Israel contra Hezbolá: ¿Es inevitable la Tercera Guerra del Líbano?

Las tensiones entre Israel y el proxy libanés de Irán, Hezbolá, han llegado a un punto en el que la guerra podría tener lugar. Ninguno de los dos bandos quiere esto, al menos no ahora, pero aún podría ocurrir, ya sea como resultado de errores de cálculo y/o una rápida escalada que se salga de control.


Las dos partes se enfrentaron en el Líbano en los decenios de 1980 y 1990, y su guerra de 34 días en el verano de 2006 terminó en un empate. Según el documento de estrategia de las FDI de 2018, la próxima vez que Israel y Hezbolá entren en guerra, las FDI estarán ansiosas por golpear duramente al grupo para lograr una rápida victoria.

Esto no será fácil. Hezbolá no tiene un centro de gravedad claro que pueda ser aniquilado, y así traer a Israel una rápida y clara victoria. La organización también goza de un amplio apoyo de la comunidad chiíta en el Líbano.

Las FDI tienen muchas más armas y mucha más mano de obra que Hezbolá, pero Hezbolá tiene hasta 150.000 proyectiles dirigidos a Israel. Todo Israel está dentro del alcance de los misiles de Hezbolá, pero su objetivo principal sería el norte del país. La gran cantidad de cohetes disponibles para Hezbolá significa que los sistemas de defensa de Israel, como la Cúpula de Hierro, sólo podrían interceptar algunos de ellos. La única forma de detener completamente el lanzamiento de misiles y cohetes sería llevar a cabo una ofensiva a gran escala dentro del Líbano.

La Fuerza Aérea Israelí (IAF) ha estado entrenando para lanzar miles de salidas dirigidas a destruir objetivos de Hezbollah, principalmente sus cohetes. Pero la FAI podría no ser capaz de cumplir esta misión por sí misma, especialmente si los cohetes golpean sus campos de aviación. Israel podría no tener otra alternativa que llevar a cabo una importante ofensiva terrestre.

Esto no sería como en 2006, cuando Israel dudó y se mostró reacio a llevar a cabo un ataque terrestre en gran escala por temor a sufrir grandes bajas. En la próxima guerra, el concepto podría ser el opuesto. En otras palabras, para reducir las bajas israelíes, tanto en la primera línea del Líbano como en la retaguardia israelí, podría ser necesario iniciar la guerra con un ataque terrestre en gran escala.

Muchos en las FDI tratan de demostrar que Israel está dispuesto a llevar a cabo una ofensiva terrestre, incluso si sus costos pueden ser altos. El concepto es que los enemigos de Israel no deben asumir que Israel tiene miedo de poner sus unidades terrestres en peligro y siempre preferirán confiar en el poder aéreo. En las operaciones de la Franja de Gaza de 2008-09 y en 2014, Israel llevó a cabo ataques terrestres limitados y dependió de las FAI.

Pero Israel no debe lanzar una ofensiva terrestre sólo para demostrar su punto de vista si las condiciones no son las correctas. Si se produce un enfrentamiento limitado y ambas partes expresan su voluntad de ponerle fin pronto, el envío de unidades terrestres al Líbano podría prolongar inútilmente la guerra. Comenzar una guerra con un ataque importante no siempre es la opción correcta.

Las FDI podrían penetrar profundamente en el Líbano, avanzando docenas de kilómetros sobre el terreno. Las unidades terrestres israelíes probablemente no llegarán a Beirut como lo hicieron en 1982, pero podrían avanzar más que en 2006. Las penetraciones de largo alcance podrían llevarse a cabo no con blindaje sino con asaltos aéreos. Unidades como la nueva 89ª brigada de comandos (establecida en 2015) pueden aterrizar desde el aire. Se trataría de operaciones arriesgadas, ya que las tropas israelíes estarían aisladas muy por detrás de las líneas enemigas, recibiendo ayuda principalmente de aeronaves que entregarían suministros y proporcionarían apoyo de fuego.

Las FDI no se quedarían allí por mucho tiempo. El objetivo sería aniquilar los cohetes de Hezbollah y luego retirarse. Sería como una incursión a gran escala, no una conquista. Israel no volvería a los años 90, cuando se vio envuelto en una lucha interminable dentro del Líbano que le costó caro.

Unidades de élite como la brigada blindada 401 avanzará sobre el terreno. Las FDI contarían con tanques Merkava Mark 3 y 4 y con portaaviones blindados pesados (el Achzarit y el Namer, junto con el antiguo M-113). La sofisticada red C4I (Comando, Control, Comunicaciones, Computadoras e Inteligencia) de las FDI también ayudaría, pero las FDI no deberían depender demasiado de ella en caso de que falle.

Altos funcionarios israelíes han advertido varias veces sobre las graves ramificaciones de convertir el Líbano en una base de fuego contra Israel. Hezbollah esconde deliberadamente sus cohetes en zonas urbanas. La potencia de fuego israelí, dirigida a los cohetes en esas zonas, inevitablemente causaría importantes daños colaterales.

Si Hezbollah abre fuego primero, apuntando a ciudades israelíes, obligará a Israel a reaccionar inmediatamente y de forma masiva. Un ataque preventivo israelí es poco probable, aunque la sorpresa es crucial para capturar a Hezbollah con la guardia baja.

Las FDI tienen una ventaja abrumadora sobre Hezbollah, pero este último tiene ventajas relativas, principalmente sus misiles/cohetes. Los dos bandos continuarán tratando de evitar una guerra costosa, pero aún podría ocurrir una guerra, contra la voluntad de uno o incluso de ambos.

El Dr. Ehud Eilam es un analista de la seguridad nacional de Israel. Es un colaborador de la Defensa de Israel y es el representante de la revista en los EE.UU.

Por: Ehud Eilam / En: Algemeiner / Traducción de Noticias de Israel

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario