¿El coronavirus podrá traer paz entre israelíes y árabes?


Por Iona Hirsch

En una región infame por su tensión sectaria, el coronavirus ha catalizado una alianza improbable entre los gobiernos israelí y palestino. El martes pasado, la rama palestina de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU elogió “la cooperación sin precedentes en los esfuerzos destinados a contener la epidemia” entre las autoridades israelíes y palestinas en su informe preliminar de situación de emergencia. Los respectivos gobiernos del Estado judío y de los territorios controlados por la Autoridad Palestina, en un estado de conflicto aparentemente eterno, se encuentran unidos por primera vez en su lucha contra un enemigo común.

A pesar de la perpetua tensión, las economías de Israel y la Autoridad Palestina están estrechamente entrelazadas. Ambos dependen en gran medida del turismo internacional para sus lugares históricos y religiosos de fama mundial. El año 2019 fue un año de récord para las industrias turísticas de ambas economías; Israel recibió 4.55 millones de turistas, la cifra más alta hasta la fecha, que añadió 23.000 millones de shekels a la economía, mientras que Palestina también registró cifras récord, superando los 3 millones de visitantes. Millones de turistas viajan a los lugares santos de los países cada año, haciendo una peregrinación a la Jerusalem de Israel y al Belén de Palestina, donde se dice que nació Jesús. A pocos kilómetros de distancia, estas dos ciudades han sido las más afectadas de la región durante la pandemia. El número de casos confirmados en Jerusalem supera los 1.700, mientras que en Belén hay más de 150, y ambos gobiernos temen un número mucho mayor de casos no confirmados.

“Se sabe poco sobre la colaboración de los operadores turísticos israelíes y palestinos”, dice Yossi Orbach, Director General del principal operador turístico de Israel, Tourist Israel, “nos mantenemos en estrecho contacto con nuestros socios palestinos y los apoyamos en estos tiempos difíciles”. Esta crisis ha hecho que muchos israelíes se den cuenta ahora de que tenemos muchas más similitudes con los palestinos que diferencias”. Tourist Israel opera un tour diario por Jerusalem, el Mar Muerto y Belén y un tour anual de Nochebuena en Belén en estrecha colaboración con un operador local palestino. El fundador de Tourist Israel, Ben Julius, se enorgullece en dar la bienvenida a los turistas para que experimenten el Israel y la Palestina que los medios de comunicación no destacan. Señala la fotografía viral de dos voluntarios del Maguen David Adom, uno judío y otro musulmán, que se toman un descanso de salvar vidas para rezar juntos. “Esta foto es tan conmovedora y ha atraído con razón mucha atención, pero para muchas personas, esta es la vida en Israel. Hay mucha coexistencia e interconexión que el resto del mundo no ve. La industria del turismo ha desempeñado un papel vital en la promoción de la colaboración entre israelíes y palestinos, y puede servir de ejemplo para otros sectores también”.

Las cooperaciones económicas son vitales también en otros sectores: aproximadamente 120.000 trabajadores palestinos trabajan en Israel en los ámbitos de la construcción, la agricultura y los servicios. Las restricciones de viaje impuestas para luchar contra el coronavirus han obligado a los funcionarios de los gobiernos israelí y palestino a trabajar juntos para encontrar soluciones destinadas a reducir el riesgo de transmisiones transfronterizas, tratando al mismo tiempo de reducir al mínimo la perturbación de los puestos de trabajo y la mano de obra de la que dependen ambas economías. Para lograrlo, Israel aprobó por primera vez que decenas de miles de jornaleros palestinos pasen la noche dentro de sus fronteras e incluso ayuda a organizar soluciones de alojamiento para ellos.

Israel también ha facilitado la formación médica y ha transferido 120 millones de shekels a la Autoridad Palestina la semana pasada. El gobierno también está trabajando con Jamie McGoldrick, el Coordinador Especial Adjunto de la ONU para el Medio Oriente, para recaudar donaciones para proyectos ambientales en Judea, Samaria y equipo de protección para Gaza. Israel ya ha entregado más de 1.000 unidades de pruebas de coronavirus y miles de equipos de protección personal a los hospitales palestinos. Además, el gobierno israelí ha confirmado que su Agencia de Inteligencia del Mossad ha recibido órdenes de acelerar las compras mundiales de ventiladores que salvan vidas, no sólo para sus ciudadanos israelíes, sino también para los hospitales palestinos. Tales esfuerzos en nombre de Israel para utilizar el Mossad con el propósito de salvar vidas palestinas no tiene precedentes.

Los esfuerzos conjuntos y la buena voluntad sobre el terreno se están desarrollando también a nivel de liderazgo: En la llamada del miércoles entre el presidente israelí Reuven Rivlin y el presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas para discutir la pandemia, Rivlin fue optimista: “nuestra capacidad de trabajar juntos en tiempos de crisis es también un testimonio de nuestra capacidad de trabajar juntos en el futuro por el bien de todos nosotros”. En este tiempo devastador del coronavirus, ¿será la colaboración sin precedentes entre estos dos gobiernos el resquicio de esperanza para catalizar el proceso de paz en Oriente Medio?

Fuente: Jerusalem Post

https://israelnoticias.com/proceso-de-paz/coronavirus-paz-israelies-arabes/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+israelnoticiascom+%28Noticias+de+Israel%29

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario