Hezbolá desvía su atención de la guerra en Siria para combatir al coronavirus en Líbano

Miembros de la Sociedad Islámica de la Salud, un brazo del grupo terrorista Hezbolá respaldado por Irán, se preparan para rociar desinfectante como precaución contra el coronavirus, en un suburbio al sur de Beirut, Líbano | Foto: AP // Bilal Hussein

En las calles de los suburbios del sur de Beirut, los paramédicos y voluntarios de Hezbolá en camiones y a pie rociaron desinfectantes en tiendas y edificios. En un hospital donde una vez atendió a sus combatientes heridos, el personal médico del grupo terrorista preparó las camas de un centro para atender a los pacientes con coronavirus.

Hezbolá dice que está convirtiendo el poder organizativo que una vez desplegó para luchar contra Israel o en la guerra civil en la vecina Siria para luchar contra la propagación de la pandemia del virus en el Líbano.

Quiere enviar un claro mensaje a sus partidarios en la comunidad chiíta del Líbano de que es una fuerza en la que se puede confiar en una crisis. El grupo terrorista y la potencia política apoyada por Irán está bajo presión para enviar ese mensaje después de una serie de golpes a su prestigio.

Los opositores han acusado airadamente a Hezbolá de ayudar a llevar el coronavirus al Líbano. El país tardó más de tres semanas en detener los vuelos desde Irán después de que una mujer que acababa de regresar de Irán apareciera como el primer caso confirmado del Líbano el 20 de febrero. Los críticos afirman que Hezbolá estuvo detrás de la demora, aparentemente para dar a sus miembros y partidarios tiempo para volver a casa, una acusación que niega.

Desde entonces, el Líbano ha registrado casi 480 casos y 12 muertes.

“¿Hasta cuándo vamos a seguir siendo víctimas de la intimidación de Hezbolá?”, dijo la ex ministra del gabinete May Chidiac en un tweet durante las semanas previas a la detención de los vuelos. “Esta es una nueva prueba de que controlan el destino de la nación”, añadió Chidiac, que luego dio positivo para el virus después de regresar de París.

En los últimos años, Hezbolá enfureció a muchos en el Líbano por intervenir en la guerra civil de Siria para apoyar al gobierno aliado de Irán en Damasco. Durante la ola de protestas del Líbano a finales del año pasado, algunos manifestantes denunciaron a Hezbolá como parte de una élite gobernante que querían eliminar. Los Estados Unidos aumentaron las sanciones al grupo, y el colapso financiero del Líbano ha dejado al gobierno, dominado por Hezbolá y sus aliados, pidiendo soluciones.

El líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, ha estado dando discursos televisivos sobre la pandemia, una señal de que el grupo cree que debe mostrar que está aumentando.

“Debemos sentir que estamos en una batalla y debemos luchar esta batalla”, dijo en un reciente discurso de una hora.

Hezbolá tiene la ventaja de que, además de ser la fuerza militar más fuerte del Líbano, cuenta con la mayor capacidad organizativa y de servicios del país.

El grupo ha movilizado 24.500 miembros y voluntarios para una campaña anti-virus destinada a ayudar al gobierno y al Ministerio de Salud, dijo Hashem Safieddine, un alto funcionario del grupo. El ministerio está dirigido por un ministro elegido por Hezbolá.

Durante una gira para periodistas en Dahiyeh, el densamente poblado suburbio del sur de Beirut, que es el bastión de Hezbolá, los miembros del departamento de defensa civil del grupo, con uniformes, máscaras y guantes, rociaron las calles. Los voluntarios entregaron cajas de comida a los residentes de bajos ingresos.

En el Hospital Saint George, que Hezbolá está convirtiendo en un centro para pacientes con coronavirus, el personal estaba montando el primer piso con camas nuevas.

Safieddine dijo que Hezbolá está utilizando algunas de las capacidades que había preparado en caso de una nueva guerra con Israel. Eso incluye miles de doctores, enfermeras y personal de campo, así como 100 ambulancias. La Sociedad Islámica de Salud del grupo planea establecer centros de pruebas.

“Somos soldados al servicio del Ministerio de Salud”, dijo Bilal Assaf, un funcionario de la Defensa Civil de Hezbolá, a Associated Press.

La campaña, muy promocionada en la televisión de Hezbolá Al-Manar, se limita hasta ahora a sus áreas tradicionales de apoyo.

En la fragmentada y sectaria escena política del Líbano, los suníes y algunos cristianos se oponen tajantemente al poder político de Hezbolá y a sus vínculos con el Irán. Algunas facciones políticas de otras sectas han lanzado programas antivirus, preparando clínicas o repartiendo ayuda, pero no pueden igualar la financiación y organización de Hezbolá.

“Hezbolá quiere que la gente sepa que es un proyecto especial, un proyecto que está por encima del estado” dijo Ali Hamadeh, un escritor político del periódico An-Nahar que suele criticar al grupo.

En Irak, las Fuerzas de Movilización Popular (FMP) respaldadas por el Irán, principalmente chiítas, fueron acusadas de manera similar por algunos iraquíes de ayudar a propagar el virus al oponerse a detener el tráfico con el Irán. Las FMP han dirigido campañas de esterilización y se han ofrecido a enterrar a las víctimas del brote.

Pero Hezbolá ha sido objeto de críticas mucho más duras. Su aliado Irán ha sido la nación de Oriente Medio más afectada por la pandemia, que ha matado a casi 2.900 personas e infectado a más de 40.000.

En un análisis, el Centro de Terrorismo e Insurgencia de Jane dijo que el brote presenta serios desafíos para Hezbolá, desviando su atención de Siria, pero también podría presentar una oportunidad.

Dada la “debilidad de las instituciones públicas, el grupo tiene una vez más la oportunidad de mostrar la fortaleza de sus servicios gubernamentales y redes de bienestar social”, dijo Jane’s.

Fuente: Israel Hayom / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario