Israel evalúa cerrar Judea y Samaria para evitar la propagación del coronavirus

El Ministro de Defensa Naftali Bennett está considerando seriamente cerrar completamente todas las porciones de Judea y Samaria gobernadas por la Autoridad Palestina como parte del esfuerzo en curso de Israel para controlar la propagación del coronavirus COVID-19.


La oficina de Bennett dijo que solicitó una evaluación detallada de las ramificaciones económicas de dicho cierre, que le será presentada en una reunión el lunes.

No quedó claro inmediatamente si el ministro de defensa proponía un cierre que impidiera a los palestinos entrar en Israel desde Judea y Samaria o un cierre más duro que también impidiera a los palestinos viajar dentro del territorio. Cuando se le pidió que aclarara el asunto, la oficina de Bennett dijo, “Mañana se presentarán diferentes escenarios durante la reunión”.

Un cierre de Judea y Samaria comenzó a las 12:01 a.m. del domingo, no por el virus sino por el feriado de Purim de esta semana, y estaba previsto que se mantuviera hasta al menos el miércoles por la noche. Bajo este cierre, a los palestinos no se les permite entrar a Israel a través de los cruces que rodean Judea y Samaria, aunque pueden viajar dentro del territorio.

Además, la ciudad palestina de Belén fue completamente cerrada la semana pasada, con todas las entradas y salidas de la zona cerradas, a la luz de un brote del virus allí.

Bennett hizo su anuncio durante una visita a un ejercicio del Comando del Frente Nacional del Ejército, que simuló la respuesta del sistema de salud israelí a un brote completo del virus.

“El ejercicio trató de trazar los parámetros de un escenario en el que hay una carga máxima en el sistema de salud, con énfasis en la participación de las Fuerzas de Defensa de Israel y el Comando del Frente Interno en dicho escenario”, dijo la oficina de Bennett en un comunicado.

Las FDI no proporcionaron inmediatamente información adicional sobre el ejercicio.

En sus comentarios posteriores al ejercicio, Bennett pareció contradecir al Primer Ministro Benjamin Netanyahu, diciendo que la propagación del virus aún no había alcanzado la etapa de una pandemia.

“El coronavirus se ha propagado por todo Israel en los últimos días, y esto requiere que todos nosotros asumamos la responsabilidad, incluso ante la posibilidad de una pandemia”, dijo Bennett.

“Es importante decir que aún no hemos llegado a eso, y esperamos que no llegue a eso”, añadió.

El sábado por la noche, Netanyahu se refirió a la enfermedad COVID-19, que surgió en China a finales del año pasado, como una “pandemia mundial”.

“En primer lugar, esta es una pandemia global, lo llame o no el CDC (Centro de Control y Prevención de Enfermedades). Es cuestión de días u horas. Es dudoso que haya habido una pandemia similar en los últimos 100 años. Parece que la tasa de infección es mayor de lo que pensábamos”, dijo Netanyahu.

En caso de una emergencia nacional declarada en respuesta al virus, los servicios de seguridad de Israel, principalmente las FDI y su Comando del Frente Nacional, se encargarían de gestionar la crisis, sustituyendo al Ministerio de Salud, que actualmente dirige el esfuerzo.

El Ministro de Seguridad Pública, Gilad Erdan, también ha propuesto que se declare un estado de emergencia más leve, lo que daría a la Policía de Israel, a los Servicios Penitenciarios y a otros servicios de respuesta de emergencia facultades adicionales.

Se sabe que actualmente hay 25 israelíes infectados por el virus, incluido uno que se encuentra en estado grave. Los últimos cuatro pacientes fueron anunciados el sábado por la noche.

El subdirector general del Ministerio de Salud, Itamar Grotto, estimó el domingo que el número de casos israelíes de COVID-19 podría aumentar a decenas de miles.

El sábado y el domingo, Netanyahu dijo que estaba en contacto con otros líderes mundiales y había discutido la cooperación internacional para detener la propagación del brote. El virus alcanzó un hito el viernes, infectando a más de 100.000 personas en todo el mundo. Ha matado a unas 3.400 personas.

Israel ya ha exigido el regreso de israelíes de varios países a la autocuarentena, y ha prohibido a los extranjeros de una serie de países europeos y asiáticos. Se ha informado de que unos 80.000 israelíes están ahora en autocuarentena, y se han cancelado grandes eventos como conciertos y partidos deportivos.

También se ha aconsejado a los israelíes que no realicen ningún tipo de viaje internacional no vital.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario