Khamenei de Irán suspende discurso de “año nuevo” por temor a coronavirus

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, anunció el martes que cancelaría su discurso anual de Año Nuevo en la ciudad norteña de Mashhad para evitar la exposición al coronavirus chino.


El brote de coronavirus que se originó en el centro de Wuhan, China, se ha propagado rápidamente en Irán, matando a casi 300 personas de los más de 8.000 casos confirmados, según el gobierno iraní. Los disidentes iraníes y los informes del sistema de salud de la nación sugieren que las cifras oficiales son significativamente más bajas que el número real de casos, mantenidas artificialmente bajas por pruebas insuficientes tanto de pacientes vivos como de enfermos recientes que parecían presentar síntomas de coronavirus. Irán no ha identificado a la persona que introdujo el virus en el país desde el extranjero, lo que dificulta considerablemente la contención del virus.

El coronavirus chino, como muchos otros virus de esa familia, causa infección respiratoria. En los casos graves, las personas infectadas con el virus desarrollan neumonía, luchan por respirar y finalmente mueren.

A la edad de 80 años, Khamenei corre un alto riesgo de muerte si contrae el coronavirus. El virus parece causar complicaciones más graves en los ancianos y en las personas con trastornos crónicos como enfermedades inmunológicas o diabetes.

“El discurso del Imán Khamenei, que tiene cada año el primer día del Año Nuevo en el santuario sagrado del Imán Reza (pbuh), no tendrá lugar este año debido a las recomendaciones sanitarias para prevenir la propagación del Coronavirus. Y, su Eminencia no viajará a Mashhad”, dijo la oficina de Khamenei en una declaración oficial el martes. “Se espera que al observar plenamente las directrices de salud y al confiar en el Dios Todopoderoso, nuestro querido pueblo pronto tendrá una salud completa. También pedimos a Alh´a que sane y otorgue salud a los que sufren esta enfermedad”.

El régimen islámico del Irán ha perdido a varios políticos poderosos, entre ellos un asesor cercano a Khamenei, a causa del actual brote viral. Hossein Sheikholeslam, ex embajador en Siria que participó en el asedio de la embajada estadounidense en Teherán en 1979, murió la semana pasada, según los medios de comunicación iraníes. El oficial de inteligencia Mohammed Haj Abolghasemi también murió la semana pasada después de dar positivo en las pruebas del virus. Además de Abolghasemi, otros dos miembros del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC), una organización terrorista designada por los EE.UU., han muerto desde que comenzó el brote.

El IRGC afirmó la semana pasada que está trabajando en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus de Wuhan, una afirmación extraña que da a entender que es una organización terrorista. Irán también afirma que está desarrollando soluciones nacionales para manejar la crisis, como kits de prueba caseros y tratamientos “a base de hierbas” para el virus.

Irán ha confirmado que por lo menos 23 miembros de su Parlamento también dieron positivo para el virus. Al menos dos han muerto. Entre los que siguen vivos y se ha confirmado que son portadores del virus se encuentran uno de los vicepresidentes de Irán y el funcionario de salud nombrado inicialmente para dirigir la respuesta al coronavirus, Iraj Harirchi.

Los funcionarios iraníes han especulado repetidamente en público que el virus es un arma biológica creada artificialmente, desplegada para derribar tanto a Irán como a China. Mientras que algunos funcionarios iraníes han limitado sus teorías al virus que está desarrollando un “Estado hostil” sin nombre, otros han llegado a la conclusión de que “los sionistas”, presumiblemente el gobierno de Israel, desarrollaron el virus para destruir el régimen islámico. Israel no ha escapado al brote, documentando 58 casos y dejando en tierra los vuelos internacionales.

Si bien los funcionarios iraníes han comenzado ahora el proceso de aislar a los posibles portadores del coronavirus en los niveles más altos del gobierno, tan recientemente como la semana pasada, Khamenei dijo en un discurso que no estaba excesivamente preocupado por el brote.

“En mi opinión, esta no es una calamidad muy grave y ha habido otras más graves. Yo mismo he sido testigo de casos de estas calamidades”, dijo Khamenei, afirmando que la gente “puede eliminar muchos problemas rezando, suplicando, confiando en los inmaculados Imanes (que los saluden) y pidiéndoles que intercedan por ellos y refiriéndose al Santo Profeta del Islam”.

Khamenei agradeció a los trabajadores médicos de la nación por estar “verdaderamente comprometidos en una jihad” contra el virus.

“Por supuesto, no quiero subestimar su importancia, pero tampoco debemos exagerarla. Se ha producido un incidente que durará algún tiempo – pero por el favor de Alá, no será muy largo”, concluyó Khamenei en ese momento. “Existirá en el país durante algún tiempo y desaparecerá después de un tiempo”.

Fuente: Breitbart / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario