¿Siria ha reactivado su programa de armas químicas?

Los informes de los medios de comunicación de Siria sobre los ataques aéreos israelíes, presuntamente lanzados a principios del 5 de marzo en el centro y el sur de Siria, pueden ser una señal de que Damasco ha renovado su programa de armas químicas.


Según Yedioth Ahronoth, se cree que uno de los objetivos alcanzados en el centro de Siria fue una instalación de producción de armas químicas.

Si esto es así, el régimen sirio ha vuelto a sus perversas costumbres y sigue activo en el desarrollo de armas químicas, a pesar de los esfuerzos de la comunidad internacional por disolver el programa de Damasco, dijo el domingo el profesor Eyal Zisser, profesor del Departamento de Historia del Oriente Medio de la Universidad de Tel Aviv, al Jewish News Syndicate.

Los observadores internacionales han expresado su preocupación por el hecho de que Siria haya reiniciado su programa químico. El régimen dirigido por el presidente sirio Bashar Assad ha utilizado repetidamente armas químicas contra sus propios ciudadanos suníes para llevar a cabo matanzas masivas durante la guerra civil.

Otros objetivos alcanzados en los ataques atribuidos a Israel parecían incluir posiciones de células terroristas en el sur de Siria, que el Irán y Hezbollah estaban estableciendo como parte de su esfuerzo a largo plazo para crear capacidad de ataque contra Israel.

Esos ataques parecen reflejar el hecho de que la política iraní de atrincheramiento militar y terrorista en Siria sigue vigente, a pesar de la probable desaprobación de Rusia, el principal socio de la coalición pro-Asad, que tiene su propia visión de Siria que no incluye la dominación iraní.

Bajo la dirección del difunto Comandante de la Fuerza Quds iraní, el General de División Qassem Soleimani, los iraníes desplegaron armas avanzadas, como misiles de crucero, en Siria e intentaron crear bases de misiles guiados de precisión en todo el país para amenazar a Israel.

Israel ha dejado claro, mediante la acción y la palabra, que no tolerará la presencia de esas armas en Siria -o en el Líbano- y que está dispuesto a tomar medidas militares para detener su llegada.

Tras años de lucha en una brutal guerra civil que ha costado la vida a más de medio millón de personas, el régimen de Assad ha recuperado más del 70% del territorio sirio, con la ayuda del eje iraní y el poder aéreo ruso. Siria sigue acogiendo a las fuerzas iraníes que ven su intervención en la guerra civil como una oportunidad para convertir a Siria en una plataforma de ataque militar contra Israel.

El nuevo jefe de la fuerza Quds, el Mayor General Esmail Ghaani, reemplazó a Soleimani después del asesinato del avión teledirigido de EE.UU. el 3 de enero en Bagdad, un ataque que reabasteció la disuasión americana en la región y causó que los iraníes volvieran a calcular sus acciones en relación con los ataques a las fuerzas o intereses de EE.UU.

Aún así, es demasiado pronto para decir cómo el liderazgo de Ghaani afectará a las acciones iraníes en Siria, particularmente cuando se trata de Israel.

“Soleimani estableció el esquema, y esto continúa”, dijo Zisser. “No creo que Ghaani haya tenido aún la oportunidad de tener su propia influencia. Supongo que esto [las últimas actividades iraníes en Siria] es una continuación de lo que ha ocurrido en el pasado, y que Ghaani, mientras tanto, continúa sin un cambio dramático y agudo en la tendencia. Tendremos que seguir esperando para eso”.

Las crecientes tensiones entre Teherán y Ankara

Mientras tanto, la inestable tregua acordada por Turquía y Rusia en la región Idlib de Siria, diseñada para detener el combate entre las fuerzas del régimen turco y de Assad, parece incierta. Casi un millón de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en los últimos tres meses mientras Damasco y sus aliados tratan de retomar la última zona bajo control rebelde en el noroeste de Siria.

En los combates posteriores se han producido intercambios de fuego mortales entre el ejército turco, que respalda a algunos de los grupos rebeldes, y el régimen de Assad y sus milicias aliadas. No hay implicaciones inmediatas de estos combates para Israel, pero las crecientes tensiones entre Ankara y Teherán no pueden considerarse un desarrollo geoestratégico negativo desde la perspectiva israelí, argumentó Zisser.

“El hecho de que el asunto no se haya resuelto de inmediato muestra los límites del poder de Rusia”, dijo. “Y por lo tanto, esto también significa que Israel todavía tiene una oportunidad de seguir actuando en Siria” contra el atrincheramiento iraní.

Por: Yaakov Lapin / En: Israel Hayom / Traducción de Noticias de Israel
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario