El antisemitismo islámico moviliza a terroristas de ISIS asesinar judíos


El 6 de marzo de 2019, la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos de Reino Unido inició una investigación sobre las afirmaciones de que el Partido Laborista del país, actualmente dirigido por el trotskista de toda la vida Jeremy Corbyn, es “institucionalmente antisemita”. Todos estamos muy familiarizados con el desarrollo de que la combinación de antisemitismo y antisionismo puede encontrarse hoy en día dentro de la política. Desafiar esta distorsión sigue siendo una prioridad en los países occidentales. Afortunadamente, como han demostrado los recientes acontecimientos en el Partido Laborista de Reino Unido, muchos electores rechazan el antisemitismo y el extremismo antiisraelí manifiestos de los grupos que a menudo han tomado el control de su partido de forma solapada.

Cada vez más parece que una fuente de antisemitismo -como lo demuestran más de una encuesta en Europa y en los Estados Unidos- es que a menudo parece haber un antisemitismo generalizado dentro de las comunidades musulmanas.

El odio islámico a los judíos está profundamente arraigado. Se puede ver en los últimos versos del Corán, en las explicaciones de Mahoma, en las ejecuciones en masa y en la esclavitud de los judíos de Medina, o en el ataque a los judíos en el oasis de Khaybar.

El antisemitismo islámico siguió teniendo un impacto muy negativo en los judíos que vivían bajo el dominio musulmán en el Oriente Medio, el norte de África y partes de Europa a lo largo de los siglos. A veces se trataba a los judíos mejor que en los países cristianos, por ejemplo durante la Inquisición; en otras ocasiones, se produjeron masacres; pero en todos los casos, los judíos sufrieron diversas humillaciones como “dhimmis” de segunda clase: personas con una escritura que gozaban de la debida protección por parte de los musulmanes, pero que fueron degradadas por no haber reconocido al profeta Mahoma como el verdadero Mesías.

El politólogo alemán Matthias Künzel lo resumió:

El antisemitismo islámico, aunque no se limita a los movimientos islamistas, es un factor clave en la guerra de los islamistas contra el mundo moderno.

Está detrás del deseo de Teherán de destruir ese ” tumor canceroso” de Israel y motivó el reciente ataque iraní a Israel con un dron armado. Inspira la amenaza de Recep Tayyip Erdogan de que los israelíes no podrán “encontrar un árbol para esconderse”, una clara alusión a un hadiz que exige la matanza de judíos. Hace que Mahmoud Abbas niegue cualquier conexión entre Jerusalem y los judíos y transforma el conflicto político entre Israel y los árabes en una lucha religiosa entre el bien y el mal.

El antisemitismo islámico moviliza a los terroristas del Estado Islámico para asesinar a los judíos en Europa y asegura que no sólo en Ammán, sino también en Berlín y en Malmo los árabes amenacen a los judíos con este particular grito de guerra: Khaybar, Khaybar, oh judíos; el ejército de Mahoma regresará. Khaybar es el nombre de un oasis habitado por judíos que Mahoma conquistó con sangre en 628. También es el nombre de un rifle de asalto fabricado en Irán y de un tipo de cohete utilizado por Hezbolá para disparar contra ciudades israelíes en 2006.

Una encuesta sobre antisemitismo realizada en 2014 por la Liga Antidifamación de EE.UU. (ADL) abarcó 100 países. Encontró que todos los países en los 10 lugares más antisemitas estaban en la región de Oriente Medio o el norte de África, con una cifra global del 73%. Judea y Samaria y Gaza estaban a la cabeza, con el 93% de los palestinos expresando opiniones antisemitas.

Una encuesta más pequeña de 19 países publicada por la ADL en el año siguiente encontró que las poblaciones musulmanas en general tenían los niveles más altos de antisemitismo en Europa:

Por primera vez, la encuesta de la ADL midió las actitudes musulmanas en Bélgica, Francia, Alemania, Italia, España y el Reino Unido. Un promedio de 55 por ciento de los musulmanes de Europa Occidental albergaban actitudes antisemitas. La aceptación de los estereotipos antisemitas por parte de los musulmanes en estos países fue sustancialmente mayor que entre la población nacional de cada país, aunque menor que las cifras correspondientes del 75 por ciento en 2014 para los musulmanes de Oriente Medio y Norte de África (MENA).

En los Estados Unidos, un informe de 2017 sobre el antisemitismo en general, identificó gran parte del odio como procedente de la comunidad musulmana, especialmente en los campus universitarios:

Es particularmente inquietante que el antisemitismo parece ser relativamente común en la comunidad musulmana americana, incluso entre sus líderes.

La expresión musulmana de opiniones antisemitas se ha hecho especialmente común en los campus universitarios estadounidenses.

En el informe se enumeran varios ataques de los musulmanes a judíos, sinagogas y otros. Aquí, el prejuicio antijudío se combina, a menudo, con la ideología y el activismo antisionista. Una vez más, esa distorsión, a su vez, lleva a muchas personas, la mayoría de las veces de izquierda, a complacer el antisemitismo musulmán, a unirse a las protestas islámicas, e incluso, como lo hizo el líder laborista británico Jeremy Corbyn durante muchos años, a llamar “amigos” a los grupos terroristas musulmanes como Hamas y Hezbolá.

Cierto antisionismo se ve reforzado por la racionalización generalizada de que la resistencia palestina a Israel está en armonía con las propias convicciones políticas seculares. Se cree que los palestinos y sus partidarios en todo el mundo islámico protestan y luchan por motivos nacionalistas, anticoloniales y económicos combinados con un conjunto de prioridades antiapartheid pro-refugiados. Fatah, el principal partido de la Organización de Liberación de Palestina, por ejemplo, se proclama como una entidad “secular, nacionalista”. El primer artículo del Pacto de la OLP de 1964 dice: “Palestina es una patria árabe unida por fuertes lazos nacionales árabes al resto de los países árabes y que juntos forman la gran patria árabe”.

Algunos en la comunidad internacional llegaron a ver la lucha palestina por un Estado como un sucesor natural de sus acciones sobre la guerra de Vietnam, el movimiento anti-Apartheid y los valores antiimperialistas en general. La religión, por no hablar de las anticuadas apropiaciones de tierras, no entró (y sigue sin hacerlo) en su pensamiento sobre este y otros temas relacionados.

Sin embargo, el Pacto (Mithaq) de 1988 de los buenos amigos de Jeremy Corbyn (y los enemigos de Israel) no podía ser de naturaleza más religiosa. Se abre con las palabras:

Alabado sea Alh´á, a quien recurrimos en busca de ayuda, y cuyo perdón, guía y apoyo buscamos; Alá bendiga al Profeta y le conceda la salvación, a sus compañeros y partidarios, y a quienes llevaron a cabo su mensaje y adoptaron sus leyes: oraciones eternas y salvación mientras duren la tierra y el cielo.

Continúa: “Nuestra lucha contra los judíos es muy grande y muy seria”.

Obsérvese que dicen que están luchando contra los “judíos”, no contra los “israelíes”.

El artículo uno dice:

El Movimiento de Resistencia Islámica: El programa del Movimiento es el Islam. De él, saca sus ideas, formas de pensar y comprensión del universo, la vida y el hombre. Recurre a él para juzgar toda su conducta, y se inspira en él para guiar sus pasos.

El artículo cinco dice:

Al adoptar el Islam como su forma de vida, el Movimiento se remonta a la época del nacimiento del mensaje islámico, del antepasado justo, ya que Alh´á es su objetivo, el Profeta es su ejemplo y el Corán es su constitución. Su alcance se extiende a cualquier lugar donde haya musulmanes que adopten el Islam como su forma de vida en todo el mundo. Siendo así, se extiende a la profundidad de la tierra y llega hasta el cielo.

Su Pacto de 2017 habla de Palestina como “La tierra del pueblo árabe palestino” y, aunque le resta importancia al antisemitismo abierto, comienza con las palabras, ” Gracias a Alh´á, el Señor de todos los mundos”. Que la paz y las bendiciones de Alh´á sean para Mahoma, el Maestro de los Mensajeros y el Líder de los muyahidines, y para su casa y todos sus compañeros”. Además, su preámbulo contradice en su segunda línea el tono nacionalista al afirmar que:

Palestina es una tierra cuyo estatus ha sido elevado por el Islam, una fe que la tiene en alta estima, que respira a través de ella su espíritu y sus valores justos y que sienta las bases de la doctrina de su defensa y protección.

El otro amigo de Corbyn, Hezbolá, no tiene un Pacto, pero tiene algo muy parecido: su al-Risala al-maftuha (o Carta Abierta) de 1985 en la que su mentor espiritual fundador, el Sheij Muhammad Hussein Fadlallah, expuso el programa del movimiento. Su segundo párrafo dice:

Somos un umma [pueblo] vinculado a los musulmanes de todo el mundo por la sólida conexión doctrinal y religiosa del Islam, cuyo mensaje Dios quiso que se cumpliera por el Sello de los Profetas, es decir, Muhammad.

El siguiente párrafo continúa:

En cuanto a nuestra cultura, se basa en el Sagrado Corán, la Sunna y los dictámenes jurídicos del faqih que es nuestra fuente de imitación (marja’ al-taqlid)[4]. Nuestra cultura es muy clara. No es complicada y es accesible para todos.

Un cliente de Irán, Hezbollah, aunque con base en el Líbano, amenaza continuamente con destruir a Israel e incluye a Israel entre sus enemigos:

Amigos, dondequiera que estén en el Líbano… estamos de acuerdo con ustedes en los grandes y necesarios objetivos: destruir la hegemonía americana en nuestra tierra; poner fin a la onerosa ocupación israelí.

Hezbollah no es el único que se centra en Israel y los palestinos, ostensiblemente derivado de una convicción religiosa subyacente de que es inadmisible bajo la ley de la shari’a que los no musulmanes ocupen tierras que durante siglos han soportado bajo el dominio islámico – al igual que muchos musulmanes siguen reclamando un “derecho de retorno” a “al Andalus” en la mayor parte de España.

Curiosamente, mientras que esta regla se aplica a otras tierras, como España y Portugal, son regularmente ignoradas en favor de “Palestina”. En un artículo de 2017 titulado “La profunda razón por la que el mundo musulmán odia el sionismo”, Rafael Castro escribe:

Las demandas culturales y políticas de los bereberes, kurdos y chechenos se han frustrado. Las reivindicaciones musulmanas sobre Mindanao y el sur de Tailandia han sido aplastadas. Sin embargo, la solidaridad y el apoyo islámicos a la causa palestina empequeñece la solidaridad y el apoyo a las causas musulmanas urgentes en otros lugares.

Castro vincula este punto de vista a una versión islámica aparentemente mítica de la historia:

Según la tradición islámica, los bíblicos Abraham, Moisés, David y Salomón fueron profetas musulmanes. Los israelitas también fueron originalmente musulmanes. El corolario es la supersesión islámica, es decir, la creencia de que los musulmanes, y no los judíos, son los herederos legítimos de la fe y la patria israelita.

Anshel Pfeffer, un periodista británico secular de izquierda que se ha especializado en asuntos israelíes, escribió en 2014: “El conflicto entre Israel y Palestina no es sólo por la tierra. Es una amarga guerra religiosa”.

Las imágenes celebratorias de cuchillas manchadas de sangre, popularizadas en los clips de decapitación de ISIS, inundaron rápidamente muchos sitios web y páginas de Facebook de los palestinos. No importaba que los objetivos elegidos fueran civiles ancianos dentro de las fronteras de Israel antes de 1967.

Así es como se ve una guerra religiosa, y deberíamos dejar de engañarnos a nosotros mismos que esto no es lo que ha estado sucediendo en el Medio Oriente. En varios grados ha estado sucediendo durante un siglo. Sí, también es un conflicto por un pedazo de tierra entre dos naciones, y no todos los israelíes y palestinos – esperemos que aún sean una minoría en ambas sociedades – quieren ver esto como una lucha entre musulmanes y judíos, pero hay bastantes que sí.

Mohammad Galal Mostafa, ex diplomático egipcio e investigador de la Universidad de Brandeis, escribió un ensayo en 2018 que también se centra en las dimensiones religiosas del conflicto:

El conflicto israelí- palestino está impulsado por varios factores: étnicos, nacionales, históricos y religiosos. Este breve ensayo se centra en la dimensión religiosa del conflicto, que tanto los acontecimientos históricos como los recientes sugieren que se encuentra en su núcleo. Esto es casi una obviedad. Sin embargo, lo que se aprecia con menos frecuencia es el impacto de la religión en la identidad de los actores implicados en este conflicto, las cuestiones prácticas en juego y las políticas y actitudes pertinentes, incluso de los participantes no religiosos de ambas partes. De ello se deduce que la religión también debe ser parte de cualquier solución real a este trágico y prolongado conflicto.

Finalmente, la secularizada Autoridad Palestina y otros líderes palestinos también han decidido recientemente enfatizar el elemento religioso en su lucha. No son tan enfáticos en cuanto a la religión o la verdad. Ni siquiera son tan enfáticos en cuanto a tener un estado. Son enfáticos en cuanto a la destrucción de Israel.

En un artículo del 4 de marzo de 2019, el premiado periodista árabe Khalid Abu Toameh identificó una tendencia en las autoridades palestinas tanto seculares como religiosas en Gaza y Cisjordania. Esta tendencia, señaló, tiene por objeto contrarrestar las medidas políticas en algunas partes del mundo árabe para normalizar las relaciones con Israel, y lo hace volviendo a los temas religiosos como justificación para rechazar los intentos de normalización. Abu Toameh observa que:

En un reciente movimiento, los palestinos han comenzado a recurrir al Islam para justificar su vehemente oposición a la normalización de las relaciones con Israel. Los líderes y activistas palestinos han citado durante mucho tiempo razones políticas y nacionalistas para explicar su oposición a cualquier forma de normalización con Israel – pero el Islam es un nuevo factor en la mezcla.

Abu Toameh llama especialmente la atención sobre un grupo de eruditos religiosos en Gaza:

un grupo de eruditos islámicos palestinos emitió otra fatwa (opinión religiosa islámica) el 3 de marzo advirtiendo contra cualquier forma de normalización con la “entidad sionista”.

Los eruditos esperan que su fatwa reúna a los musulmanes de todo el mundo en la campaña palestina contra la normalización con Israel. Con la emisión de tales fatwas, los palestinos esperan claramente convertir el conflicto con Israel en un conflicto religioso.

El grupo con sede en Gaza, llamado Asociación de Eruditos Palestinos, dijo en su fatwa que según los dictámenes del Islam, “la normalización con el enemigo sionista, y su aceptación en la región, es una de las penetraciones más peligrosas de la comunidad musulmana y una amenaza para su seguridad, así como una corrupción de su doctrina y una pérdida de sus jóvenes”.

Los académicos continúan explicando que “la normalización y la reconciliación significa el empoderamiento de los judíos sobre la tierra de los musulmanes, la rendición ante los infieles y la pérdida de la religión y las tierras islámicas”.

Lo que no se dice, por supuesto, es que también parece haber cada vez más incursiones, religiosas o de otro tipo, en tierras que nunca han estado históricamente bajo el dominio del Islam – por ejemplo Nigeria, Malasia e Indonesia.

Sin embargo, el antisemitismo islámico subyacente, negado durante tanto tiempo por muchos palestinos y muchos de sus partidarios de izquierda, ha ido pasando lentamente a primer plano. Aunque ha estado ahí todo el tiempo, ahora aparece en el contexto del renacimiento islámico que ha tenido lugar en los últimos cuatro decenios. Al final, lo único que puede oponerse a ella será la renovación de una reforma secular que una vez tuvo un profundo impacto en muchos países musulmanes, sólo para vacilar después de la Revolución Islámica iraní de 1979. Sin eso, puede que la paz nunca vuelva a Oriente Medio.

Por: Denis MacEoin / En: Gatestone Institute / Traducción de Noticias de Israel

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario