No hay impedimento legal para que Netanyahu, a pesar de su imputación, sea el próximo Primer Ministro de Israel

Así lo anunció la Suprema Corte de Justicia de Israel


Tras cuatro días de intensos debates, los  11 Jueces Supremos de Israel reunidos desde el domingo hasta el miércoles por la noche, rechazaron todas las apelaciones que le habían sido presentadas contra la posibilidad que Biniamin Netanyahu,  forme el próximo gobierno. Los apelantes sostenían que Netanyahu no debía ni podía recibir el encargo de formar el nuevo gobierno, por haber sido imputado  con cargos serios de sospecha de corrupción.

Pero la Suprema Corte de Justicia, encabezada por la Presidenta Esther Hayot, fue terminante al respecto, rechazando las apelaciones y recalcando que no hay justificación legal para impedirlo.

Es imperioso recalcar que el análisis de los Jueces Supremos no era normativo, no se refería a los valores que deben regir el comportamiento público de los políticos, sino que era de carácter absolutamente jurídico. La intención, el deber, era analizar si en las leyes vigentes, hay algún elemento que impida que Netanyahu vaya nuevamente al cargo de jefe de gobierno.

Desde un punto de vista de valores, claro está que el tema es más que problemático. El hecho es que un ministro o diputado imputados , deben dimitir. Y el Primer Ministro está inclusive por sobre ellos.

Pero el debate era legal. Esa es otra dimensión.

Aunque los Jueces recalcaron que los cargos contra Netanyahu son serios, tenían que atenerse a lo legal. Por ende, tuvieron razón al rechazar las apelaciones, ya que a ellos no se les puede pedir que cambien la ley sino que la analicen. Lo dijeron explícitamente, que no les pidan a ellos lo que debe hacer el Parlamento. Y es claro que por ley, Netanyahu no tiene obligación de dimitir a menos que sea hallado culpable por una instancia definitiva, inapelable. La verdad es que la situación es un tanto distinta que la contemplada en la ley ya que aquí no se trataba de exigir su dimisión-porque está como Primer Ministro de un gobierno de transición –sino de impedir que pueda recibir nuevamente el encargo de formar gobierno.

Pero por ley, no está prohibido, y por eso los jueces tomaron esa decisión.

La responsabilidad debería ser de los parlamentarios, de promulgar una ley que  haga orden al respecto, combinando debidamente la ley con las normas de actuación pública.

La Suprema Corte también rechazó las apelaciones contra el acuerdo de gobierno de emergencia entre Netanyahu y su otrora adversario Beni Gantz. Dejó en claro que el acuerdo entre las partes incluye varios puntos problemáticos, pero por ahora, decidió no intervenir.

Todo va en camino a la formación del nuevo gobierno de Israel encabezado nuevamente por Netanyahu. Parece que sería presentado el próximo miércoles 13 de mayo.

Tendrá muchos desafíos con los que lidiar.

Por Ana Jerozolimski
Fuente: Semanario Hebreo Jai
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario