Muertes por coronavirus en Irán serían hasta cinco veces mayores que las cifras oficiales

El Dr. Rick Brennan, Director de Operaciones de Emergencia del Programa de Emergencias de la Organización Mundial de la Salud, dijo el lunes que el número de muertes por coronavirus en Irán podría ser hasta cinco veces mayor que las cifras oficiales publicadas por el Ministerio de Salud iraní.


Irán cuenta oficialmente con 853 muertes y 15.000 infecciones, pero Brennan temía que las verdaderas estadísticas pudieran ser mucho más altos debido a las limitadas pruebas.

“Hemos dicho que el eslabón más débil de su cadena son los datos. Están incrementando rápidamente su capacidad para hacer pruebas y así los números subirán”, dijo Brennan, que visitó Irán la semana pasada. Estimó que sólo uno de cada cinco casos de coronavirus ha sido identificado correctamente en Irán.

Brennan también estaba profundamente preocupado por Siria, cuya larga guerra civil, con la participación iraní, destruyó muchas instalaciones médicas y dejó a otras desesperadamente estresadas, mientras que un millón de sirios desplazados viven entre las ruinas o se apiñan en abarrotados campos de refugiados. Siria no ha informado oficialmente de ningún caso de coronavirus todavía.

“Estamos muy preocupados. Todos los países circundantes han documentado casos”, dijo.

Una fuente de la Fuerza de Combate contra el Coronavirus de Irán dijo a Radio Farda el lunes que los datos de los hospitales indican que el verdadero número de muertes en Irán ya es de más de 2.000 y probablemente más del triple de la cuenta oficial de 853. La fuente habló de forma anónima por temor a su seguridad.

“Es absolutamente cierto que el sistema político considera que las cifras de muertes por coronavirus son un asunto de seguridad nacional, la Guardia Revolucionaria por ejemplo, e insiste en ocultar los hechos como muchas otras cosas que el público nunca ha tenido conocimiento. Sin embargo, el enfoque del Ministerio de Salud, si no completamente pero al menos en gran medida, se basa en protocolos y procedimientos médicos, no en consideraciones políticas”, explicó la fuente iraní.

El propio examen de los datos de las autoridades provinciales iraníes y de los medios de comunicación locales realizado por Radio Farda confirmó al menos 1.300 muertes y 3.200 personas hospitalizadas en 30 de las 31 provincias de Irán.

Según Radio Farda, muchos iraníes culpan al Líder Supremo, el Ayatolá Alí Khamenei, y a sus “partidarios de la línea dura” de la epidemia porque ocultaron deliberadamente el brote temprano en la ciudad de Qom para mantener una mayor participación en las elecciones parlamentarias del 21 de febrero. Jamenei dijo que los primeros informes de una epidemia en Qom eran mera propaganda “enemiga” para ahuyentar a los votantes de las urnas.

El grupo de oposición iraní PMOI/MEK afirmó durante el fin de semana que ha habido más de 4.900 muertes por coronavirus, acusando al régimen de ocultar deliberadamente la mayoría de ellas porque teme una reacción pública que llenaría las calles de manifestantes. Según PMOI/MEK, cientos de personas han muerto incluso en las ciudades iraníes más pequeñas, una de las cuales se vio obligada a empezar a almacenar los cadáveres en contenedores refrigerados que normalmente se utilizan para guardar frutas y verduras.

El grupo de la oposición logró que algunos funcionarios iraníes dejaran constancia de sus quejas por la incompetencia del gobierno y el temor a la inestabilidad política:

“El objetivo de varios funcionarios en sus comentarios sobre un ataque bioterrorista es referir todos los problemas resultantes de la crisis de gestión de COVID-19 a enemigos extranjeros… Sin embargo, es más probable que un enemigo con el nombre de mala gestión sea mucho más probable que un ataque biológico de nuestros enemigos”, dijo Amir Khojasteh, vicepresidente de un comité en el Malis (parlamento) del régimen.

“Perdimos mucho tiempo… no había ningún plan estratégico para utilizar la experiencia de otros países y tal vez algunas medidas se llevaron a cabo con retrasos drásticos… Actualmente estamos presenciando un crecimiento exponencial del número de casos de coronavirus en Teherán, y la provincia de Teherán tiene muchos más casos en comparación con otras provincias… y nuestro personal médico podría estar completamente agotado en el futuro”, dijo Alireza Zali, un alto funcionario de la sede anticoronavirus de Teherán.

“Debemos admitir que hemos perdido una oportunidad de oro y debemos compensar… el número de casos de coronavirus está aumentando exponencialmente… el virus se ha convertido en una pandemia… el personal médico en Mashhad está agotado… la palabra pandemia es horrible. Esta situación puede escalar y salirse de nuestro control”, dijo el alcalde de Mashhad, la segunda ciudad más grande del país situada en el noreste de Irán.

También hay una creciente preocupación entre los funcionarios del régimen por las protestas que están surgiendo en Irán.

“Más allá de las amenazas extranjeras, los asuntos internos como las revoluciones de protesta, los golpes de Estado, el hambre y las epidemias pueden perturbar la seguridad y la estabilidad de un país, e incluso llevar a un completo desmoronamiento… la crisis del coronavirus en Irán, unida a acontecimientos anteriores, incluyendo los incidentes de noviembre de 2019, llevará a más protestas”, dice un análisis en el diario estatal Mizan. Los militares y los Guardias Revolucionarios (IRGC) del país pueden “hacerse cargo de la seguridad del país e imponer las restricciones necesarias para disminuir la preocupación por la propagación de un virus”. Esto indica además que la principal preocupación del régimen es que las amenazas a la seguridad perturben la estabilidad de su ya frágil aparato.

Según se informa, un iraní que vive en Isfahan dijo a PMOI/MEK que el gobierno de Irán podría haber propagado el coronavirus “intencionadamente” para “desviar la atención de su desorden y sus crímenes” y aplicar la ley marcial para controlar los disturbios políticos antes de las celebraciones del Año Nuevo iraní en marzo.

Otro informe de PMOI/MEK del lunes sugería fuertes “luchas políticas internas entre los mulás” durante la epidemia y actualizaba el número total de muertos, en gran parte no reportados, a más de 5.500.

Se dijo que algunas de estas luchas internas eran causadas por la resistencia religiosa y política a las medidas de cuarentena efectivas, incluyendo a los de línea dura que se niegan a reasignar fondos del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC) y sus operaciones terroristas en el extranjero. En el informe se acusaba al gobierno central de frustrar los esfuerzos de los gobernadores provinciales por imponer cuarentenas porque el presidente Hassan Rouhani está celoso de su poder y es reacio a adoptar medidas extremas que revelen la verdadera gravedad del brote, lo que hace que el público se enoje aún más por la forma en que su administración manejó la respuesta temprana al coronavirus.

Fuente: Breitbart
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario