¿Cumplirá Abbas su amenaza de poner fin a todos los acuerdos con Israel?

Los funcionarios palestinos tienen previsto celebrar una serie de reuniones en Ramallah esta semana en medio de informes que indican que la Autoridad Palestina está considerando cancelar todos los acuerdos firmados con Israel en respuesta al plan del gobierno israelí de aplicar la soberanía a partes de Judea y Samaria.


Los palestinos, sin embargo, no parecen tomar en serio las repetidas amenazas del Presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas y de las instituciones de la OLP de renunciar a los acuerdos o suspender la coordinación de la seguridad con Israel.

En los últimos años, Abbas y algunos funcionarios palestinos han amenazado con abandonar los acuerdos, incluidos los Acuerdos de Oslo de 1993, y revocar el reconocimiento de la OLP a Israel. En varias ocasiones, Abbas también ha amenazado con desmantelar la AP en respuesta a las políticas y medidas israelíes y estadounidenses hacia el conflicto israelí- palestino.

Además de boicotear al gobierno israelí y a la administración del presidente de EE.UU. Donald Trump, Abbas no ha llevado a cabo ninguna de sus otras amenazas, y tiene buenas razones para no hacerlo.

La AP fue creada por el Acuerdo Gaza-Jericó, en virtud de los Acuerdos de Oslo de 1993. La terminación de los Acuerdos de Oslo conducirá al desmantelamiento de la AP y sus instituciones, con lo que Abbas perderá su condición de presidente de la AP.

Además, es probable que esa medida dé lugar a una fuerte disminución de la ayuda financiera internacional a los palestinos, que se quedarán sin un órgano de gobierno. Se trata de una medida que los palestinos no pueden permitirse, en particular durante la crisis económica resultante del brote de la pandemia de coronavirus.

Funcionarios palestinos dijeron el domingo que la terminación de los acuerdos con Israel tendría “consecuencias catastróficas” en la economía palestina. Según los términos del Protocolo de París de 1994, la AP e Israel trabajan juntos en varios proyectos comerciales y económicos que son significativos para la economía palestina. Si se cancelan los Acuerdos de Oslo, Israel, por su parte, ya no estaría obligado a expedir permisos de trabajo a los palestinos y podría detener la importación y exportación de bienes palestinos.

“No creo que la AP sea capaz de tomar tal decisión”, dijo el experto económico palestino Firas Shehadeh al Jerusalem Post. “Somos demasiado dependientes de la economía israelí. Nuestro liderazgo debe ser muy cuidadoso en lo que se refiere a la economía, especialmente en estos momentos críticos en los que nos enfrentamos a dificultades económicas debido al coronavirus”.

En 2014 Abbas dijo a los israelíes durante una reunión en su complejo presidencial de Ramallah que la coordinación de seguridad con Israel era “sagrada”. Pero desde entonces él y otros altos funcionarios palestinos han amenazado repetidamente con suspender la coordinación de la seguridad, lo que ha sido denunciado por muchos palestinos como un “acto de traición”.

El año pasado Abbas anunció que se ha creado un comité especial para estudiar los mecanismos de aplicación de las decisiones anteriores de la OLP para “detener el trabajo relacionado con los acuerdos firmados con la parte israelí”. El anuncio se produjo después de que las instituciones de la OLP y Fatah recomendaran que los palestinos pusieran fin a la coordinación de la seguridad con Israel.

No hace falta decir que Abbas se ha abstenido de detener la coordinación de seguridad con Israel, temiendo que tal medida perjudique más a la AP que a Israel.

Un funcionario de seguridad de la AP dijo al Post que la coordinación de seguridad con Israel continuaba, a pesar de los anuncios y amenazas de las instituciones y funcionarios de la OLP y Fatah. “No tengo conocimiento de ninguna decisión de dejar de trabajar con la parte israelí en cuestiones de seguridad”, dijo el funcionario. “Tampoco estoy seguro de que esto sea bueno para los palestinos”.

Según el funcionario, la coordinación de la seguridad con Israel ha aumentado en los últimos dos meses a la luz de la crisis del coronavirus.

Cuando Abbas describió la coordinación de seguridad con Israel como “sagrada”, obviamente sabía de lo que estaba hablando. La AP e Israel tienen un enemigo común en Judea y Samaria: Hamas.

“Para Abbas, detener la coordinación de seguridad con Israel sería equivalente a un suicidio”, dijo el analista político palestino Abdel Jawad Burhan. “Sin la coordinación de la seguridad, la Autoridad Palestina se derrumbará. Sin la coordinación de la seguridad, Abbas y la mayoría de los altos funcionarios palestinos no podrían salir de Ramala porque necesitan el permiso de Israel”.

Por ahora, parece que las amenazas de anular los acuerdos con Israel tienen dos objetivos.

Primero, contener el creciente resentimiento público palestino no sólo hacia Israel y los EE.UU., sino también hacia la incompetencia percibida de la AP. Segundo, presionar a la comunidad internacional para obligar a Israel a abandonar el plan de anexión.

Los funcionarios palestinos han expresado su satisfacción por el apoyo que han recibido de la Liga Árabe, la UE, las Naciones Unidas, Rusia, China y otros países por su oposición al plan de anexión. Sin embargo, a estos funcionarios les preocupa que las declaraciones de condena no impidan que Israel siga adelante con su plan.

Ya vimos que las condenas y advertencias no impidieron que la administración Trump reconociera a Jerusalén como la capital de Israel o que retirara la embajada de EE.UU. en Jerusalén o que recortara la ayuda financiera a los palestinos, dijo un veterano funcionario de Fatah al Post. “La pelota está ahora en la cancha de Abbas, y pronto veremos si tiene el coraje o la voluntad de tomar decisiones históricas y fatídicas. Si hablas de la charla, es mejor que camines el camino. De lo contrario, perderás lo que queda de tu credibilidad”.

Fuente: The Jerusalem Post / Israel Noticias

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario