FDI desplegará 700 tropas para implementar el cierre parcial impuesto por el gobierno

Unos 700 soldados, la mayoría de ellos desarmados, serán desplegados por todo el país para ayudar a los oficiales de policía a hacer cumplir el cierre parcial del gobierno, dijo el lunes el gobierno.


La medida extraordinaria fue aprobada por el gabinete el lunes por la tarde, ya que los funcionarios dijeron que miles de soldados más podrían ser llamados al servicio en el futuro, si el cierre se hace más estricto.

Las tropas realizarán patrullas junto con los oficiales de policía, que dirigirán la operación, según un comunicado de la oficina del Ministro de Seguridad Pública Gilad Erdan.

Tras varias deliberaciones sobre el asunto, el gobierno decidió que los soldados no llevarán armas, excepto los oficiales al mando y los que sirven en los poblados de Judea y Samaria.

La oficina de Erdan dijo que se había acordado que se podrían desplegar más soldados si el bloqueo se hacía más estricto. Según las Fuerzas de Defensa de Israel, se han designado para este fin un total de ocho batallones, cada uno de los cuales contiene unos pocos cientos de soldados, con la posibilidad de duplicarlos si es necesario.

El despliegue de las FDI en el interior de Israel propiamente dicho es un hecho sumamente raro y una misión complicada y delicada para los militares, que están más acostumbrados a servir en la Ribera Occidental y en las fronteras del país para luchar contra el terrorismo y repeler los ataques extranjeros, respectivamente.

Como esas operaciones de aplicación de la ley dentro de las ciudades israelíes no están en el libro de jugadas normal de los militares, las tropas involucradas han recibido un rápido entrenamiento especializado en la materia, según las FDI.

Los 700 soldados, que representan a ocho compañías, procederán de las diversas bases de entrenamiento militar y ayudarán a la policía realizando patrullas, asegurando que las personas permanezcan en cuarentena, bloqueando las carreteras y protegiendo a los oficiales, según los militares.

Se desplegará una compañía en cada uno de los ocho distritos de la Policía de Israel en todo el país y en Judea y Samaria.

“Los soldados recibirán entrenamiento para la misión y preparación para operar en el espacio civil”, dijeron las FDI la semana pasada.

Desde el miércoles 25 de marzo, a las 5 p.m., se ha ordenado a los israelíes que permanezcan en sus casas, a menos que participen en un pequeño número de actividades aprobadas especialmente designadas, incluyendo la compra de alimentos y medicinas.

Quienes sean hallados violando esas regulaciones están sujetos a grandes multas de más de 500 NIS e incluso a prisión.

El gobierno también está considerando la posibilidad de ordenar un cierre nacional completo aún más dramático, en el que casi nadie pueda salir de sus casas bajo ninguna circunstancia, en un intento de frenar la propagación del coronavirus para evitar el colapso del sistema de salud del país.

Las FDI se han ido involucrando cada vez más en la respuesta nacional a la pandemia del coronavirus, ayudando a los demás servicios de respuesta de emergencia del país y trabajando con los gobiernos locales para prepararse para la crisis.

El servicio de seguridad del Shin Bet también ha jugado un papel crítico en los esfuerzos del gobierno con un programa de vigilancia masiva para rastrear los movimientos de los portadores confirmados del coronavirus con el fin de identificar a las personas que puedan haber infectado. La agencia de espionaje del Mossad también ha estado trabajando para ayudar a traer kits de pruebas a Israel desde el extranjero.

Según el Ministerio de Salud, hasta el lunes por la noche, hay al menos 4.695 casos confirmados en Israel. Dieciséis personas han muerto, 79 están en estado grave y 90 en estado moderado. La gran mayoría, 4.349, presentaba sólo síntomas leves, y 161 personas se han recuperado totalmente de la enfermedad.

Fuente: The Times of Israel / Israel Noticias

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario