“Europa debe decir a los palestinos que ya no son refugiados y no van a volver a Israel”

El israelí Aid Schwartz, autor del libro “The war of return”, afirma que los palestinos "seguirán rechazando todos los acuerdos de paz” que no incluyan el derecho al retorno


El presidente de la Autoridad Palestina anunció ayer su decisión de cortar todos los acuerdos con Israel y Estados Unidos por los planes de anexión de parte de Cisjordania por parte del Gobierno israelí. Este nuevo capítulo arroja más incertidumbre a una región conflictiva que se aleja cada vez más de una paz duradera. El periodista israelí Adi Schwartz y la ex diputada laborista Einat Wilf consideran que esa paz permanente solo llegará cuando se solucione el asunto de los refugiados palestinos que huyeron de sus tierras tras la guerra de 1948. Un asunto espinoso que analizan en el libro “The war of return”, que acaba de aparecer en inglés. Ambos autores están convencidos de que los palestinos no podrán volver al estado israelí.

Usted sostiene en el libro que los países occidentales se muestran indulgentes con los palestinos y especialmente en la defensa del derecho al retorno. ¿Por qué cree que es así?

Lo que analizamos en el libro es cómo comenzó el apoyo occidental a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA), cómo evolucionó y cómo se convirtió en una inercia. La idea original de UNRWA en 1950 era rehabilitar a los refugiados palestinos lo más rápido posible. Estaba destinada a ser una agencia temporal durante 18 meses, después de lo cual no habría refugiados. La idea era crear empleos, viviendas y devolverlos a la vida normal. Funcionó bien en Europa con el Plan Marshall, funcionó bien con la Península Coreana después de la Guerra de Corea de 1950-1953, por lo que los estadounidenses fueron optimistas al principio. Ya en 1952 había cables diplomáticos de embajadores estadounidenses en Oriente Medio que explicando a Washington que la UNRWA era una pérdida de tiempo y dinero, que no está haciendo nada y que tanto los palestinos como los gobiernos árabes no cooperaban porque no querían ser reasentados. El reasentamiento y seguir adelante con sus vidas significaba poner fin a la guerra contra Israel, y esto no querían hacerlo. En Washington, comenzaron las discusiones sobre el cierre de UNRWA. Hay que recordar que se vivía en plena Guerra Fría, y Occidente deseaba firmemente mantener al mundo árabe alejado del campo soviético. El petróleo árabe jugó su papel, y la Liga Árabe fue mucho más fuerte que hoy, con figuras como el líder egipcio Nasser, que pudieron unir al mundo árabe. El mundo árabe simplemente chantajeó a Occidente y pidió que se mantuviera viva la agencia UNRWA. Hemos encontrado en nuestra investigación documentos que muestran cómo los representantes saudíes le dijeron al Departamento de Estado de EEUU que si Estados Unidos dejaba de apoyar a la UNRWA, los árabes lo verían como una traición y habría consecuencias. Así que Occidente decidió sobornar al mundo árabe: sabían que esto era una pérdida de tiempo y dinero, pero no querían iniciar una pelea con el mundo árabe. A partir de ese momento, en 1959, la UNRWA y el apoyo occidental a los refugiados palestinos se convirtieron en pura inercia, en un hábito. Lo que pensamos es que hoy el contexto ha cambiado y, por tanto, Occidente, incluida la UE y España, deberían repensar su política. No hay Guerra Fría, no hay una Liga Árabe fuerte que pueda chantajear a Europa. De hecho, lo que vemos estos días es que los estados árabes, como Arabia Saudí, Bahréin y otros Estados del Golfo se están animando ante la idea de una relación con Israel. Creemos que Europa debería enviar un mensaje claro a los palestinos de que ya no son refugiados, que no van a “regresar” a Israel, y que es hora de seguir adelante con sus vidas y vivir en paz junto a Israel .

En el libro defienden que la reclamación de los palestinos por volver a las casas de sus antepasados es el principal obstáculo para una paz duradera. Sabiendo que es un sueño que Israel nunca permitirá, ¿por qué siguen los líderes palestinos planteando esta reclamación? ¿Prolongará el sufrimiento de miles de personas?

Creemos que la noción de sufrimiento depende de la definición de valores de cada uno. Los palestinos consideran que abandonar la guerra contra Israel y aceptar su existencia es más humillante que el hecho de que no tener su propio estado. Cada vez que tenían que elegir entre renunciar a su demanda de un “derecho de retorno” y tener su propio estado independiente, optaban por no tener un estado si eso significaba que tenían que renunciar a su demanda de volver. Eso sucedió en el año 2000 en Camp David, y nuevamente en 2008 cuando Ehud Olmert era primer ministro de Israel. El “derecho al retorno” está en el centro de su identidad porque ven los resultados de la guerra de 1948 y la creación del Estado de Israel como una injusticia. La única justicia que ven es que toda la tierra, incluido lo que ahora es Israel, quede bajo control árabe. Ese es el símbolo del “retorno”. No es simplemente un retorno, es un símbolo de ganar las casas y el territorio. No es solo una de las demandas que quieren lograr, sino que es la demanda principal. Y esa es exactamente la razón por la que creemos que se debe enviar un mensaje muy fuerte de la comunidad internacional, de que esto no va a suceder. Israel está aquí para quedarse, y no habrá sostén para esos sueños.

¿Qué apoyo tienen los palestinos ahora dentro del mundo árabe?

Estamos viendo algunas señales positivas de los países árabes, especialmente Arabia Saudí y los estados del Golfo. Esto es extremadamente importante, porque hasta ahora los palestinos gozaban del apoyo de todo el mundo árabe. Incluso vemos caricaturas saudíes que representan a los palestinos como personas que simplemente están ordeñando dinero del mundo entero con sus ilusorias demandas. Creemos que a Arabia Saudí y a los Estados del Golfo se les está agotando la paciencia, y que tienen intereses más importantes, como Irán, la cooperación económica y estratégica con Israel, etc. Así que hay una oportunidad para la esperanza aquí.

Ustedes son muy críticos con el trabajo de la UNRWA, ¿cuáles son los principales reproches que hacen a esta agencia de la ONU?

La UNWRA comenzó siendo una buena agencia, pero dejó de ser positiva al cabo de poco tiempo. Lo que tendría que haber dicho ya en la década de 1950 es que sin la cooperación de los estados árabes y de los palestinos no se puede trabajar y tendría que haber echado el cierre. Se ha convertido en una agencia que en vez de cuidar por los refugiados perpetúa este problema. La UNRWA ha creado una definición especial para los refugiados palestinos diferente de la definición universal para todos los demás refugiados en el mundo. Por ejemplo, 2,2 de los 5,5 millones de refugiados registrados por la UNRWA viven en Jordania y tienen la ciudadanía jordana. Según el estándar universal, cuando un refugiado recibe una nueva ciudadanía en un país de acogida, deja de ser un refugiado. Pero en el caso de los palestinos sí pueden ser ciudadanos y refugiados. Esto es absurdo. La razón es clara: mantener la visión y el sueño de “regresar” algún día a Israel. Si dejaran de ser refugiados, no podrían mantener ese sueño. Además, la UNRWA no ha reasentado a ni un solo refugiado palestino. En cambio, ACNUR, la agencia de la ONU para el resto de refugiados en el mundo, está reasentando a millones de desplazados. Con el paso de los años, se ha convertido en una organización palestina y no en un organismo neutral de la ONU.

¿Existen encuesta e informes sobre el número de palestinos que desearían volver a Israel?

Hay que diferenciar entre un retorno inmediato de refugiados, si se les permitiera, y la opción abierta de hacerlo cuando lo deseen en el futuro. En el libro contamos que según las estimaciones de la OLP, y aportamos la documentación, entre 600.000 y 2 millones de palestinos desearían regresar. Las encuestas realizadas por los palestinos muestran que el 10-25% quiere regresar, que es entre 550.000 y 1,4 millones. Estos son números significativos, cientos de miles y millones, que cambiarían la demografía de Israel (actualmente unos 6,7 millones de judíos). Pero el problema es aún mayor. Lo que exigen los palestinos es que Israel reconozca en un acuerdo de paz que todos y cada uno de los 5,5 millones de refugiados registrados por la UNRWA tienen un derecho personal de retorno. Esto significa que se supone que el Estado de Israel debe otorgar un derecho incondicional a millones de palestinos de “regresar” a Israel, que pueden ejercer de inmediato o tal vez en el futuro. Piensan que incluso si la OLP firma un acuerdo con Israel para el retorno de unos 50.000 refugiados, el resto aún mantiene vivo su derecho personal de regresar. Este es el meollo del asunto: quieren que el Estado de Israel les dé una carta blanca incondicional y la posibilidad de regresar a Israel cuando lo deseen. Una vez que reconoce que tienen un derecho, prácticamente renuncia a controlar sus fronteras. No hay precedente en las relaciones internacionales para un estado que se haya visto obligado a aceptar a otras personas en contra de su voluntad. Esto no casa con el derecho internacional, y de hecho sería un acto de suicidio en nombre de Israel.

¿Qué les hace pensar que si los palestinos cedieran ante el problema de la vuelta de los refugiados habría un acuerdo de paz al alcance de la mano?

De lo que no dudamos es que hasta que no se elimine este tema de la agenda ningún acuerdo de paz tendrá éxito. También estamos convencidos de que la comunidad internacional estaba poniendo el foco en problemas equivocados. Se gastó tanto tiempo y energía en las fronteras, los asentamientos israelíes, etc., y nadie asumió de que había un elefante en la habitación, cuyo significado es que los palestinos aún no están preparados para vivir al lado de Israel. Cuando los palestinos hablan de la solución de dos estados más el derecho de retorno quieren decir que estos dos estados serían árabes, uno en Cisjordania y el otro en Israel, a donde millones de refugiados podrían regresar y cambiar su ciudadanía en un estado árabe. Pensamos que el cambio comenzará cuando los palestinos comiencen a recibir un mensaje claro de que Israel está aquí para quedarse y que no habrá retorno. Todos los demás refugiados en el mundo, en Alemania después de la Segunda Guerra Mundial, en Corea, en India, Pakistán, etc., siguieron adelante. Quizás no estaban contentos, eso es comprensible, pero el mundo envió un mensaje claro de que no iban a recibir apoyo para eso. Solo en el caso de los palestinos, el mundo creó una agencia separada de la ONU, financiada con más de mil millones de dólares anuales y nunca diciéndoles claramente que no van a regresar.

¿Está totalmente muerta la solución de los dos estados?

En realidad, la solución de dos estados ha sido un hombre muerto caminando durante los últimos 25 años, porque el análisis del conflicto ha sido incorrecto. Se partía de la base de que el conflicto es sobre territorio, y que si Israel cede los territorios que capturó en la guerra de 1967 entonces los palestinos podrían establecer allí un estado independiente. Esa fue la famosa fórmula de “tierra por paz”. El problema era que nadie escuchaba realmente lo que decían los palestinos. No querían un estado palestino si eso significaba renunciar al “derecho de retorno”, porque querían controlar toda la tierra y deshacer lo que perciben como la injusticia del estado de Israel. Es por eso que todas las propuestas de paz fallaron. En todas se ofreció a los palestinos todo lo que supuestamente querían: un estado independiente, sin asentamientos, retirada israelí, la mitad de Jerusalén. Los palestinos dijeron que no. Una solución para la fórmula de los dos estados sería posible solo si los palestinos recibieran un mensaje claro de que no habrá retorno.

¿Cree que el plan de paz de Donald Trump estaba condenado al fracaso antes de que lo presentara?

Hasta ahora, todas las propuestas de paz fallaron, incluso aquellas que ofrecían a los palestinos el cien por cien del territorio y el control sobre Jerusalén Oriental. Lo que estamos tratando de mostrar es que el conflicto es mucho más profundo que el territorio. Los palestinos continuarán rechazando todos los planes de paz. Rechazaron las propuestas de Clinton y la oferta de Olmert, y también rechazarán el Plan de Paz de Trump. Para ellos, solo es aceptable un reconocimiento de su derecho al retorno, y eso nunca va a suceder.

Fuente: La Razoón (España)
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario