Estados Unidos exige que Israel tome partido en la nueva “guerra fría” con China


En Israel, la defensa siempre ha estado en primer lugar, así que cuando el Secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo hizo una visita apresurada a Jerusalem en medio de la crisis del coronavirus (COVID-19), la mayoría de la gente pensó que estaba relacionada con cuestiones de defensa o los recientemente anunciados planes israelíes para aplicar su soberanía en Judea y Samaria. Pero a diferencia de Israel, donde la defensa es lo primero, para los americanos siempre se trata de dinero.

Los israelíes se sorprendieron al saber que la razón por la que Pompeo salió del bloqueo en Estados Unidos y voló a Israel en ese momento fue para advertir a Jerusalem contra la expansión de la cooperación económica con China. La advertencia estaba destinada en particular a una planta desalinizadora, pero era sólo la punta del iceberg. La inusual visita tenía por objeto señalar a Israel que la guerra ya había comenzado y que pronto tendría que elegir un bando.

Esta vez no será sólo una guerra comercial. Los mapas muestran una nueva guerra fría entre los EE.UU. y China, y como la guerra fría original con Rusia, será imposible para Israel, que es sin duda un aliado de los Estados Unidos, estar en un campo en la frontera equivocada.

Por otra parte, viajar por las traicioneras aguas del conflicto americano con China, que antes de la crisis debería haber superado a los EE.UU. como la mayor economía del mundo, no será una tarea fácil para el nuevo ministro de relaciones exteriores israelí, Gabi Ashkenazi. Israel ha hecho grandes esfuerzos en los últimos decenios para ampliar sus relaciones comerciales con China, y esos esfuerzos han dado fruto en los últimos años.

Los acontecimientos en el escenario mundial podrían obligar al Gobierno de Israel a “borrar” esos procesos. La próxima guerra se llamará “guerra de la cadena de suministro”, y ya ha comenzado a avanzar.

“Estas estúpidas cadenas de suministro que están en todo el mundo… Y no hay mucho del mundo que vaya mal, y todo es un desastre”, dijo el presidente de los Estados Unidos Donald Trump en una entrevista con Fox Business Network que fue transmitida en vivo el jueves cuando Pompeo fue a Israel. “Deberíamos tenerlos a todos en los Estados Unidos”, concluyó Trump.

Unas horas después de la entrevista, Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. Ltd. (TSMC), que cotiza en la lista de Nueva York y Taipei, anunció que construiría una nueva planta de fabricación de $ 12 mil millones en Arizona. No fue una coincidencia, sino el resultado de la constante presión de la administración de Trump, que no quería que TSMC suministrara sus chips al fabricante chino de teléfonos móviles Huawei. TSMC también produce chips para Apple, NVidia y Qualcomm.

El viernes, el Departamento de Comercio de EE.UU. dijo que estaba tomando medidas para limitar la capacidad de Huawei de fabricar y recibir chips semiconductores utilizando software y tecnología de fabricación estadounidense. La respuesta de Pekín ha sido rápida, lo que sugiere que podría vengarse incluyendo a importantes empresas estadounidenses como Qualcomm, Cisco, Boeing y Apple en la lista de empresas poco fiables de China. Tal movimiento sería particularmente serio para Boeing, que ya está en una posición financiera desastrosa debido a las deficiencias de su flota de MAX 737.

El establecimiento de la planta TSMC en Arizona marca el comienzo de una campaña de puesta a tierra, un término que prevalecerá en los próximos años. Los decenios de globalización que comenzaron tras el fin de la guerra fría y la caída del bloque soviético han acelerado la distribución de las operaciones de producción en zonas de bajo costo. Así, el mundo anterior a la COVID-19 se enfrentó a China y a Asia oriental como su fábrica.

La pandemia mundial y la interrupción de la cadena de suministro que la causó reveló un alto nivel de dependencia de esa parte del mundo, especialmente cuando Apple dijo que no lograría sus objetivos del primer trimestre debido al cierre de sus fábricas en China.

No se trata sólo de la TSMC. Intel ya está expandiendo sustancialmente su antigua fábrica en Arizona y supuestamente está negociando otra instalación de producción allí. En una reciente conversación con analistas, el CEO de Teva Pharmaceutical Industries Ltd. Kera Schultz fue interrogado sobre la ubicación de las instalaciones de producción para garantizar la seguridad de las materias primas y las sustancias activas que requiere la industria farmacéutica en suelo americano en caso de futuras crisis.

La Casa Blanca está trabajando actualmente en un proyecto de orden que permitiría la producción de ciertos tipos de medicamentos en los Estados Unidos, lo que podría conducir a la reordenación del mapa de la cadena de suministro. Actualmente, el 72% de las materias primas para la industria farmacéutica americana se producen en el extranjero.

Schultz no descartó la posibilidad de transferir parte de la producción de Teva, que actualmente se produce principalmente en China e India, a los Estados Unidos, pero dijo que era una cuestión política. No dudó en decir que dicha transferencia requeriría importantes exclusiones y beneficios para Teva, ya que los EE.UU. no pueden competir con Asia en términos de costos de producción.

Por casualidad o no, esta semana Teva cerró las conversaciones con el departamento antimonopolio del Departamento de Justicia de EE.UU. sobre el escándalo de los precios de los medicamentos genéricos. Si se presentan cargos criminales contra Teva, ya no podrá vender medicamentos bajo el programa de seguridad social nacional de EE.UU., Medicare. Parece que Teva cuenta con que la administración no insista en una acusación mientras se llevan a cabo las negociaciones para abrir nuevas instalaciones de producción en los EE.UU.

De cualquier manera, la subcontratación es solo en sus primeros días y probablemente tomará tanto tiempo como la tendencia inversa. Japón también ha anunciado el establecimiento de un nuevo fondo para reanudar la producción dentro de sus fronteras.

Hasta ahora, los Estados Unidos y China siguen siendo considerados enemigos, no enemigos, pero los chinos necesitan una producción fiable y la exportación de tecnología para cumplir su plan quinquenal, que termina el año próximo. Puede que no les importe que las fábricas textiles o de juguetes se trasladen a otros países, como Vietnam o Bangladesh, pero los chips de ordenador y las materias primas de la industria farmacéutica son otra historia.

Es demasiado pronto para determinar cómo responderá el gobierno de Pekín a la política del gobierno estadounidense después de que los dos países hayan estado a punto de firmar un nuevo acuerdo comercial que reducirá el déficit comercial de Washington y aumentará los impuestos sobre las mercancías chinas, pero el acuerdo debería tener una segunda fase cuyo futuro es actualmente incierto.

Como potencia tecnológica, Israel se encuentra en el fondo de un caldero, entre otras cosas porque China ve a Israel como un medio para lograr la superioridad tecnológica que tanto teme Estados Unidos. Este tema es tan importante para Pekín que la embajada china en Israel escribió una carta abierta en respuesta a la visita de Pompeo, publicada por el periódico israelí de habla inglesa The Jerusalem Post, para que los estadounidenses también puedan leerla.

En la carta, un funcionario de la embajada negó la retórica antichina de Pompeo, llamó a los israelíes “amigos judíos” y explicó que los estadounidenses tenían la culpa de la terrible situación actual porque, a pesar de las advertencias de Beijing, “perdieron la oportunidad”. Pero el corazón de la carta vino a mostrar lo poco que Israel se involucra en las inversiones chinas.

La carta lamentaba que, a finales de 2018, la inversión china en Israel representaba sólo el 0.4% del total de la inversión china en el mundo y el 3% del total de la inversión extranjera en Israel. “En los últimos cinco años, sólo el 4% de las inversiones en las industrias tecnológicas de Israel procedían de China, y sólo el 3% de los acuerdos de fusiones y adquisiciones entre empresas israelíes de reciente creación fueron realizados por empresas chinas. La inversión de China en estos años es todavía menos de una sola adquisición de Intel”, decía la carta.

La referencia a Intel tampoco es una coincidencia. Gran parte de las exportaciones de Israel a China son el resultado del gigante americano de los semiconductores, que también es una parte central de estas “estúpidas cadenas de suministro”, dijo Trump.

Aunque las exportaciones a China son infinitamente más pequeñas en volumen que las exportaciones de Israel a los Estados Unidos, el mayor socio comercial de Israel, están creciendo rápidamente. El comercio de mercancías creció un 140% entre 2014 y 2018. También se observó un rápido crecimiento en el sector de los servicios, que aumentó un 9% hasta alcanzar los 735 millones de dólares en 2019.

Esta cifra es interesante porque refleja principalmente el trabajo de los centros de investigación de las empresas chinas en Israel, que puede ser uno de los temas sensibles que Israel tendrá que abordar a medida que se intensifique el conflicto entre China y los Estados Unidos. Uno de esos centros de desarrollo es Toga Networks Ltd, una subsidiaria de Huawei.

Las cifras sugieren que Israel tiene mucho que perder si se ve obligado a elegir explícitamente una de las partes. El mejor escenario sería esperar que Trump se distrajera con su campaña de reelección y que mientras tanto Israel pudiera seguir caminando sobre la valla.

Fuente: Calcalistech / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario