Gobierno de Israel evalúa un cierre total durante la Pascua

El gobierno está considerando la posibilidad de imponer un cierre general en todo Israel antes de la festividad de la Pascua, dijo el domingo el ministro del Interior Aryeh Deri, ya que se espera que se anuncien nuevos cierres en algunas ciudades, pueblos y barrios.


Deri dijo al Canal 12 que el posible cierre nacional tenía como objetivo impedir que las familias extensas se reunieran el miércoles por la noche para el Séder de la Pascua, la primera víspera del festival de siete días, que tradicionalmente se celebra en grandes grupos.

Deri pidió a los israelíes que se preparen para el potencial cierre y dijo que cualquiera que maneje esa noche puede ser detenido por la policía.

También dijo que, con arreglo a las nuevas restricciones a la circulación que se prevé introducir en varias zonas con altas tasas de infección, Jerusalem se dividirá en ocho regiones, y los residentes sólo podrán hacer compras de suministros esenciales dentro de las fronteras de las regiones.

“Esta es una semana festiva, especialmente la noche del Séder, y no queremos que las familias se movilicen”, dijo Deri. “Queremos que la gente sólo tenga el Séder con la gente con la que vive ahora mismo”.

A los israelíes ya se les prohíbe aventurarse a más de 100 metros de sus casas, excepto para tareas esenciales, señaló.

Sin embargo, añadió Deri, el gobierno no quiere “paralizar todo el país”. Deri dijo que había hablado con el Primer Ministro Benjamin Netanyahu sobre el asunto en principio, y que no tenía más detalles en ese momento.

El gabinete esperaba aprobar el cierre de algunas ciudades, los barrios de Jerusalem.

Entretanto, los informes de ambas cadenas de televisión comerciales indicaban que el gobierno había acordado una lista de ciudades y pueblos con un número relativamente alto de infecciones de coronavirus que estarían sujetos a mayores restricciones de movimiento.

La lista incluye numerosos barrios Haredi en Jerusalem, y las ciudades Elad, Migdal Haemek, Beitar Illit, Ashkelon, Tiberíades, Or Yehuda y Modiin Illit, según los canales 12 y 13.

Los barrios de Jerusalem que se iban a sellar eran casi exclusivamente ultraortodoxos, entre ellos Har Nof, Bayit Vegan, Givat Mordechai, Ramat Shlomo, Sanhedria, Shmuel HaNavi, Beit Yisrael, Mea Shearim, Geula, Bucharim, Zichron Moshe, Ramot, Makor Baruch, Givat Shaul y Kiryat Moshe, según un proyecto de resolución del gabinete publicado por los medios de comunicación hebreos.

Se esperaba que los ministros votaran sobre el cierre de estas áreas el domingo por la noche o el lunes, según los informes.

El informe decía que las FDI intensificarían sus operaciones en estas ciudades y barrios, muchos de los cuales albergan importantes comunidades ultraortodoxas. Muchos en la comunidad ultra ortodoxa inicialmente rechazaron las regulaciones de distanciamiento social, lo que según los funcionarios ha llevado a una alta tasa de infección.

El Ministro de Defensa Naftali Bennett, el domingo por la noche, dijo que había aprobado el despliegue de otros 700 soldados de las FDI para ayudar a la policía a hacer cumplir las restricciones de emergencia destinadas a limitar la propagación del coronavirus. No estaba claro cuándo se desplegarían las tropas y no hubo ningún comentario inmediato de las Fuerzas de Defensa de Israel.

Las nuevas restricciones serán menos estrictas que las del suburbio de Bnei Brak en Tel Aviv, que el gabinete declaró “zona restringida” el viernes.

El municipio de Beitar Illit anunció el domingo por la tarde que, con efecto inmediato, sólo se permitirá la entrada en la comunidad a los residentes del asentamiento ultraortodoxo.

Mientras tanto, el Prof. Gabi Barbash, ex director general del Ministerio de Salud, dijo al Canal 12 que la situación general en la batalla de Israel contra el coronavirus “es mucho mejor” de lo que era.

La enfermedad ha cobrado la vida de al menos 49 personas en Israel hasta el domingo por la noche, con más de 8.400 personas confirmadas como portadoras del virus.

“Hemos pasado de duplicar los casos nuevos cada seis días a duplicarlos cada 11 días”, explicó en el Canal 12.

Eso es a pesar de lo que ha estado sucediendo en Bnei Brak y otras zonas duramente afectadas, aclaró, y fue “gracias a los cierres”.

“Espero que la gente mantenga” la disciplina de quedarse en casa, dijo, añadiendo que las autoridades sanitarias esperan evitar otro pico en los casos por causa de la Pascua.

Si las cifras se mantienen así, “esto le da a las autoridades un punto de partida mucho mejor” para considerar la posibilidad de aliviar algunas de las restricciones después de la Pascua, dijo Barbash.

La ciudad de Bnei Brak, con sus aproximadamente 200.000 residentes, tiene uno de los mayores brotes de coronavirus de Israel con 1.214 casos confirmados hasta el domingo por la mañana, casi tantos como Jerusalem, que tiene el mayor recuento según los datos del Ministerio de Salud del domingo. Bnei Brak es una quinta parte del tamaño de la capital.

Se cree que miles de personas más en la ciudad podrían tener la enfermedad, pero no han sido examinadas, ya sea por la incapacidad de las autoridades médicas para hacerlo o por el temor de los individuos a ser puestos en cuarentena.

Los casos confirmados en Bnei Brak han aumentado desde hace una semana, cuando había 267. Jerusalem tiene ahora 1.302 casos confirmados, más que los 352 de la semana pasada, y Elad aumentó de 43 a 133.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario