La Unión Europea financia a los “terroristas en traje”

En respuesta al anuncio de la Unión Europea de que tiene la intención de seguir financiando a las organizaciones de la sociedad civil palestina, aunque apoyen a los grupos terroristas o estén en contacto con ellos, el Ministerio de Asuntos Estratégicos ha publicado hoy su informe “ Dinero de sangre”.


El informe revela el sistema utilizado por las organizaciones palestinas que tienen vínculos con grupos terroristas, centrándose en un caso prueba: la organización Addameer.

La declaración de la Unión Europea legitima el fenómeno de los “terrorista en trajes” que el Ministerio identificó hace un año. Se trata de terroristas que se presentan como defensores de los derechos humanos para recaudar fondos cuando en realidad sus actividades están dirigidas por el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) y Hamas.

Contrariamente a cualquier lógica práctica, la declaración de la Unión Europea legitima su duplicación y proporciona a los terroristas una línea de crédito. Ese es un rasgo peligroso que debe ser cruzado por dos razones principales: en primer lugar, la falta de transparencia en el uso de los fondos por parte de los palestinos. Y, en segundo lugar, lo que queda claro a partir de las pruebas de que disponemos es que los fondos se están utilizando para realizar esfuerzos serios por deslegitimar a Israel, gestionados de conformidad con el programa de las organizaciones terroristas, y para combatir a Israel también con armas blandas, tanto legales como de buena fe.

El informe muestra cómo la organización no gubernamental palestina Addameer ha seguido libremente el programa de la organización terrorista y cómo ha sido financiada por los Estados de la Unión Europea.

Addameer era un excelente ejemplo del método de “terrorista en trajes”. Además de los hechos, la organización está trabajando para deslegitimar y boicotear a Israel y para liberar a los terroristas pertenecientes a la organización terrorista FPLP. En los últimos años, la organización ha recibido más de dos millones de euros de Estados y organizaciones europeos, incluido el Ministerio de Relaciones Exteriores de Suiza.

Además del terrorismo, el contador de la organización hasta 2017, Samer Arabid, comandó después de dejar su trabajo un escuadrón de terror del Frente Popular que asesinó a Rina Shnerb en agosto pasado. En este momento, cuando los estados europeos están interesados en ayudar a las organizaciones palestinas a combatir el coronavirus, sus fondos no deben ser utilizados para el propósito contrario al que se les dio: la muerte en lugar de la vida.





Fuente: Israel Hayom / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario