El coronavirus no está mutando rápidamente: una vacuna ofrecería protección duradera


Por Joel Achenbach

El coronavirus no está mutando de manera significativa al circular por la población humana, según los científicos que están estudiando de cerca el código genético del nuevo patógeno. Esa relativa estabilidad sugiere que es menos probable que el virus se vuelva más o menos peligroso a medida que se propaga, y representa una noticia alentadora para los investigadores que esperan crear una vacuna duradera.

Todos los virus evolucionan con el tiempo, acumulando mutaciones a medida que se replican imperfectamente en el interior de las células de un huésped en cantidades ingentes y luego se propagan en una población, persistiendo algunas de esas mutaciones por selección natural. Sin embargo, el nuevo coronavirus tiene una maquinaria de corrección de pruebas que reduce la “tasa de error” y el ritmo de la mutación. El nuevo coronavirus se ve casi igual en todos los lugares donde ha aparecido, dicen los científicos, y no hay evidencia de que algunas cepas sean más mortíferas que otras.

El SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad covid-19, es similar a los coronavirus que circulan naturalmente en los murciélagos. Saltó a la especie humana el año pasado en Wuhan, China, probablemente a través de una especie intermedia – posiblemente un pangolín, un oso hormiguero en peligro de extinción cuyas escamas son traficadas para la medicina tradicional.

Los científicos están estudiando ahora más de 1.000 muestras diferentes del virus, dijo Peter Thielen a The Washington Post, un genetista molecular del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins que ha estado estudiando el virus.

Sólo hay entre cuatro y diez diferencias genéticas entre las cepas que han infectado a las personas en los EE.UU. y el virus original que se propagó en Wuhan, dijo.

“Ese es un número relativamente pequeño de mutaciones para haber pasado a través de un gran número de personas”, dijo Thielen. “En este momento, la tasa de mutación del virus sugeriría que la vacuna desarrollada para el SARS-CoV-2 sería una sola vacuna, en lugar de una nueva vacuna cada año como la vacuna contra la gripe”.

Sería más parecido a las vacunas contra el sarampión o la varicela, dijo – algo que probablemente conferiría inmunidad por mucho tiempo.

“Esperaría que una vacuna contra el coronavirus tuviera un perfil similar a esas vacunas. Es una gran noticia”, dijo Thielen.

Otros dos virólogos, Stanley Perlman de la Universidad de Iowa y Benjamin Neuman de la Universidad de Texas A&M en Texarkana, ambos miembros del comité internacional que nombró al coronavirus, han dicho a The Post que el virus parece relativamente estable.

“El virus no ha mutado de manera significativa”, dijo Perlman.

“Sólo una cepa ‘bastante mala’ para todos hasta ahora. Si sigue existiendo en un año, para entonces podríamos tener algo de diversidad”, dijo Neuman.

Neuman contrastó el coronavirus con la influenza, que es notoriamente resbaladiza.

“La gripe tiene un truco bajo la manga que los coronavirus no tienen: el genoma del virus de la gripe está dividido en varios segmentos, cada uno de los cuales codifica un gen. Cuando dos virus de la gripe están en la misma célula, pueden intercambiar algunos segmentos, creando potencialmente una nueva combinación instantáneamente – así es como se originó la gripe ‘porcina’ H1N1”, dijo Neuman.

Es posible que una pequeña mutación en el virus pueda tener efectos de mayor envergadura en el resultado clínico del covid-19, dicen los expertos. Se sabe que eso ha sucedido con otros virus. Pero no hay señales de que esto esté sucediendo con el nuevo coronavirus.

Las dramáticas tasas de mortalidad en Italia, por ejemplo, se deben probablemente a factores situacionales – una población de edad avanzada, hospitales abrumados, escasez de ventiladores y el consiguiente racionamiento de los cuidados para salvar vidas – más que a alguna diferencia en el patógeno en sí.

“Hasta ahora no tenemos ninguna evidencia que vincule un virus específico [cepa] con ningún puntaje de gravedad de la enfermedad”, dijo Thielen. “Ahora mismo la gravedad de la enfermedad es mucho más probable que sea impulsada por otros factores”.

Aunque un equipo de científicos a principios de este año sugirió que podría haber dos cepas distintas del virus con diferentes niveles de gravedad típica de la enfermedad, esa conjetura no ha sido aceptada por la comunidad científica.

Fuente: The Washington Post / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario