Funcionario de EE.UU.: Israel podría aplazar la aplicación de su soberanía en Judea y Samaria

Según un informe en hebreo, un alto funcionario de Estados Unidos indicó que Israel podría considerar la posibilidad de aplazar el plan para aplicar su soberanía en los poblados de Judea y Samaria.


El funcionario, que habló en el Canal 13 de forma anónima, dijo que el 1 de julio, cuando la naciente coalición del país acordó iniciar el proceso de aplicación de la soberanía, “no es una fecha sagrada” para los Estados Unidos.

El funcionario declaró que el mensaje había sido llevado a la atención de los funcionarios israelíes.

El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, tiene previsto visitar Israel el miércoles y se espera que discuta el plan israelí, entre otras cuestiones, con el Primer Ministro Benjamin Netanyahu y el nuevo Ministro de Defensa, Benny Gantz.


Según un acuerdo de coalición entre Netanyahu y Ganz que prevé el reparto de poder, la legislación sobre la soberanía israelí en poblados de Judea, Samaria y el Valle del Jordán, según el plan de paz de la administración de Donald Trump, sólo puede comenzar el 1 de julio. El Gobierno debe tomar posesión del cargo el jueves.

Se ha establecido un equipo conjunto israelí-estadounidense para delimitar las fronteras de las posibles medidas, aunque su labor se ha visto demorada por el coronavirus, que ha dado lugar a que Israel prohíba la entrada de extranjeros y a que los Estados Unidos evacuen a algunos miembros del personal diplomático.

David Schenker, jefe de la Oficina de Asuntos del Oriente Medio del Departamento de Estado, dijo la semana pasada que el comité cartográfico aún no ha terminado su labor.

El funcionario dijo a las noticias del Canal 13 que la administración Trump no está totalmente preparada para luchar contra los detractores de la aplicación de la soberanía, ya que está tratando el brote de coronavirus y otros asuntos.

“El calendario israelí no es rígido para nosotros”, dijo el funcionario.

El funcionario también advirtió a los palestinos de “consecuencias negativas” no especificadas si no participan en las conversaciones de paz con Israel.

“Si los palestinos continúan sentados a un lado y no vienen a negociar habrá consecuencias negativas para ellos y nos facilitará la toma de decisiones sobre la soberanía israelí”, dijo el funcionario.

Pompeo dijo el mes pasado que la aplicación de la soberanía en Judea y Samaria era una decisión israelí, en comentarios ampliamente considerados como apoyo tácito a una medida unilateral israelí. Pero los funcionarios en Washington aparentemente han enviado mensajes contradictorios sobre el apoyo de la administración a tal movimiento, con algunos informes que sugieren que el apoyo de Estados Unidos podría estar condicionado a que Israel respalde un estado palestino bajo los contornos de la propuesta de paz.

En una entrevista con el diario Israel Hayom publicada el martes, Pompeo dijo que “compartiría” los puntos de vista de EE.UU. con los líderes israelíes sobre la mejor manera de implementar el plan de paz Trump, incluyendo la soberanía israelí en Judea y Samaria, durante su visita de un día.

Pero se negó a confirmar o negar los informes en Israel de que la Casa Blanca estaba pidiendo a Israel que retrasara cualquier movimiento israelí en Judea y Samaria, y si había dado “luz verde” a Jerusalem.

Los defensores de la soberanía israelí creen que tienen una ventana estrecha para redibujar el mapa de Oriente Medio antes de las elecciones presidenciales de noviembre. También creen que le daría al presidente de EE.UU. Donald Trump un impulso con los votantes pro-Israel, en particular la políticamente influyente comunidad cristiana evangélica.

El presunto candidato demócrata, Joe Biden, ha dicho que se opone a los movimientos unilaterales de Israel en consonancia con lo que han sido décadas de política de EE.UU. antes de Trump.

Según el acuerdo de coalición, el gobierno se definirá como un organismo de “emergencia” durante sus primeros seis meses, encargado exclusivamente de combatir el coronavirus. Pero el acuerdo de coalición también permite a Netanyahu introducir una propuesta al gobierno sobre la soberanía israelí en Judea y Samaria después del 1 de julio, incluso si Gantz se opone.

El acuerdo de coalición dice que cualquier paso hacia la aplicación de la soberanía debe ser coordinado con los EE.UU., manteniendo al mismo tiempo la estabilidad regional y los acuerdos de paz en consideración.

El plan de Netanyahu de aplicar la soberanía israelí en Judea y Samaria ha sido recibido con duras críticas de casi toda la comunidad internacional, incluyendo los aliados europeos de Washington y los principales socios árabes.

El plan de paz de Trump contempla la posibilidad de que los Estados Unidos reconozcan esas anexiones siempre que Israel acepte negociar en el marco de la propuesta.

El plan de paz, que ha sido rechazado por los palestinos, prevé un “Estado palestino” en Gaza y una parte de Judea y Samaria llena de enclaves israelíes que albergan poblados y una red de carreteras que los conectan. El Valle del Jordán, una franja de tierra estratégica que une Judea y Samaria con Jordania, también permanecería en manos israelíes.

Los críticos afirman que un “Estado palestino” resultante sería insostenible como entidad política contigua, y los dirigentes de los residentes también han rechazado el plan de permitir cualquier forma de “Estado palestino”.

Fuente: Times of Israel / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario