El desastre de la propagación del coronavirus en Irán

Mientras que en Israel el brote de coronavirus está todavía, de alguna manera bajo control, Irán se está convirtiendo rápidamente en un país devastado como resultado del virus COVID-19 y el régimen islamista está ocultando el desastre sin precedentes mientras no hace lo suficiente para contener la crisis.


Por Yochanan Visser

Oficialmente el régimen dice que 3.500 personas están infectadas con el virus COVID-19, mientras que el número oficial de muertos es ahora de 107.

“Esta enfermedad es una enfermedad generalizada. Ha llegado a casi todas nuestras provincias y en cierto modo es una enfermedad mundial”, admitió el presidente de Irán, Hassan Rouhani, durante una reunión de gabinete en Teherán, al tiempo que reafirmaba los datos oficiales sobre el brote de Corona.

Si echamos un vistazo a la información procedente de fuentes no gubernamentales dentro y fuera de Irán entenderemos que las palabras de Rouhani se quedaron cortas.

En primer lugar, los legisladores iraníes como Abdul Karim Hosseinzadeh revelaron que en la ciudad sagrada chiíta de Qom y Rasht, otra ciudad iraní, la situación es tan mala que las calles están llenas de cadáveres.

“Los cadáveres en Qom se están amontonando”, escribió Hosseinzadeh en su cuenta de Twitter.

El diputado iraní advirtió que si el régimen no toma las medidas adecuadas, como la cuarentena de las ciudades, Irán tendrá el mayor número de muertos en el mundo.

El Cuerpo de Guardias Revolucionarios Islámicos (IRGC) se niega a sellar Qom, sin embargo, debido a su santidad para los musulmanes chiítas, por lo que se aconseja a la gente no besar el santuario sagrado de la ciudad.

En Teherán la situación no es mucho mejor y los expertos advierten que a finales del mes iraní de Esfand (22 de marzo) un asombroso 40 por ciento de la población estará infectada con el virus.

“Estimamos que entre el 30 y el 40 por ciento de la población de Teherán (12 millones de personas) estará infectada con el COVID-19 para el 22 de marzo”, dijo esta semana el Dr. Massoud Mardani, miembro del Comité Nacional de Gripe de Irán.

La oposición iraní confirma que el número de personas infectadas por el virus es mucho mayor que los datos oficiales publicados por los mulás.

MEK, la Organización de Mujaidines del Pueblo de Irán, anunció el miércoles que han muerto 1.300 iraníes tras ser infectados por el virus.

Entre las personas que murieron se encuentran varios funcionarios del régimen y un asesor cercano del líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Khamenei, quien todavía afirma que Irán superará fácilmente el desastre.

Veintitrés miembros del Majlis, el parlamento iraní, están, además, entre las personas infectadas.

La vicepresidenta del Irán, Masoumeh Ebtekar, fue confirmada infectada por Corona un día después de una reunión del Gabinete presidida por Rouhani.

Otro alto funcionario del Gobierno que falleció a causa del COVID-19 es Mohammad Haj Abolghasemi, apodado “el carnicero”, comandante de la odiosa milicia Basij del IRGC que reprimió violentamente el reciente levantamiento popular contra el régimen de Jamenei.

Las superpobladas prisiones de Irán se han convertido en puntos de infección del coronavirus y, por este motivo, el régimen decidió poner en libertad temporalmente a 54.000 reclusos con condenas inferiores a cinco años que dieron negativo en las pruebas del virus antes de ser liberados tras pagar la fianza.

La falta de medidas preventivas como la distribución de máscaras y una higiene mínima en las superpobladas prisiones es la razón de la explosión de casos de COVID-19 en las cárceles iraníes.

El régimen ha decidido ahora utilizar la milicia Basij para un esfuerzo por contener la crisis del coronavirus.

En lugar de crear unidades especiales de cuarentena en las instalaciones médicas, el régimen quiere 300.000 equipos Basij que vayan puerta a puerta en las ciudades, pueblos y aldeas iraníes para examinar a las personas y remitirlas a los hospitales si es necesario.

Otra medida tomada para contener el brote de COVID-19 es el cierre de escuelas y universidades en todo Irán durante al menos dos semanas.

El IRGC, además, ha establecido una “sede” oficialmente para “suprimir” el virus mortal, pero personas de dentro dicen que el régimen teme un nuevo levantamiento por el desastre del brote del coronavirus.

Sin embargo, puede ser demasiado tarde.

La ya vacilante confianza pública en el régimen iraní está ahora en su punto más bajo y los iraníes que estuvieron en contacto con periodistas extranjeros dicen que “se percibe el temor a la muerte en las calles de las principales ciudades ya que no se ha puesto en marcha ninguna política estatal para combatir esta crisis”.

Los comerciantes iraníes dicen que “el negocio ha terminado” después de que los Estados Unidos volvieran a imponer fuertes sanciones a Irán, mientras que las exportaciones de petróleo y gas de la República Islámica están disminuyendo aún más debido a la crisis mundial de la Corona.

Otra razón para la creciente crisis en Irán es el aislamiento del país, que se ha agravado desde que los países vecinos cerraron sus fronteras.

Con el régimen de Khamenei cada vez más en peligro, el IRGC culpa ahora de la crisis sin precedentes a los EE.UU. e Israel que están trabajando duro para producir una vacuna contra COVID-19.

El Instituto de Investigación Migal de Galilea anunció recientemente que había desarrollado una vacuna “cambiante” contra el Coronavirus que podría entrar pronto en los mercados.

“Con suerte, en unos meses, tendremos la versión final que puede llegar a los humanos”, según el CEO de Migal, David Zigdon.

Fuente: https://israelnoticias.com/editorial/desastre-propagacion-coronavirus-iran/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+israelnoticiascom+%28Noticias+de+Israel%29
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario