Maguen David Adom: En primera línea de la guerra contra el coronavirus

Israel está librando una guerra sin misiles, armas o sirenas de aviso de cohetes Color Rojo, dijo el Dr. Shafir Botner, jefe del centro de educación paramédica del Maguen David Adom (MDA). “En lugar de una bomba, tenemos un virus”.


El coronavirus, también conocido como SARS-Cov2, produce la altamente contagiosa enfermedad COVID-19. Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) son impotentes contra la propagación de este novedoso coronavirus.

“El Maguen David Adom es ahora la línea de frente”, dijo Botner. “Hemos hecho la guerra – esto es más difícil”.

Bienvenidos al centro de despacho de Maguen David Adom en la ciudad central de Kiryat Ono, donde 270 empleados y aún más voluntarios responden a más de 80.000 llamadas diarias de ciudadanos que temen estar enfermos con el virus potencialmente letal o que podrían enfermar.

En el pasado, el MDA respondió alrededor de 6.000 llamadas por día en sus diversos centros, que se encuentran en todo el país. Algunas personas siguen llamando porque su padre anciano se cayó, tuvieron un accidente de coche o su hijo sufre de ataques de fiebre, dijo el empleado del centro de llamadas Ofira Israeli. Pero ahora, “Yo diría que por cada 50 llamadas, una es médica. El resto son sobre el coronavirus”.

Todo comenzó en febrero, cuando el Ministerio de Salud se puso en contacto con el jefe de la MDA, Eli Bin, y le preguntó si la organización podría ayudar creando una línea telefónica de ayuda para tratar el virus, respondiendo a las preguntas e inquietudes de la gente.

Cuando la línea de ayuda comenzó, el personal del MDA trabajó codo a codo con los funcionarios del ministerio. Si un civil llamaba a la línea directa que había estado en contacto con un paciente con coronavirus y se sospechaba que estaba infectado con el virus, o que tenía fiebre, tos u otros síntomas respiratorios, un médico o paramédico del MDA respondía a la llamada y determinaba si se unía a un médico o enfermero en la llamada, que luego decidía cómo proceder con la atención médica, incluido el envío de un médico del MDA para administrar una prueba de coronavirus.

“Dijimos que sí y pusimos en marcha estas dos líneas y entrenamos a unas 170 personas”, dijo el portavoz de la MDA, Zaki Heller, al Jerusalem Post, señalando una estrecha fila de computadoras zumbando en una línea de mesas blancas. Cada computadora estaba atendida por un miembro del personal de la MDA o un voluntario sentado en una silla rodante.

Rápidamente, la MDA y el Ministerio de Salud reconocieron la ineficiencia del sistema, y la MDA se inspiró para determinar si la persona necesitaba ser examinada, basándose en los criterios del ministerio. Y con la misma rapidez, la línea de ayuda creció… y creció. Hoy en día, hay 500 empleados remunerados que responden a las llamadas de coronavirus y tres veces más voluntarios.

“Recibimos algunas llamadas locas”, dijo Heller con una sonrisa. Una mujer llamó desde aislamiento explicando que quería arreglarse el cabello y quería saber si podía “ir a la peluquería”.

Otra persona llamó preocupada porque el trabajador tailandés de su vecino podría haberla infectado sólo por vivir al lado.

“La gente llama porque tienen fiebre o su bebé tiene fiebre y están convencidos de que tienen el coronavirus”, dijo Heller. “Estamos en la transición entre el invierno y la primavera, y la gente en general va a contraer virus, no sólo el coronavirus”.

En el momento de escribir este artículo, había algo más de 500 israelíes infectados con el nuevo virus. Hasta ahora, ningún israelí ha muerto, pero el MDA está recibiendo 80.000 llamadas preocupadas, dijo Heller.

“La mayoría de estas llamadas se gastan en calmar a la gente y poner todo en proporción”, señaló.

Ofira Israeli fue una de los primeros miembros del personal en ocuparse de la línea directa del coronavirus. Habla ruso, inglés, hebreo, árabe y español. Se hizo eco de los sentimientos de Heller: “Recibimos una variedad de preguntas de todo tipo de civiles e incluso de turistas. Para algunos es: ¿Qué debo hacer si tengo síntomas?”.

Dijo que ocasionalmente una llamada justifica la acción, como el envío de atención médica o el envío de alguien al campo para probar a la persona. Más a menudo, sin embargo, “estamos aquí para calmar la mente de la gente. Están más asustados que enfermos”.

Israeli compartió sobre una llamada que recibió el primer día de una joven madre que había encerrado a su hijo de tres años en su habitación porque se despertó con tos.

“Le pregunté: ‘¿Te fuiste al extranjero?’ Ella dijo que no. Le pregunté si tenían contacto con alguien que supieran que tenía un coronavirus, y dijo que no. Pero había encerrado a su hijo en una habitación”, recuerda Israeli.

Pidió hablar con el niño, que le lloró por teléfono: “No estaba mal, ¿por qué estoy en esta habitación?”, Israeli recordó, con lágrimas hinchándose en las esquinas de sus ojos. Dijo que al final convenció a la madre de que abriera la puerta.

En otra ocasión, recibió una llamada de un hombre de 22 años que había estado en una discoteca en Tel Aviv y se había acostado con dos mujeres que él describió sólo como asiáticas.

“No sabía de dónde eran, pero dijo que tenían ojos asiáticos”, dijo Israel. “Ahora, él estaba tosiendo. Le pregunté si había tenido relaciones sexuales con las mujeres y, en caso afirmativo, si había usado un condón”.

El hombre confirmó que habían estado juntos y que no había usado protección.

“No le temía a las enfermedades de transmisión sexual, sino al coronavirus”, dijo, con la boca abierta.

Israeli dijo que a lo largo de los años ha sido testigo de personas atrapadas en sus coches y de niños pequeños con quemaduras de tercer grado, pero las llamadas del coronavirus son aún más difíciles de digerir para ella.

“Es ilógico. Es psicológico”, dijo al Post. “La gente ha perdido la cabeza”.

El ambiente en el centro de despacho es amigable. Todo el mundo lleva la camisa del MDA, blanca con un logo rojo. Pero el ritmo es rápido y furioso.

Cada mesa está equipada con tecnología avanzada que permite a los despachadores moverse rápido. Heller dijo que la gente viene de todo el mundo para aprender sobre la tecnología de MDA, que fue desarrollada por su propio equipo de 40 programadores.

El sistema está sincronizado con los primeros respondedores de otras 24 organizaciones, en su mayoría haredi (ultra ortodoxas), como United Hatzalah y ZAKA. Cuando llega una llamada, el sistema inmediatamente geotargetas y despachadores del MDA pueden ver a los siete miembros del equipo más cercanos. Puede contactar con las ambulancias, las ambulancias y los coches civiles para responder en tiempo real.

El MDA maneja 2.200 ambulancias, 700 motocicletas y dos helicópteros. Unas 30.000 personas están involucradas con la organización, 2.500 empleados remunerados y el resto voluntarios de todo el espectro religioso, de género y de edad.

La organización se encarga de realizar la mayoría de las pruebas de coronavirus para el Ministerio de Salud y, por lo tanto, ha estado capacitando activamente a nuevas personas para que presten asistencia, incluidos los reservistas de las FDI que han prestado servicios como médicos, así como aproximadamente 700 estudiantes de medicina de cinco facultades de todo el país. Los estudiantes se encuentran en la fase clínica de sus estudios, pero las clases se han interrumpido por el momento debido a la crisis del coronavirus.

“La capacitación de unos 700 tomadores de muestras en dos días, si bien se adhiere a la prohibición de la recolección, es un gran desafío”, explicó Botner. “Por lo tanto, el aprendizaje teórico se está haciendo a distancia, con la ayuda de medios tecnológicos. Esto incluye una aplicación dedicada que se creó de la noche a la mañana, que contiene todo el material de aprendizaje necesario. La práctica, que no puede hacerse a distancia, se llevará a cabo en pequeños grupos en todo el país”.

También se entrenó a unos 500 voluntarios de 15 a 18 años para que contestaran los teléfonos.

Heller dijo que cuando el coronavirus llegó por primera vez a Israel, el MDA hizo alrededor de 400 pruebas por día. Ese número primero se duplicó, y ahora están haciendo alrededor de 2.000 por día. El primer ministro Benjamin Netanyahu dijo que espera alcanzar hasta 5.000 al día.

Hasta ahora, sólo las personas que estaban aisladas se sometían a pruebas de coronavirus, utilizando una prueba conocida como la reacción en cadena de la polimerasa, o PCR screening, que fue inventada en los Estados Unidos en 1983.

Para administrar la prueba, un paramédico del MDA viaja a la casa de un paciente potencial. El paramédico entonces toma una muestra de los dos orificios nasales y la boca de la persona y la refrigera, que luego se entrega a uno de los cinco laboratorios de pruebas de coronavirus de Israel.

Todo este proceso toma alrededor de una hora y media.

La semana que viene, el MDA planea realizar pruebas masivas para detectar a pacientes de coronavirus. Los individuos conducirán hasta grandes tiendas médicas ubicadas estratégicamente a través del país y serán examinados sin tener que salir de su auto.

Esto, dijo el director médico de la MDA, Refael Strugo, debería permitir una prueba más rápida, unos dos o tres minutos por prueba, para ver si alguien está infectado con el nuevo coronavirus. También permitiría al país determinar mejor cuántas personas son realmente portadoras del virus, ya que hasta el 80% de los pacientes son asintomáticos.

Además, el sitio web hebreo Ynet informó el jueves que a partir del domingo el Ministerio de Salud permitirá a las clínicas israelíes hacer pruebas a los pacientes que no se sabe que estén expuestos al coronavirus. Según el informe, las pruebas se realizarán en clínicas especiales que están diseñadas para que aquellos que visiten con fiebre y síntomas respiratorios no infecten a otros.

Las muestras recogidas en estas clínicas también podrían ayudar a localizar a otros que necesitan ser aislados.

Heller dijo que al principio los voluntarios de la MDA estaban siendo condenados al ostracismo por probar a aquellos potencialmente infectados con el coronavirus.

Relató cómo uno de sus voluntarios de la MDA participó en la misión de llevar a los israelíes que habían estado a bordo del “crucero del coronavirus” Diamond Princess desde el aeropuerto Ben-Gurion al Centro Médico Sheba, Tel Hashomer, y luego fue condenado al ostracismo por su lugar de trabajo.

“Estaba tan orgullosa de ello”, dijo. “Pero al día siguiente, cuando regresó al trabajo, la enviaron a casa y dijeron que no la querían en la oficina”.

Poco a poco, dijo, esto ha empezado a cambiar.

El Jefe Bin ha estado en su puesto durante 15 años. Dijo que ha “visto mucho” como gerente del MDA, desde la Segunda Guerra del Líbano hasta la “intifada de los cuchillos”, “pero no recuerdo tanto la necesidad de responder a tantas llamadas tan rápidamente”.

“Nos desafía”, dijo. “Realmente estamos trabajando las 24 horas del día”.

Pero explicó que cree que el coronavirus está preparando a su equipo para cualquier futuro desastre nacional o de otro tipo.

“El coronavirus está mostrando al país de lo que estamos hechos”.

Fuente: https://israelnoticias.com/seguridad/maguen-david-adom-guerra-coronavirus/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+israelnoticiascom+%28Noticias+de+Israel%29
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario