Las mentiras de los mulás de Irán sobre el coronavirus

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, recientemente llamó al coronavirus una “bendición”. Después de China, la República Islámica de Irán, su aliado, ha surgido como el segundo punto focal del coronavirus, y gracias a las mentiras y encubrimientos de los mulás gobernantes, Teherán lo está extendiendo al resto del planeta.


Las autoridades iraníes afirmaron en un primer momento que el país no estaba experimentando una crisis en relación con el coronavirus: que nadie en Irán había contraído la enfermedad. Sin embargo, pronto se filtró información que reveló que altos funcionarios iraníes estaban al tanto del coronavirus en Irán pero habían decidido ocultar la verdad.

Cuando se presionó a algunas autoridades iraníes para que proporcionaran información, éstas declararon que no se les permitía informar sobre el número real de personas que habían sido infectadas o habían muerto. El director de la Universidad de Ciencias Médicas de Qom, Mohammad Reza Ghadir, por ejemplo, dijo en la televisión estatal iraní que el Ministerio de Salud había prohibido la divulgación de estadísticas sobre el brote de coronavirus en el país.

La pregunta es: ¿están los mulás gobernantes intentando deliberadamente propagar el coronavirus a otros países como una forma de jihad mundial? Si no, ¿por qué el principal ayatolá de Irán llamaría al coronavirus una “bendición”?

Ahora bien, el régimen iraní no sólo se niega a dar al público o a la comunidad internacional una imagen completa y exacta del brote de coronavirus, sino que además no está tomando las medidas y precauciones necesarias para evitar que la crisis se extienda.

Mientras que la ciudad de Qom se ha convertido en el epicentro a través del cual el coronavirus se está transmitiendo a otras partes del mundo, el Presidente iraní Hassan Rouhani señaló que el gobierno no tiene planes de poner en cuarentena la ciudad o, para el caso, cualquier otra ciudad.

Además, aunque los dirigentes iraníes eran conscientes del elevado número de sus habitantes infectados por el coronavirus, no interrumpieron sus vuelos a otros países.

El sitio web Eghtesad Online escribió el 19 de febrero que las autoridades iraníes habían afirmado falsamente que habían suspendido los vuelos.

Es importante recordar a la opinión pública que las líneas aéreas comerciales de Irán, concretamente Iran Air y Mahan Air, han sido utilizadas para el transporte ilícito de armas y personal militar, incluidos los miembros del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC), su fuerza de élite Quds y la milicia Basij. Estas aerolíneas suelen volar a países como Siria sin previo aviso. Varios países, entre ellos Alemania y Francia, han prohibido los vuelos de Mahan Air.

La República Islámica también está fallando en proporcionar servicios a través de Irán para probar a las personas para el virus. Mohammad Reza Ghadir confirmó que “la mayoría de las pruebas tienen que hacerse en Teherán, y Teherán lo anuncia”. El régimen tampoco está realizando exámenes completos a los pacientes. Después de que algunas personas murieran en el Hospital Kamkar de Qom, un empleado del hospital dijo:

“No se pueden decir estadísticas precisas porque se sospechaba que había muertos desde hace unos 10 días y, hasta hace dos días, todos fueron enterrados sin un examen cuidadoso y hay una alta probabilidad de que estuvieran infectados con el coronavirus”.

La situación se ha vuelto tan peligrosa que algunos miembros del parlamento iraní finalmente se han presentado y han criticado al establishment teocrático por no haber abordado el tema adecuadamente.

Ahmad Amirabadi, un miembro del parlamento iraní, reveló información importante cuando habló con la Agencia de Noticias Laborales iraní, administrada por el Estado. Lo citó diciendo:

“Qom no va bien en cuanto a la propagación del coronavirus, y creo que la actuación del gobierno en el control del virus ha fracasado.

“Las enfermeras actualmente carecen de la ropa de cuarentena adecuada y están cuidando a los pacientes con miedo y ansiedad. Hay muchos problemas para las enfermeras y hay pocas instalaciones, y Qom también carece de equipos de laboratorio.

“Es cierto que debemos mantener la calma, pero no debemos observar la escala de la crisis como si nada hubiera pasado… Desafortunadamente, el brote de coronavirus ha estado en Qom durante tres semanas y esto se ha anunciado tarde”.

El encubrimiento y las mentiras de los líderes iraníes son algunas de las razones subyacentes detrás de la propagación del coronavirus a otras naciones. Al llamar al coronavirus una “bendición”, el Líder Supremo de Irán parece sugerir que su objetivo es propagar el virus a otros países, en particular a Israel y a Occidente.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario