¿Cuáles será la nueva estrategia de Israel contra el coronavirus?

Después de semanas de casi cierre, el gobierno se reunirá el jueves para considerar la siguiente fase: Una estrategia de salida para el Estado de Israel.


En las últimas semanas, el Consejo de Seguridad Nacional (NSC) ha recibido planes de los ministerios de Finanzas y Salud y equipos de académicos, científicos, matemáticos, economistas y otros, muchos de los cuales están en desacuerdo entre sí, y ha considerado todos estos planes. El jueves, el Consejero de Seguridad Nacional Adjunto Eytan Ben-David presentará al primer ministro varias alternativas.

Hay dos puntos de vista opuestos y varios planes en el medio.

El Ministerio de Salud cree que la vuelta al trabajo y a la vida diaria sólo puede hacerse cuando el país vea unos 10 nuevos pacientes por día. Hasta el lunes, todavía había cientos de nuevos pacientes diagnosticados con el nuevo coronavirus cada día. El Ministerio argumenta que si el país se abre demasiado rápido, todo su trabajo para reducir la infección y “aplanar la curva” se deshará.

Por otro lado, el Ministerio de Finanzas argumenta que la economía no puede soportar mucho más las restricciones actuales. Más de un millón de personas están sin trabajo y la tasa de desempleo es del 26.1%. El ministerio argumenta que Israel debe moverse rápido, o la economía no podrá recuperarse.

¿Cuáles son algunas de las propuestas que el NSC está considerando y que podrían ser presentadas al Primer Ministro Benjamín Netanyahu?

El Ministerio de Finanzas quisiera ver una acción inmediata después de la Pascua, pero tiene un plan que tomará alrededor de seis semanas para ser completado.

La etapa 1 comenzará inmediatamente después de la Pascua, con el retorno del 50% de la fuerza de trabajo. Al mismo tiempo, como ya ha sido aprobado, los centros de educación especial reanudarán sus operaciones. Los preescolares también comenzarán de nuevo, con clases más pequeñas o niños que asisten por turnos. El transporte público también se incrementará para acomodar a los trabajadores adicionales.

La segunda etapa se extenderá desde el 3 de mayo hasta el 17 de mayo, momento en el que otro 35% de los trabajadores regresará, lo que elevará la fuerza de trabajo activa al 85%. Los niños de los grados 1 a 3 también comenzarían de nuevo la escuela, aunque de nuevo en aulas o turnos más pequeños. Se abrirían centros comerciales y algunos centros recreativos o cafeterías, pero operando bajo las restricciones del Ministerio de Salud.

Y finalmente, en la etapa 3, que comenzaría el 18 de mayo y terminaría el 30 de mayo, el resto de la economía se reanudaría gradualmente, mientras el público sigue a distancia social, mantiene una buena higiene y usa máscaras.

Otras ideas que el plan ofrece: Permitir que las personas con menor riesgo de infección mortal, personas menores de 65 años sin condiciones médicas subyacentes, vuelvan a trabajar primero, así como reabrir los negocios que más contribuyen a la economía, como la alta tecnología, las grandes empresas industriales y la industria financiera.

Además, sobre la mesa: Sólo pedir a los maestros menores de 50 años sin condiciones médicas preexistentes que vuelvan a trabajar, que es alrededor del 75% del personal educativo del país.

Según el plan del Ministerio de Finanzas, las personas mayores se quedan en casa indefinidamente.

Instituto Gertner: Limitado y retrasado

El Instituto Gertner, que asesora al Ministerio de Sanidad, publicó un extenso informe en el que se detalla por qué sería difícil aplicar cualquier estrategia de salida en las circunstancias actuales. Recomienda que en esta fase no se abran centros preescolares ni escuelas primarias.

Según el informe, el sistema de aislamiento e investigación epidemiológica ha fallado hasta ahora, y el plan de salida debería limitarse y retrasarse hasta que el país pueda asegurar lo siguiente: el público se adherirá a las medidas de distanciamiento social destinadas a reducir la infección; se pondrá en marcha un sistema de pruebas más amplio y rápido, seguido de un aislamiento inmediato de las personas con las que una persona infectada estuvo en contacto; un sistema para filtrar la entrada al país de personas procedentes del extranjero; el aislamiento de las zonas con un alto nivel de infección con protocolos de tratamiento especiales en esas zonas; el aumento de la capacidad de las unidades de cuidados intensivos; y un plan para mejorar la atención a las personas de edad avanzada y a las poblaciones de riesgo.

Universidad de Bar-Ilan: Bloqueos alternos

Un equipo de investigadores de la Universidad de Bar-Ilan, dirigido por Baruch Barzel del Departamento de Matemáticas, ha recomendado cierres alternados.

Primero, la población se dividirá en dos grupos, dijo Barzel al Jerusalem Post. Estos grupos alternarán entre el cierre y la actividad rutinaria en una sucesión semanal. Al mismo tiempo, aquellos que muestren síntomas del nuevo coronavirus, fiebre, tos o dificultad para respirar, serán aislados.

Estos dos grupos de ciudadanos tendrán poca o ninguna interacción, lo que ya frenaría la propagación del coronavirus. También se aislará a los “diseminadores invisibles”, aquellos que son asintomáticos o que se infectaron durante su semana activa y no muestran síntomas hasta más adelante en el período de incubación.

Barzel dijo que mientras estén en casa durante la siguiente semana inactiva, lo más probable es que empiecen a mostrar síntomas, y por lo tanto permanezcan en aislamiento hasta que se recuperen completamente. Si no muestran síntomas, lo más probable es que no estén infectados y puedan participar en actividades sociales y profesionales durante su semana activa.

El Instituto de Ciencias Weizmann: Bloqueos intermitentes

Otro equipo de investigadores, del Instituto de Ciencias Weizmann, tiene una propuesta similar a la de Bar-Ilan, pero en su propuesta todos, incluyendo los niños, vuelven a sus vidas normales durante cuatro días, y luego se encierran durante 10. Esto, de acuerdo con la propuesta, permitiría a aquellos que se infecten durante el período abierto, ser inmunes en casa.

El plan, dirigido por el profesor Uri Alon, sugiere que después de varios ciclos de este tipo, el número de personas infectadas se reducirá drásticamente.

“La gente ocupará una posición del 40% en lugar de estar completamente desempleada – un cambio de juego económico y psicológico”, explica Weizmann en su página web.

Este plan requiere periodos más largos de confinamiento porque el rango actual estimado oficialmente para el periodo de incubación del coronavirus oscila entre dos y 14 días.

El CEO de Mobileye, Amnon Shashua: Cuarentena selectiva basada en el riesgo

Bajo un plan ideado por el CEO de Mobileye, Amnon Shashua, y el profesor de informática de la Universidad Hebrea, Shai Shalev-Shwartz, la población se divide en grupos de bajo y alto riesgo.

Las personas menores de 67 años y sin condiciones médicas subyacentes, que tienen un bajo riesgo de infectarse mortalmente con el coronavirus, pueden volver a la vida como de costumbre mientras siguen ciertos protocolos de distanciamiento.

Los mayores de 67 años o con comorbilidades, que son de alto riesgo, se quedarían en casa y serían puestos en cuarentena quirúrgica, se les haría un examen tan pronto como presenten síntomas de coronavirus. Si las personas resultan positivas, se les pone en cuarentena, se realiza un seguimiento epidemiológico y se aísla a todos aquellos con los que estuvieron en contacto.

La población de alto riesgo será liberada gradualmente.

Se están considerando otras ideas:

Una idea es centrar una estrategia de salida únicamente en torno a la edad y el riesgo de complicaciones, manteniendo el alto riesgo bajo llave y reduciendo las restricciones a los demás por etapas.

Otra idea es basar la estrategia de salida en la geografía. Las “zonas verdes”, aquellas con un bajo nivel de infección, saldrían primero, mientras que las “zonas rojas” permanecerían restringidas.

Se podría aplicar un principio similar a las empresas, en virtud del cual las industrias o empresas se etiquetarían de verde, amarillo o rojo. Las empresas verdes, aquellas cuyos productos son esenciales para el público- se abrirían primero. Las amarillas se abrirían en segundo lugar, aquellas que no son necesarias pero que se beneficiarían al reanudar el trabajo. Y los rojos, industrias como el turismo, que, aunque se abrieran, no tendrían trabajo que hacer, se abrirían en último lugar.

Es probable que el gobierno sólo evalúe las primeras etapas de cualquier estrategia de salida y no considere asuntos que podrían ser relevantes en el futuro, como la aviación. Además, cualquier plan de salida requerirá que se evalúe la situación en cada etapa: toma alrededor de dos semanas determinar si alguna etapa ha llevado a un aumento de las infecciones.

Fuente: Jerusalem Post

https://israelnoticias.com/seguridad/nueva-estrategia-israel-coronavirus/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+israelnoticiascom+%28Noticias+de+Israel%29

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario