Cómo Israel está venciendo al coronavirus

Israel parece estar en camino de vencer al virus COVID-19 después de un bloqueo de más de un mes y medio.


Hasta este momento, 15.808 israelíes han sido infectados con el virus y 237 personas murieron a causa de él, mientras que 10.223 ciudadanos israelíes se han recuperado de la enfermedad.

El número relativamente bajo de muertes por coronavirus fue atribuido a las estrictas limitaciones que ordenó el primer ministro Benjamin Netanyahu a principios del brote y, ante todo, a la conducta del público israelí que, en general, se adhirió a las restricciones del gobierno.

Netanyahu dijo durante una larga conferencia de prensa celebrada el lunes por la noche que el sistema de salud de Israel, a pesar de ser relativamente pequeño en comparación con otros países occidentales, también había contribuido en gran medida al éxito de la campaña contra el coronavirus.

Varios hospitales israelíes ya han cerrado sus salas especiales de coronavirus debido a la ausencia de nuevos casos.

El martes, sólo 31 nuevos casos de coronavirus fueron reportados en las 24 horas anteriores y el número sigue bajando cada día.

Netanyahu comparó la situación de Israel con la de países europeos como Bélgica y Suecia, donde miles de personas han muerto al tener un número de ciudadanos similar al de Israel (casi 9,3 millones de personas).

Era evidente que culpó de ello al régimen liberal anticorona de esos países mientras que Israel estaba en un completo bloqueo.

Sin embargo, hay varias otras razones que explican por qué Israel se destaca en la lucha contra el cooronavirus.

En primer lugar, Israel fue capaz de aislarse completamente del mundo exterior debido al conflicto árabe-israelí.

Los vuelos a Israel se detuvieron casi por completo y el país cerró sus fronteras con Egipto y Jordania, impidiendo así que llegaran nuevos casos de coronavirus desde el extranjero.

Los israelíes que regresaban del extranjero fueron obligados, después de que algunos se negaran a aceptar un cierre voluntario, a permanecer aislados durante dos semanas en los llamados hoteles de coronavirus y no pudieron infectar a otros.

Se ordenó a los buques extranjeros que atracaban en puertos israelíes que no permitieran a sus tripulaciones desembarcar de los buques y se pidió a los trabajadores portuarios que no entraran en esos buques.

Otra medida que contribuyó al éxito de Israel en la lucha contra la pandemia de coronavirus fue el cuidadoso aislamiento de los ancianos en el Estado judío. De ese modo, Israel pudo proteger a sus ciudadanos de edad avanzada que corrían un riesgo considerablemente alto durante el brote, mientras que las FDI, los organismos municipales y gubernamentales y los voluntarios se ocuparon de sus alimentos y medicamentos cuando fue necesario.

Sólo a principios de esta semana, las familias pudieron reunirse con sus abuelos mientras seguían observando las medidas restrictivas para protegerlos durante las reuniones, a menudo emocionales.

Además, la población israelí está acostumbrada a crisis como guerras y otras emergencias. La gente está acostumbrada a pasar largos días en salas de seguridad y refugios públicos y siempre encuentra formas innovadoras de conectarse con el mundo exterior para mantener el ánimo.

Otra razón del éxito de Israel en la lucha contra la pandemia fue el hecho de que reclutó a su ejército para vencer al coronavirus.

Los soldados de las FDI no sólo ocuparon los puestos de control en las entradas de las ciudades y los barrios o distribuyeron paquetes de alimentos, sino que también utilizaron sus habilidades para construir ventiladores y filtros de aire que controlan la presión del aire y filtran la contaminación de una habitación para ventilar a los pacientes de COVID-19.

La unidad tecnológica 81 de las FDI, además, produjo máscaras protectoras para la cara y desarrolló “escudos especiales y sistemas de aire acondicionado separados en aproximadamente 50 ambulancias, para permitir a los conductores evacuar a los pacientes de COVID-19 sin ponerse en peligro”.

El ejército israelí también ayudó a producir equipos de prueba para la detección de nuevos pacientes con coronavirus y fabricó software de gestión de la información para el Laboratorio de Pruebas de Coronavirus.

Incluso los servicios de inteligencia israelíes dejaron de centrarse en la recopilación de información sobre grupos terroristas y estados enemigos y utilizaron sus habilidades en el esfuerzo nacional unido para deshacerse del virus COVID-19.

El Mossad trajo a Israel equipos de protección y ventiladores mientras que el servicio secreto interno Shin Bet utilizó la tecnología que normalmente usa para rastrear los movimientos de los terroristas para rastrear los movimientos de los pacientes de Corona.

Luego estaban las nuevas empresas israelíes y las compañías que producen tecnología innovadora, también ayudaron a encontrar soluciones innovadoras en la batalla contra el coronavirus.

Tomemos, por ejemplo, el Departamento de Desalinización y Tratamiento de Agua de la Universidad Ben Gurion que tuvo éxito en el desarrollo de un método que analiza las aguas residuales para la presencia de COVID-19 en las heces humanas.

“Los operadores de las plantas de tratamiento de aguas residuales están tomando muestras y manteniéndolas en los refrigeradores para nosotros. Lo recogemos, lo congelamos a 80 grados centígrados bajo cero y luego hacemos las pruebas en un laboratorio”, dijo Oded Nir, un científico de la Universidad Ben Gurion.

El innovador método permite a Israel prevenir una segunda ola de casos de Corona, detectando tempranamente los barrios y ciudades que tienen nuevos casos de COVID-19.

La empresa israelí Aura Air, además, desarrolló un nuevo filtro que limpia el 99 por ciento del aire de virus. El filtro ya ha sido probado en los Estados Unidos y ahora ha sido instalado en el Centro Médico Sheba en Ramat Gan, uno de los mejores hospitales del mundo, según la revista Time.

Las empresas israelíes también están trabajando las 24 horas del día para desarrollar medicamentos y una vacuna contra el COVID-19.

Gilead Sciences, una empresa con sede en Hod HaSharon, está trabajando en un medicamento contra COVID-19 que acorta el tiempo de enfermedad de los pacientes de Corona en al menos un 30 por ciento.

Remdesivir, un medicamento antiviral que originalmente había sido desarrollado para tratar el virus del Ébola, aún estaba en fase de prueba para su uso contra COVID-19, pero fue aprobado para su uso de emergencia sólo por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) en los Estados Unidos la semana pasada.

Debido a que el fármaco aún está en fase de prueba, es demasiado pronto para celebrarlo, dice Gilead Sciences, pero los resultados iniciales muestran que los pacientes de Corona pudieron salir del hospital cuatro días antes que las personas que no recibieron el medicamento y pasaron un promedio de 15 días en el hospital.

“Esto fue la velocidad del rayo en términos de conseguir la aprobación de algo”, dijo el comisionado de la FDA, Stephen Hahn, al tiempo que añadió que la introducción del Remdevisir en la batalla contra COVID-19 fue “un importante avance clínico”.

El Instituto Israelí de Investigación Biológica (IIBR), un instituto de investigación gubernamental, publicó que ha determinado un anticuerpo que neutraliza el coronavirus (SARS-COV-2), anunció el Ministerio de Defensa el martes por la noche.

El Instituto de Investigación de Galilea MIGAL está, según dice, cerca de la producción de una vacuna contra la Corona.

MIGAL había estado trabajando en la vacuna durante cuatro años e inicialmente tenía la intención de usarla contra un virus bronquial en las aves de corral. pero cambió de rumbo tan pronto como comenzó la pandemia.

“Nuestro concepto básico era desarrollar la tecnología y no específicamente una vacuna para este o aquel tipo de virus”, dijo el Dr. Chen Katz, el gerente del grupo de biotecnología de MIGAL.

“El marco científico de la vacuna se basa en un nuevo vector de expresión de proteínas, que forma y secreta una proteína quimérica soluble que entrega el antígeno viral a los tejidos de la mucosa por endocitosis autoactivada, haciendo que el cuerpo forme anticuerpos contra el virus”, según el científico de MIGAL.

Se espera que la vacuna esté lista en unas pocas semanas, pero tiene que ser probada en ensayos. El Ministerio de Salud israelí podría, sin embargo, seguir el ejemplo de la FDA y ordenar una vía más corta para probar la vacuna.

Fuente: Arutz Sheva / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario