Ofer Shelach, jefe del comité Corona en el Parlamento israelí: “Después de Pesaj, hay que comenzar a salir”


Muy poco después de imponerse el cierre domiciliario en Israel el 19 de marzo, al decidir las autoridades que la gente puede salir de sus casas únicamente por algo indispensable, se comenzó ya a hablar de la “estrategia de salida”. Son diversos los matices, variadas las sugerencias de expertos y organizaciones, pero todas hablan de una salida gradual que permita minimizar el riesgo de nuevos contagios, sin agravar más aún el daño económico que ya es sumamente serio.

En la Kneset, Parlamento de Israel, funciona desde hace varias semanas un comité interino sobre Corona, encabezado por el diputado Ofer Shelah del partido “Yesh Atid”, legislador desde hace 7 años, quien era antes un destacado periodista y analista en “Maariv”,  “Yediot Ahronot” y el Canal 10 de la televisión israelí. En la víspera de Pesaj, el comité presentó sus conclusiones, un documento de unas 30 páginas.

El Comité “Corona” no es una de las 10 comisiones fijas de la Kneset, sino que fue creado por la crisis actual con la que lidia Israel, al igual que el resto del mundo. A sus sesiones han sido invitados distintos expertos y analistas oficiales e independientes, para compartir su análisis de la situación, de lo que está haciendo el gobierno y lo que debería hacerse. La estrategia de salida, claro está, es hoy un tema central.

En una rueda de prensa por Zoom llevado a cabo este domingo de mañana por el Jerusalem Press Club con Ofer Shelah, éste aseguró que “estamos en un punto crucial en el tema Corona”. En el informe presentado por el comité hace pocos días, según explicó, la conclusión es clara: “Inmediatamente después de finalizar Pesaj, Israel debe cambiar de dirección y pasar gradualmente a una apertura económica y de la vida social, tomando precauciones de seguridad. No se puede continuar con la política de cierre casi total, porque el daño amenaza con ser peor que  el causado por el Corona”.

En su opinión, quienes toman las decisiones han estado guiados por una cautela extrema y por lo que llamó “visión túnel”, un encare por el que se determinó que hay que mirar más que nada el dato de cuántos enfermos y cuántos muertos hay, sin pensar que “el daño a la economía israelí amenaza con ser mucho peor que el causado por el Covid-19”. “Ahora consideramos que hay que ir en otra dirección”, sostiene Shelah.

Considera que ya el domingo 19 de abril hay que comenzar gradualmente a abrir los negocios, regulando la cantidad de gente que pueda entrar a la vez, controlando el tema de las máscaras en el espacio público y otros elementos. Asimismo, que se debe ver la posibilidad de  reabrir los marcos de la educación para alumnos con necesidades especiales. Y un punto central es que al empezar a “salir”, se imponga cierres solamente en áreas específicas  en las que la pandemia es más seria. Un criterio que puede ayudar a determinar dónde actuar de esa forma, debería ser-comentó- cuánta gente por cada mil habitantes está infectada en cada zona.

Por otra parte, debe estar claro que el Corona no desaparecerá hasta que no haya una vacuna, por lo cual el regreso debe ser muy gradual y tomando decisiones puntuales que atiendan las necesidades de cada sector y tomen en cuenta la situación concreta en cada zona, resguardando siempre a la población más vulnerable.

Antes de salir

Ofer Shelah recalca que para poder salir de la situación actual, es clave realizar muchos más tests de Corona de lo que se está haciendo ahora. “Hace dos semanas el Primer Ministro prometió que pronto estarían haciéndose 30 mil y no hemos llegado siquiera a 10 mil”, recordó. “Pero el tema no es sólo la cantidad sino a quién se hace los exámenes”.

Ahora se está haciendo exámenes solamente a quien estuvo cerca de un enfermo confirmado. Antes se hizo un tiempo a quienes tienen síntomas, pero ya no es la política oficial. El Comité Corona de la Kneset sostiene que hay que hacer a todos los sectores en mayor riesgo, no sólo mayores de 65 años sino también gente con discapacidad y por cierto al personal médico que se halla en el “frente” luchando contra la enfermedad.

“El tema de los tests es también importante para saber cómo se comporta lo que podemos llamar el Corona israelí”, comenta Shelah. “Recordemos que nuestra población es más joven que la de muchos países por ejemplo de Europa”, señaló. “Sólo el 11% de la población israelí es mayor de 65 años. En Austria es el 19%, en los Países Bajos el 20%,  por dar algunos ejemplos, o sea que el segmento que está en riesgo extremo, es distinto aquí que en otros lados”.

A futuro

El análisis que el  Comité Corona hace de la situación y de la forma en que Israel está lidiando con la crisis, explica Shelah, debe servir para prepararse para la eventualidad de otra situación en la que le país deba enfrentarse a una situación similar, sea creada por otra plaga o pandemia, un terremoto o un ataque cibernético de tal envergadura que amenace con paralizar a Israel. “Hay muchas lecciones para aprender de lo que estamos viviendo ahora y hay que ser capaces de traducirlas en medidas a poner en práctica ya el próximo invierno, dado que puede haber otro estallido”, recalcó.

Uno de los temas claves es decidir quién toma las decisiones. “Esto no se puede manejar siendo el Primer Ministro el Gerente General de la crisis junto al que trabaja el Consejo de Seguridad Nacional, que no funciona como un cuerpo ejecutivo”, dijo Shelah. “Se precisa algo como un cuartel de guerra, un organismo superior encabezado por un experto en manejar sistemas de gran envergadura, sea un ex militar o un gran empresario, algo que sepa hacer funcionar un gran operativo”.  En dicho marco, indicó, debe haber representantes de todos los sistemas, del Ministerio de Salud Pública, del Ministerio de Finanzas, Tzahal, de todas las instituciones y organismos relevantes en esta situación.

Shelah aclara que “ahora no existe algo así, y es clave”.En terminología militar, dijo, sería una especie de Estado Mayor que maneje el tema. “Un gabinete puede tomar las decisiones políticas, pero no ocuparse de la implementación del operativo, lo cual recaería sobre ese marco que hay que crear”.

Shelah recalca que el único ministerio que está formado y preparado para lidiar con una situación de emergencia es el de Defensa, porque esa es la  idea sobre la que fue creado. “El Ministerio de Salud Pública es probablemente el menos calificado de todos para esta situación, porque tiene que atender siempre las necesidades inmediatas y tiene muchas carencias”, agregó.

Y una aclaración general

Ofer Shelah rechaza categóricamente el argumento de quienes, desde el oficialismo, digan que las conclusiones del comité Corona tienen tinte político. Cabe recordar que Shelah mismo es miembro de la oposición al Primer Ministro Binimiamin Netanyahu. “Dirán eso, claro está, porque no pueden responder en forma clara a nuestras conclusiones”, sostiene. Y aclara que todas las conclusiones fueron suscriptas por todos los miembros presentes del comité, “desde Ayelet Shaked en Yemina hasta Shehade en Balad en la izquierda, sin que nadie vote en contra”. Es más: recordó que de los 15 diputados  nombrados al comité, “los 4 del Likud nunca se molestaron siquiera en venir a ninguna de las reuniones, porque alegaron que todos los comités interinos formados eran políticos, y al no venir siquiera, perdieron el derecho de quejarse ahora”.

Por Ana Jerozolimski
Fuente: Semanario Hebreo Jai
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario