¿Las medidas de seguridad de Israel contra el coronavirus son demasiado estrictas?


En comparación con China, Irán o Italia, Israel -sin muertes y con 17 casos confirmados de coronavirus hasta la fecha- apenas se ha visto afectado por la epidemia. Pero los funcionarios del Ministerio de Salud aquí han tomado las medidas más duras en todo el mundo para prevenir la propagación del contagio, incluyendo la decisión del miércoles de prohibir la entrada de extranjeros de cinco países europeos adicionales.

Actualmente, se requieren dos semanas de autocuarentena para todos los ciudadanos de Israel que regresen de China, Hong Kong, Tailandia, Singapur, Macao, Corea del Sur, Japón, Austria, Alemania, España, Francia, Suiza e Italia. Se ha ordenado a casi 70.000 israelíes un período de autoaislamiento de 14 días.

Al presentar las medidas ampliadas el miércoles, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu subrayó que Israel se encuentra en “una buena situación” debido a una política de “exceso de preparación y no de falta de preparación”.

“Tuvimos que tomar medidas estrictas, incluso muy estrictas, para frenar la propagación de la enfermedad en Israel, y eso es lo que ocurrió”, dijo.

Si bien “más vale prevenir que curar” ha sido el principio rector de las autoridades de salud pública desde el comienzo del brote, algunos ciudadanos y dirigentes empresariales han cuestionado las restricciones, que son casi incomparables en cuanto a su gravedad.

En una carta enviada a los empleados el miércoles, el director general de El Al, Gonen Usishkin, lamentó los daños causados por las estrictas medidas a la aerolínea, que ha anunciado planes para despedir a 1.000 empleados permanentes y temporales.

El Dr. Hagai Levine, miembro de la facultad de la Escuela Braun de Salud Pública y Medicina Comunitaria de la Universidad Hebrea de Jerusalem y presidente de la Asociación de Médicos de Salud Pública, dijo a The Jerusalem Post que los profesionales de la salud pública con experiencia “siempre consideran las implicaciones económicas, sociales y legales” de sus decisiones.

“Por supuesto, todavía podría haber medidas que son, en primer lugar, inexactas; en segundo lugar, exageradas; en tercer lugar, ineficaces; y en cuarto lugar, perjudiciales”, dijo. “La decisión debe ser proporcional, debe ser realista, debe basarse en pruebas y debe ser transparente para el público. Si se cumplen todas estas condiciones, entonces también es factible, y es la norma social, y la gente responde con confianza”.

La actual falta de gobierno y la ausencia “sin precedentes” de confianza en los funcionarios electos hace “muy difícil” que los profesionales de la salud hagan su mejor trabajo, dijo Levine.

“Especialmente al principio de un brote, es necesario tomar medidas extremas, sobre todo en el brote de coronavirus. En todo momento, tenemos que ser flexibles y reconsiderar nuestros pasos”, dijo, añadiendo que las “instrucciones agresivas” para la cuarentena domiciliaria están justificadas cuando se trata de evitar que la enfermedad penetre en el país.

“Cuando ya se tiene una pandemia, y el coronavirus ya se ha propagado en algunas comunidades de Israel, hay que cambiar la política y centrarse en prevenir el contacto cercano con personas enfermas que han dado positivo en la prueba de la corona”, dijo Levine.

Las medidas actuales que requieren que grandes grupos de personas entren en aislamiento después de estar simplemente cerca de individuos enfermos “no pueden durar en el tiempo”, dijo. “Espero que el primer ministro decida ajustar la situación muy pronto para que sea más proporcional y adecuada a la situación actual”.

El profesor Nadav Davidovitch, director de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Ben-Gurión del Néguev, dijo que la aplicación de medidas estrictas para estar debidamente preparados y alerta son muy diferentes de las acusaciones de histeria y pánico.

“A medida que continuamos avanzando, sabemos más sobre esta enfermedad”, dijo al Post. “Entendemos que es peor que la gripe común, pero menos que el SARS. Queremos tomar las medidas correctas, y ahora podemos ver que otros países están tomando medidas similares relacionadas con la contención”.

Aunque varios ciudadanos han dado positivo y han “importado” el coronavirus después de regresar del extranjero, Israel está “todavía en la etapa inicial de contención”.

Davidovitch dijo. Una vez que haya una mayor transmisión local, entonces es probable que se apliquen otras medidas, incluyendo pruebas más amplias para el coronavirus en los sitios centinela de la comunidad, dijo.

“Estos centinelas serán muy efectivos para saber si hay una alta transmisión dentro de la comunidad”, dijo Davidovitch. “Pero aún no hemos llegado a ese punto. Todavía tenemos bastante éxito en la fase inicial de contención, ya que no tenemos una amplia transmisión en la comunidad”.

Si bien las medidas que incluyen la prevención de la entrada de visitantes de ciertos países están justificadas cuando todavía se encuentran en las primeras etapas de contención, el impacto económico de esas decisiones significa que “sólo pueden tomarse durante un cierto tiempo”, dijo.

En última instancia, la idea principal de las medidas es “ganar tiempo para continuar y prepararse para la siguiente etapa”, dijo Davidovitch. Una vez que Israel entre en la etapa de la transmisión generalizada en la comunidad, que “es probable que llegue”, la carga recaerá cada vez más en el sistema de salud y los hospitales.

Por: Eytan Halon / En: Jpost / Traducción de Noticias de Israel

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario