COVID-19 y el OIEA: ¿Cuál es la situación en torno al programa nuclear de Irán?

En el momento más álgido de la epidemia de COVID-19 en la República Islámica del Irán, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) sufrió una preocupante ralentización de las inspecciones. Ahora se está recuperando. Los funcionarios del OIEA dicen que equipos de inspectores están volando de ida y vuelta desde Teherán.


El Director General del OIEA, Rafael M. Grossi, anunció que por primera vez en la historia del organismo de control nuclear de las Naciones Unidas, está utilizando vuelos chárter de aviones para realizar visitas de control. Un alto funcionario del OIEA comentó a su equipo que está muy satisfecho con la solución, diciendo de ahora en adelante, “El cielo es nuestro límite”.

Estos acontecimientos positivos se producen en un momento en que el OIEA está vigilando de cerca la reducción constante por parte de Irán de sus compromisos con el acuerdo nuclear de 2015, o Plan de Acción Integral Conjunto. El OIEA informó el mes pasado de que Teherán dispone ahora de uranio de bajo enriquecimiento adecuado para más de un arma nuclear, y está desplegando constantemente centrífugas avanzadas para permitirle enriquecer uranio a un ritmo más rápido.

Simultáneamente, el OIEA está llevando a cabo una investigación sobre las presuntas violaciones por parte de Irán de sus obligaciones en virtud del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), entre ellas la denegación de acceso a dos emplazamientos y la negativa a responder a preguntas sobre otro asunto. La información de la inteligencia israelí llevó al OIEA en abril de 2019 a detectar también partículas de uranio refinado no declaradas en un sitio en el barrio de Turquz-Abad de Teherán. Los funcionarios iraníes aún no han dado explicaciones.

El hecho de que el OIEA pueda continuar su importante labor, incluida la obtención de acceso físico inmediato y sin restricciones a los emplazamientos nucleares, tendrá graves ramificaciones para la salvaguardia de las actividades nucleares de Teherán y la aclaración de las infracciones de las salvaguardias pasadas y posiblemente en curso. El organismo tendrá que protegerse contra cualquier intento de Irán de evitar cuestiones difíciles o de explotar la crisis sanitaria con fines de proliferación.

Los esfuerzos del OIEA en Irán se desarrollan actualmente en dos vías distintas. Está llevando a cabo una investigación sobre el presunto material y actividades nucleares no declarados, al tiempo que aplica las salvaguardias de rutina en las instalaciones nucleares de la República Islámica. Según los datos más recientes que figuran en el informe del OIEA sobre la aplicación de salvaguardias para 2018, de las 421 inspecciones totales que el organismo realizó ese año en 59 países, 385 tuvieron lugar en las 21 instalaciones nucleares del Irán. Además, se realizaron visitas de “acceso complementario” a otros lugares de interés para el OIEA, de conformidad con el Protocolo Adicional de Irán. Por lo tanto, la tarea del organismo de salvaguardar el programa nuclear de Irán es importante, y una misión que se complica con una pandemia.

En los últimos dos años, la OIEA obtuvo nueva y sorprendente información del gobierno de Israel sobre material y actividades nucleares potencialmente no declaradas en Irán. En enero de 2018, el Mossad incautó un vasto archivo de los archivos nucleares de Irán de las bóvedas cerradas en un almacén de Teherán.

El contenido del archivo detallaba un vasto programa iraní anterior a 2003 destinado a desarrollar una o dos armas nucleares por año. La información dirigía al OIEA a nuevos sitios, personal y actividades de interés. Aunque muchas de las actividades descritas ocurrieron mucho antes de la negociación del PCJ, algunas pueden continuar, según los memorandos iraníes que figuran entre los documentos. La información del archivo ha sido corroborada por otros gobiernos y expertos no gubernamentales.

Irán no ha reaccionado bien al descubrimiento, negando la autenticidad de los materiales. Sin embargo, en los últimos meses, altos funcionarios del OIEA se han reunido con funcionarios iraníes para plantear difíciles cuestiones técnicas sobre estos asuntos, algunas de las cuales se trataron en el informe de salvaguardias del OIEA sobre el TNP de marzo. Esto incluye la denegación de acceso de Irán a los dos sitios sospechosos y su negativa a responder a preguntas directas sobre esos sitios y otro asunto.

Hasta ahora, según informan en privado los funcionarios del OIEA, el organismo está decidido a seguir presionando a Irán para que apruebe el acceso sin restricciones a los sitios. El Director General Grossi también está planeando una visita a finales de abril para asegurarse de que las peticiones de la OIEA están progresando en la dirección correcta.

Para contrarrestar las demandas de la OIEA, Irán ha declarado su deseo de negociar una “hoja de ruta” para eventualmente discutir las solicitudes de la agencia para visitar los dos sitios y temas relacionados. Viendo esto como una táctica dilatoria, según los funcionarios del OIEA, la agencia dijo a Irán que sólo está dispuesta a discutir asuntos técnicos y logísticos específicos relacionados directamente con los parámetros de la visita y continúa exigiendo un acceso inmediato y sin restricciones.

Teherán ha utilizado tácticas de dilación similares en el pasado, que suelen tener dos objetivos principales. El primero es ganar tiempo para permitir a los funcionarios “organizar” los sitios sospechosos – en realidad, los esfuerzos de saneamiento que implican la limpieza, el alejamiento de materiales y máquinas, y el raspado o el recubrimiento de la tierra para derrotar el muestreo ambiental del OIEA. Irán ha emprendido esos esfuerzos en muchos otros sitios en el pasado, y más recientemente en el almacén de Turquz-Abad, donde el OIEA encontró uranio.

El otro objetivo de Irán es indicar que se está cooperando con las investigaciones del organismo, con la esperanza de que mientras tanto disminuya la presión de la Junta de Gobernadores del OIEA. Tales tácticas son frecuentemente exitosas con los rusos y los chinos.

En particular, la investigación del OIEA sobre el cumplimiento del TNP en Irán es una investigación renovada, que se reinició tras la instalación de un nuevo director general en diciembre pasado. El JCPOA cerró por error una investigación anterior sobre las dimensiones militares de las actividades nucleares de Irán. Sobre esta base, Irán niega ahora que deba responder a ninguna de las preguntas del OIEA sobre su pasado.

Después de que comenzó la desaceleración del COVID-19 de marzo, se informa que el organismo ha vuelto a actuar en Irán para aplicar rutinariamente las salvaguardias. Parece que ha vuelto a un ritmo casi normal de realizar inspecciones físicas en la República Islámica después de superar varios obstáculos.

El mes pasado, los planes de viaje de los inspectores a Irán se cancelaron abruptamente y varios funcionarios fueron puestos temporalmente en cuarentena en hoteles de Teherán. El OIEA incluso contempló la posibilidad de instalar medidas adicionales de vigilancia a distancia en los emplazamientos nucleares de Irán en sustitución de las inspecciones propiamente dichas. Desde el 16 de marzo, las oficinas del OIEA en Viena están cerradas y sus funcionarios trabajan desde sus casas.

Grossi, del OIEA, explicó en una declaración en vídeo que el brote de coronavirus “está poniendo un enorme desafío frente a todo el mundo”. La OIEA no es una excepción”.

Sin embargo, Grossi declaró que “se espera que las operaciones del OIEA continúen con una interrupción mínima en estas circunstancias extraordinarias”. La salvaguardia de los materiales nucleares en todo el mundo no se detendrá ni un solo minuto”, explicó. En una declaración separada a The Jerusalem Post, un portavoz del OIEA reiteró, de manera similar, que el organismo no está deteniendo su trabajo en Irán “ni un solo minuto”.

Según un funcionario del OIEA, un equipo voló a Irán el 17 de abril, y otro equipo llegará a finales de mes. Durante su última visita, la OIEA también trasladó a Teherán dos máquinas de pruebas de coronavirus. Los inspectores también visitaron la Central Nuclear de Bushehr. Aunque el transporte aéreo y las visitas físicas a ciertos sitios en las zonas de mayores brotes de COVID-19 han sido más limitados, el OIEA tiene la intención de visitar todos los sitios necesarios.

Para alentar a los inspectores a continuar su trabajo durante el brote, el director general decidió permitir la paga por riesgo. Cada inspector tendrá derecho a una bonificación especial, un “subsidio de viaje para misiones críticas”, por un valor de hasta 1.600 dólares al mes y basado en los días reales de trabajo sobre el terreno.

Los funcionarios del OIEA también declararon que la vigilancia remota y electrónica sigue en vigor en los dos sitios de enriquecimiento declarados por Irán, Natanz y Fordow, y que continúa realizando inspecciones físicas. El OIEA está rastreando la producción y acumulación de uranio en esas instalaciones, así como la investigación y el desarrollo de centrifugadoras que está llevando a cabo Irán. La instalación y el funcionamiento de otras centrífugas avanzadas y la acumulación por parte de Irán de grandes cantidades de uranio poco enriquecido siguen violando el acuerdo nuclear. Así pues, el organismo puede rastrear la medida en que Irán está superando continuamente los límites. El OIEA comunicó sus datos más recientes sobre el incumplimiento del Acuerdo sobre la Aplicación Conjunta de la Convención por parte de Irán en un informe de salvaguardias separado.

Durante el brote de COVID-19, el OIEA debe seguir presionando a Irán para que coopere con su investigación y permita visitas inmediatas y sin restricciones a los sitios sospechosos. A pesar de las salvaguardias del OIEA, Irán sigue ampliando su programa de enriquecimiento a niveles amenazantes. Como se ha señalado anteriormente, actualmente dispone de uranio poco enriquecido adecuado para más de un arma nuclear y sigue instalando centrifugadoras más rápidas.

El organismo debería tomar precauciones relacionadas con la pandemia para sus inspectores, pero mantener inspecciones físicas regulares en todos los emplazamientos nucleares iraníes. Es probable que Teherán explote cualquier reducción de la vigilancia y podría utilizar la pandemia como excusa para negar o retrasar el acceso. Si fabricara una crisis de acceso con el pretexto de una cuestión relacionada con COVID-19, Teherán podría desviar el uranio y seguir enriqueciéndolo en instalaciones clandestinas, utilizando capacidades de centrifugado avanzadas más recientes y fáciles de ocultar.

Los mecanismos de vigilancia a distancia que ya emplea el OIEA son importantes, pero sólo para mejorar su misión. El OIEA no debe depender en gran medida de ellos en el supuesto erróneo de que pueden sustituir a la información obtenida mediante visitas físicas. Tampoco debería arrastrar al organismo a prolongados debates sobre una hoja de ruta para el acceso, que en última instancia no servirá para nada.

La Junta de Gobernadores del OIEA debería apoyar la investigación de la agencia y votar una resolución para condenar cualquier falta de cooperación de Irán. Si continúa con su actitud obstruccionista, la junta debería votar para remitir el asunto al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para la reimposición de las sanciones levantadas en virtud del acuerdo nuclear. Sólo la unidad internacional frente a la obstrucción continua de Teherán dará resultados.

Fuente: The Jerusalem Post / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario