El Kinneret o Mar de Galilea en Israel está casi lleno y eso es importante no sólo por hidrología

Situado en el norte de Israel, el Kinneret es el lago de agua dulce más bajo del mundo, a unos 210 metros bajo el nivel del mar.


Durante mucho tiempo, la escasez de agua representó uno de los principales desafíos de Israel. Sin embargo, al iniciarse el tercer decenio del siglo XXI, esto ya no es cierto, gracias al rápido avance de las tecnologías relacionadas con el agua que han podido convertir recursos antes inutilizables – mares y aguas residuales – en importantes suministros. Sin embargo, muy pocos en el país no se han regocijado con el hecho de que durante los dos últimos inviernos el nivel del Kinneret (Mar de Galilea) ha ido en aumento.

Situado en el norte de Israel, el Kinneret es el lago de agua dulce más bajo del mundo, a unos 210 metros bajo el nivel del mar. Después de que una abundante lluvia golpeara a Israel el fin de semana pasado, la Autoridad del Agua anunció que el nivel de sus aguas estaba a sólo 21 centímetros de alcanzar su plena capacidad, marcando un récord desde 2004.

En los últimos meses, parte del agua del Kinneret ha sido bombeada y utilizada en los sistemas nacionales de agua, después de años en que esto no había sucedido debido a su escasez. Sin embargo, como explicó el presidente de la Autoridad de Aguas, Giora Shacham, en su intervención ante la Radio del Ejército el martes, esta semana el uso se ha detenido debido a una tradición de “algunos sectores de la población religiosa de Israel” que considera que el agua del Mar de Galilea es jametz y, por lo tanto, no está permitida en Pésaj. Este movimiento ha hecho aún más probable un nuevo incremento en el nivel en los próximos días.

Ahora la cuestión es si la presa de Degania se abrirá por primera vez desde 1995, para evitar que el lago llegue a la línea roja superior y se desborde. Shacham dijo que no necesariamente sucederá, pero es probable en caso de otra precipitación intensa.

El Kinneret se menciona por primera vez en la Biblia, tanto en el libro de los Números como en el de Josué. Según la tradición cristiana, muchos momentos esenciales de la vida de Jesús tuvieron lugar en sus orillas.

Y es debido a su significado religioso y cultural, así como político, y no sólo por las implicaciones hidrogeológicas, que el Kinneret es una parte tan central de la vida y la identidad de Israel, dijo el profesor de la Universidad Hebrea y Presidente del Comité Central de Aguas del Instituto de Normas de Israel, Avner Adin, a The Jerusalem Post.

“Por mucho que se avance en la creación de modelos para pronosticar el tiempo y la lluvia, la naturaleza sigue siendo algo que no es muy exacto”, dijo. “Los últimos modelos elaborados con respecto a cómo está cambiando el clima han predicho que esta área del globo, el Medio Oriente y específicamente el norte de Israel, Líbano y Siria se verían especialmente afectados. De hecho, en los últimos años han sufrido mucho por las sequías”.

Sin embargo, el profesor señaló que recientemente la situación parece haber cambiado.

Según la Autoridad de Aguas, el nivel del Kinneret ha subido 2.875 metros desde el comienzo de la temporada de lluvias de este año, mientras que el invierno pasado se registró un incremento de 3,47, después de años en los que el nivel ha disminuido constantemente.

Si se abriera la presa de Degania, se liberaría algo de agua en el río Jordán, que también ha sufrido gravemente por la falta de agua.

“El río al sur del lago ya no es un verdadero río, no hay ecosistema. Liberar agua en él podría ser algo bueno, permitiendo que parte de la naturaleza reviva”, dijo Adin, añadiendo que incluso si el agua del Kinneret fluye hacia el Jordán, es poco probable que tenga un efecto significativo en el Mar Muerto, donde el río conduce y que también está experimentando una constante disminución debido a la evaporación y la falta de suministro.

Sin embargo, Adin destacó que es muy importante considerar el sistema de agua de Israel como un sistema integral.

“En los últimos años ha habido una revolución: hoy en día, el 60% del agua potable del país está desalinizada y el 50% del agua utilizada en la agricultura proviene de aguas residuales recicladas”, dijo al Post.

Si esta revolución le ha quitado al Kinneret gran parte de la carga de suministrar agua dulce a la nación, sería un error pensar que el lago no sigue desempeñando un papel importante.

“El Kinneret es importante como lugar de recreo, es central en nuestra cultura, tiene un gran significado religioso. Una parte crucial del acuerdo del tratado de paz con Jordania es el compromiso de Israel de suministrar al país agua dulce desde el Kinneret, incluso están considerando aumentar la cantidad”, dijo, añadiendo también que se está llevando a cabo un proyecto para crear una planta de desalinización específicamente para que se pueda bombear más agua dulce al lago y suministrarla a la Galilea.

El profesor expresó su pesar por el hecho de que las actuales restricciones debidas al brote de coronavirus están privando a los israelíes de la oportunidad de ir a ver el Kinneret en su totalidad. Añadió que cree que el hecho de que el Kinneret haya alcanzado un nivel tan alto ofrece “una oportunidad para mantenerlo en buena forma”.

“Todo el sistema de agua debe ser visto de una manera holística. Un aspecto depende del otro. El alto nivel de agua del Mar de Galilea puede afectar al Río Jordán y a Jordania, así como al turismo. Más desalinización puede significar menos estrés sobre los recursos naturales. La política también está involucrada cuando se trata de gestionar el sistema. De esta manera el mundo podrá ver y aprender de Israel cómo gestionar el agua como un sistema integrado”, concluyó.

Por: Rossella Tercatin | The Jerusalem Post

https://israelnoticias.com/tecnologia/kinneret-mar-de-galilea-en-israel/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+israelnoticiascom+%28Noticias+de+Israel%29
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario