Las milicias respaldadas por Irán empujan a Irak hacia un Estado fallido


Por Baria Alamuddin

¿Irak está en camino de convertirse en un estado fallido? Los militantes de Kataib Hezbolá (parte de Al-Hashd Al-Shaabi) que mataron a varias tropas de la coalición la semana pasada están estrechamente aliados con Irán, así como con elementos poderosos del parlamento iraquí. Esta es sólo una de las muchas señales de advertencia de cómo Irak está pasando de ser una nación Estado a un grupo de feudos paramilitares en guerra bajo la hegemonía iraní.

Los iraquíes exigen una gobernanza eficaz y el fin de la corrupción institucionalizada. Sin embargo, quienquiera que sea nombrado para el cargo se enfrenta a presiones insuperables para repartir los ministerios entre las facciones clientelares como lucrativas vacas de dinero y fuentes de empleo para soldados rasos no cualificados. El Primer Ministro designado Mohammed Allawi fue rechazado airadamente por el movimiento de protesta de la mayoría chiíta de Irak, y sin embargo intentó y no logró formar un gobierno de todos modos. Los resultados fragmentados de las elecciones de 2018 hacen casi imposible que cualquier candidato obtenga una mayoría funcional. La casa política chiíta está intransigentemente dividida, con puntos de vista diametralmente opuestos sobre cuestiones fundamentales como los vínculos con Irán y la desmovilización de las milicias.

Tras la matanza de Qassem Soleimani y Abu Mahdi Al-Muhandis por parte de los Estados Unidos en enero, el clérigo y jefe político Muqtada Al-Sadr ha intentado avariciosamente convertirse en el beneficiario dominante del patrocinio iraní. De la noche a la mañana, pasó de ser el patrocinador del movimiento de protesta a enviar sus soldados de a pie para aplastar el levantamiento. Dado el peso político de Al-Sadr, esto ha inclinado la balanza del poder entre el campo chiíta decisivamente a favor de Irán.

Con el último plazo para la selección de un nuevo candidato a Primer Ministro a punto de expirar, un comité de siete personas, monopolizado por las principales facciones chiítas, ha asumido el reto de la formación del gobierno. El secretario del Consejo de Seguridad Nacional iraní, Ali Shamkhani, ha estado en Bagdad en las últimas semanas ayudando a dirigir este proceso, mientras que también busca consolidar el control iraní sobre las facciones paramilitares de Al-Hashd y agita para el desalojo de las fuerzas estadounidenses. Al igual que en el Líbano, los largos períodos de parálisis política se han convertido en la norma, mientras que las facciones parlamentarias egoístas discuten sobre las posiciones del gobierno.

Shamkhani forma parte de una sucesión de altos funcionarios iraníes y de Hezbolá que, después de Soleimani, han tratado de restablecer el orden entre la camada de fuerzas de milicias transnacionales sustitutivas de Teherán. Si bien la lealtad nominal al Líder Supremo Ali Khamenei de las milicias Al-Hashd como Kataib Hezbolá y Asa’ib Ahl Al-Haq es incuestionable, en ausencia de un liderazgo asertivo esta pluralidad de entidades (sobre el papel hay unas 60 facciones) consumen sus energías en batallas territoriales.

Aunque estas milicias fueron inicialmente movilizadas y armadas por Irán, desde 2014 han sido financiadas principalmente por el presupuesto estatal de Irak (por un monto aproximado de 2.100 millones de dólares anuales). Asombrosamente bajo la carga de las sanciones estadounidenses, la generosidad iraní ha disminuido aún más. Estas milicias se han transformado en redes criminales, dividiendo territorios en las ciudades y provincias de Irak, extorsionando a ciudadanos y empresas, junto con otras empresas generadoras de ingresos como drogas, armas, prostitución, contrabando de petróleo, lavado de dinero y mucho más. Como los cárteles de la droga latinoamericanos, estas fuerzas amenazan con superar al Estado, aterrorizando a los ciudadanos y luchando por establecerse como los poderes de facto en todo Irak. En los últimos meses, estas milicias que no rinden cuentas se movilizaron para matar a cientos de manifestantes.

Desde 2003, la prioridad de la política exterior de Teherán ha sido dominar IraK, manteniéndolo débil y políticamente fragmentado. Hezbolá se estableció como el agente sin rival de la hegemonía iraní en el Líbano. Por el contrario, en Irak, Teherán alimentó una plétora de milicias chiítas y facciones políticas rivales, que bailan al son de la música iraní mientras alimentan agendas conflictivas y amargas rivalidades.

Mientras tanto, ha habido un progreso insignificante en la reconstrucción de las ciudades tras el conflicto con ISIS. Sólo en Mosul, alrededor de 138.000 hogares sufrieron graves daños. Los principales campamentos de desplazados de la provincia de Nínive han sido cerrados por la fuerza, y unas 186.000 personas abandonarán esos campamentos en 2019, a menudo sin hogares habitables a los que regresar. Esto tiene importantes consecuencias para la rehabilitación de las comunidades sunitas. El desempleo está por las nubes, las familias lo han perdido todo. A menudo se enfrentan a obstáculos institucionales para obtener documentos de ciudadanía para recibir los servicios básicos, ante el estigma generalizado de la asociación Daesh. Si estas comunidades no son tratadas como ciudadanos por una administración que es ampliamente percibida (no injustificadamente) como de tendencia sectaria chiíta y pro-iraní, esto no augura nada bueno para la futura coherencia de Iraq. Mientras que la situación socioeconómica del Kurdistán es posiblemente mejor, la integración con el Estado iraquí es aún más débil.

Las provocaciones de Irán y sus elementos representativos contra los objetivos internacionales durante 2019 a menudo quedaron sin respuesta, lo que envalentonó aún más a los ayatolas. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, parece haber aprendido de este error. El ataque contra Soleimani constituyó un importante choque psicológico para Teherán, mientras que las respuestas de los Estados Unidos a los últimos ataques con misiles dejan muy claro que las reglas del juego han cambiado: Irán y sus proxys ya no pueden atacar impunemente objetivos extranjeros.

Las autoridades iraquíes no hacen nada para impedir que estas milicias ataquen al personal extranjero, muchos de los cuales cumplen una función necesaria ayudando a las fuerzas iraquíes a tratar de detener el resurgimiento de ISIS. Sin embargo, cuando los Estados Unidos responden a estos ataques, dirigidos contra militantes que trabajan para el Irán, los dirigentes iraquíes se despiertan y empiezan a emitir ruidosas condenas y amenazas para remitir la cuestión a las Naciones Unidas, recordándonos cómo tantos políticos de alto nivel están efectivamente en el bolsillo de Teherán.

Irak hace tiempo que dejó de funcionar como un Estado soberano. Se está convirtiendo cada vez más en una arena sin gobierno donde los juguetes de Irán se disputan el control, gastando vidas iraquíes para promover la agenda política de una nación extranjera con intenciones hostiles. Irak no tiene un gobierno que funcione, una identidad nacional coherente, la primacía de las fuerzas armadas o una soberanía indiscutible. Además, en medio de la tormenta perfecta de protestas masivas, coronavirus, disminución de los precios del petróleo y mala gestión macroeconómica, la economía de Irak está en graves problemas.

Irak ya se ha precipitado sobre el precipicio en un conflicto civil varias veces en los últimos dos decenios. Sin una intervención urgente en apoyo de una gobernanza intersectorial, nacionalista y eficaz, sólo será cuestión de tiempo que la comunidad internacional se vea obligada a entrar y recoger los pedazos una vez más.

Fuente: Arab News / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario