¿Israel podrá implementar el plan de Paz de Trump y aun así apaciguar a Jordania?

Los observadores israelíes en el extranjero, preguntándose si el nuevo gobierno de Netanyahu-Gantz extendería la soberanía israelí a grandes partes de Judea y Samaria, recibieron poca claridad del discurso inaugural del Ministro de Relaciones Exteriores Gabi Ashkenazi el lunes en el escenario mundial.


Para Ashkenazi, envió mensajes contradictorios durante la ceremonia de intercambio de seguridad del Ministerio de Relaciones Exteriores con Yisrael Katz.

Por un lado, elogió el “Acuerdo del Siglo” del presidente de los Estados Unidos Donald Trump, que arrojó luz sobre la soberanía israelí en el 30% de Judea y Samaria bajo ciertas condiciones.

“Estas son oportunidades regionales significativas, la principal de las cuales es la iniciativa de paz del presidente Trump”, dijo Ashkenazi. “Veo el plan como un hito importante”.

El plan de Capricornio, continuó, “nos proporciona una oportunidad histórica para dar forma al futuro de Israel y sus fronteras en las décadas venideras”.

“Da a Israel una oportunidad histórica de dar forma a sus fronteras sólo si Israel quiere cambiar sus fronteras, es decir, su soberanía”. Ese fue uno de los informes de Ashkenazi.

Pero en su siguiente aliento, por otra parte, dijo que el plan avanzaría preservando los “tratados de paz” de Israel con Jordania y Egipto. Dijo que esos tratados eran un “activo estratégico” que Israel debía proteger cuidadosamente y que consideraba de gran importancia el fortalecimiento de los “lazos estratégicos” con esos países. Jordania, dijo, debe ser vista como el “activo estratégico” de Israel que debe ser cuidadosamente protegido, y él ve gran importancia en el fortalecimiento de los “lazos estratégicos” con estos países.

Por lo tanto, a primera vista, el primer discurso de Ashkenazi está lleno de contradicciones. Por un lado, el Plan Trump permite a Israel establecer sus fronteras; por otro lado, si Israel lo hace mediante la aplicación de su soberanía -como se prevé en el Plan- creará dificultades para Egipto y Jordania.

Entonces, ¿cómo hacemos un cuadrado de este círculo?

Una posible forma es extender la soberanía israelí a algunas tierras que los Estados Unidos permiten a Israel, pero no a todas, especialmente al Valle del Jordán, que parece ser la mayor preocupación de Abdullah.

Según el Plan Trump, Israel podría – en coordinación con los EE.UU. y en preparación de las negociaciones con los palestinos sobre la creación de un Estado palestino desmilitarizado – aplicar su soberanía en el 30% del territorio. ¿Pero quién dice que la soberanía es una propuesta de “todo o nada”?

Para aprovechar la oportunidad única que ofrece la administración Trump, pero al mismo tiempo para evitar una ruptura completa con los jordanos, y para mantener las puertas abiertas para Washington en caso de que Joe Biden, que se opone a la soberanía israelí, gane las elecciones presidenciales de EE.UU. en noviembre, Israel podría eventualmente aplicar su soberanía en el 30% del terreno menos controvertido.

Por ejemplo, podría extender su soberanía a áreas que, de acuerdo con todas las conversaciones de paz anteriores, deberían haber permanecido como parte de Israel: Gush Etzion, Maale Adumim y poblados como Oranit en Samaria Occidental, que están cerca de la Línea Verde pero no se extienden al Valle del Jordán.

Aunque a Abdullah tampoco le habría gustado esto, probablemente habría sido convencido por los EE.UU. – su mayor aliado en el mundo – de no exagerar si todo Israel incluyera áreas que “todo el mundo sabe” que serían parte de Israel.

La composición del nuevo gobierno del Primer Ministro Benjamin Netanyahu sucumbió a tal “compromiso”. Aunque este es el quinto gobierno de Netanyahu, es el primero en el que el Likud es el partido más derechista del gobierno.

En el primer gobierno de Netanyahu, de 1996 a 1999, el Likud estaba a la derecha del ahora desaparecido Partido Religioso Nacional y del Tzomet. Y en cada uno de los tres gobiernos anteriores, a partir de 2009, Netanyahu miró por encima de su hombro derecho a Bayit Yehudi Naftali Bennett (o configuración posterior) y a Yisrael Beytenu Avigdor Lieberman.

Desde el punto de vista político, era una posición conveniente para Netanyahu, especialmente cuando estaba lidiando con una intensa presión para congelar los poblados bajo la administración de Obama. Dado que las dos partes se oponían firmemente y con razón a cualquier restricción a los poblados, él pudo decirle a Washington, cuando el tema estaba bajo intensa presión, que sólo podía llegar hasta las restricciones a los poblados o que se arriesgaba a perder su gobierno.

Esta vez el Likud es el lado correcto del gobierno. No hay otra parte del derecho de Netanyahu de cubrirlo. Y probablemente le gusta, porque si quería que el partido tuviera su derecho a defenderse, podría fácilmente haber hecho una mejor oferta por Yamina.

Pero a diferencia del pasado, cuando era políticamente conveniente para él tener partidos en el lado derecho del gobierno, ahora podría ser políticamente conveniente para él tener partidos en el lado izquierdo. Porque si Netanyahu no considera prudente arriesgarse a romper lazos con Jordania por el problema de la soberanía israelí, siempre puede decir que Kajol-Lavan le ata las manos.

Sin embargo, a juzgar por los comentarios de Ashkenazi, comentarios que sin duda son coherentes con lo acordado durante las negociaciones de la coalición, Kajol-Lavan atará las manos de Netanyahu hasta cierto punto en este asunto, pero no hasta el final.




Fuente: Jerusalem Post / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario