están beneficiando. Un informe del Canal 12 de Israel mostró que, debido al temor generalizado de tener que entrar en aislamiento, los israelíes están comprando paquetes de pasta, cajas de cereales, botellas de agua y otros productos secos. Y la industria de compras en línea se está disparando con gente que tiene miedo de comprar en tiendas abarrotadas.

Según el informe del 5 de marzo de la Organización Mundial de la Salud, hay ahora un total de 95.265 casos reportados de COVID-19 en todo el mundo, y 3.281 muertes. En las últimas 24 horas, China reportó 143 casos. Fuera de China, se reportaron 2.055 casos en 33 países.

“Esta epidemia puede ser empujada hacia atrás, pero sólo con un enfoque colectivo, coordinado e integral que involucre a toda la maquinaria del gobierno”, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus el jueves durante una conferencia de prensa virtual. “Hacemos un llamamiento a todos los países para que actúen con rapidez, escala y determinación de mente clara”.

Por: Maayan Jaffe-Hoffman / En: Jpost / Traducción de Noticias de Israel

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario