El mundo debe adaptarse a los cambios provocados por el coronavirus


Por: Maria Hanif

Hace dos años, el mundo celebró el centenario del inicio de la pandemia de gripe española que se cobró la vida de más de 50 millones de personas. Los historiadores afirman que, en marzo de 1918, mientras los EE.UU. se preparaban para enviar sus tropas a Europa para luchar en la Primera Guerra Mundial, se informó de un soldado febril en una enfermería de Kansas. Unas horas más tarde, cientos de soldados cayeron enfermos con los mismos síntomas de la gripe. Otros soldados transmitieron el virus a Europa en las semanas siguientes. Los campamentos abarrotados durante la guerra y el posterior regreso de las tropas a sus hogares hicieron que el virus se propagara rápidamente a diferentes países y comunidades locales.

Debido a la estricta censura de los medios de comunicación durante la guerra, la prensa europea y americana se vio limitada en su capacidad de informar sobre el brote. España no participó en la guerra, lo que significa que su prensa era libre de informar sobre la gripe que estaba devastando a su población, de ahí que la enfermedad tomara el nombre de ese país.

Con la llegada de la actual pandemia de coronavirus, se han publicado muchos artículos para comparar los dos brotes. Aunque COVID-19 ha causado caos y trastornos en todo el mundo, es una oportunidad para que los gobiernos rompan sus rígidos sistemas y cambien las mentalidades arcaicas.

En los países que han tenido un ojo puesto en el futuro durante los últimos años, COVID-19 les ha obligado a dar los primeros pasos hacia el futuro que habían previsto, aunque antes de lo que habían previsto. Esto ha sido evidente en varios sectores de diferentes países. Por ejemplo, las instituciones académicas de países como China y los Emiratos Árabes Unidos dejaron en suspenso todas las actividades de enseñanza en el campus y comenzaron rápidamente a aplicar la enseñanza a distancia en un esfuerzo por proteger a los estudiantes del riesgo de infección. En circunstancias normales, este cambio requeriría años de planificación, creación de prototipos y retrasos y debates innecesarios. Hoy en día, en cuestión de semanas, los gobiernos han comenzado a aplicar métodos innovadores para garantizar una transición sin problemas al aprendizaje en casa.

También hemos visto a numerosas oficinas y organizaciones eliminar los sistemas tradicionales de seguimiento de la asistencia y fomentar un horario de trabajo flexible desde el hogar. Esto se hace en gran medida para dar cabida a los padres que trabajan, que ahora necesitan pasar más tiempo cuidando de sus hijos mientras aprenden en casa. Este cambio de entornos de trabajo rígidos a entornos ágiles alienta a las organizaciones reacias a centrarse menos en el número de horas trabajadas y más en la productividad y la salud y el bienestar general. Para bien o para mal, fue necesario que COVID-19 obligara a los empleadores a liberarse de las normas tradicionales del lugar de trabajo. Esto, por supuesto, se ha facilitado gracias a la tecnología moderna, que hace que la adopción del trabajo a distancia sea una opción más eficiente y eficaz.

Los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales internacionales se apresuraron a aconsejar a la gente que se alejara de las zonas de hacinamiento y los espacios cerrados como medida de precaución. Afortunadamente, la venta al por menor en línea, con sus servicios de entrega rápidos y eficientes, se ha hecho cada vez más popular en los últimos años. Esto es el resultado de años de regulaciones gubernamentales deliberadas para apoyar y cultivar el comercio electrónico y la economía gigante, permitiéndoles prosperar.

Si había alguna duda de que hemos recorrido un largo camino desde el brote de gripe española hace más de un siglo, COVID-19 la ha eliminado. Los increíbles y rápidos avances tecnológicos experimentados por todos los sectores no sólo han hecho posible que trabajemos desde casa, que aprendamos desde casa, que hagamos compras desde casa y que hagamos negocios desde casa, sino que nos han ayudado a detectar y analizar el virus con una rapidez y precisión hasta ahora inigualables. La humanidad ha recorrido un largo camino en los últimos 100 años.

El brote también ha impulsado a los sectores a colaborar en la lucha contra COVID-19. Al principio del brote en Wuhan, el presidente chino Xi Jinping pidió al sector tecnológico del país que ayudara a combatir la epidemia, y múltiples empresas respondieron al llamado. Con la ayuda de la industria tecnológica, China ha desplegado robots desinfectantes, cascos inteligentes, aviones teledirigidos equipados con cámaras térmicas y software avanzado de reconocimiento facial en la lucha contra COVID-19. La tecnología sanitaria también se está utilizando para identificar los síntomas del coronavirus, encontrar nuevos tratamientos y controlar la propagación de la enfermedad, mientras que la inteligencia artificial avanzada se ha utilizado para ayudar a diagnosticar la enfermedad y acelerar el desarrollo de una vacuna.

Sin embargo, tal vez los esfuerzos de colaboración más importantes que hemos visto son los realizados a nivel gubernamental, especialmente en el Oriente Medio y el norte de África. El historiador y autor del libro “Sapiens”, Yuval Noah Harari, dijo con razón que “la epidemia no reconoce fronteras. No reconoce las diferencias de religión o de puntos de vista políticos. El verdadero antídoto es contar con una cooperación mundial más estrecha para que los países puedan compartir información de manera más eficiente. Pueden aprender de la experiencia de las primeras víctimas, pueden confiar en los demás y, lo más importante, pueden ayudarse mutuamente”.

A este respecto, los Emiratos Árabes Unidos han dado un ejemplo extraordinario, poniendo la salud de la humanidad por encima de las diferencias políticas al desplegar una aeronave que transportaba 7.5 toneladas de suministros y equipo médico a Irán. Además, los Emiratos Árabes Unidos coordinaron la evacuación de cientos de nacionales árabes de Wuhan y los acogieron en la recién creada Ciudad Humanitaria de los Emiratos, donde se les sometió a pruebas y controles médicos.

Durante la Segunda Guerra Mundial, las mujeres de los EE.UU. fueron repentinamente animadas a aceptar trabajos fuera de sus hogares. Este drástico cambio en los roles de género fue impulsado por los hombres estadounidenses que tuvieron que unirse al esfuerzo de la guerra por millones, dejando atrás un gran número de empleos en todos los sectores. La entrada de las mujeres en el mercado laboral no se ha invertido desde entonces, a pesar de que las circunstancias específicas que la desencadenaron ya han desaparecido. Del mismo modo, los cambios que trajo COVID-19 también tendrán un impacto duradero en nuestras vidas, ya sea a través de cambios en la industria, las normas sociales, el empleo, el aprendizaje, la geopolítica y más. Los perturbadores de la vida humana no siempre se presentan de forma positiva, pero depende de nosotros adaptarnos e incluso prosperar gracias a ellos.

Fuente: Arab News / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario