Visita de Pompeo a Israel se centrará en el tema de la soberanía en Judea y Samaria

El Secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo viajará a Israel para una breve visita en medio de la pandemia de coronavirus. Se espera que el viaje se centre en los planes del primer ministro Benjamin Netanyahu para aplicar la soberanía israelí en partes de Judea y Samaria.


El miércoles, Pompeo hará un viaje relámpago a Jerusalem para ver a Netanyahu y a su nuevo socio de coalición Benny Ganz, mientras que la administración Trump está tratando de volver a la vida normal reanudando los viajes del gobierno y reabriendo la economía devastada por el brote de COVID-19. El Departamento de Estado anunció oficialmente el viaje una semana después de su primera aparición y un día después de que algunos medios de comunicación israelíes lo informaran.

Pompeo “discutirá los esfuerzos de Estados Unidos e Israel para combatir la pandemia del COVID-19, así como los asuntos de seguridad regional relacionados con la influencia maligna de Irán”, dijo el portavoz Morgan Ortagus en una declaración. “El compromiso de Estados Unidos con Israel nunca ha sido más fuerte que bajo el presidente Trump. Estados Unidos e Israel juntos enfrentarán amenazas a la seguridad y prosperidad de nuestro pueblo. En tiempos difíciles, apoyamos a nuestros amigos, y nuestros amigos nos apoyan”.

La Administración Trump es la única de la mayoría de los gobiernos que ha dicho que apoyará aplicación de la soberanía de Israel en partes de Judea y Samaria, reclamada por los árabes palestinos como posible Estado, siempre que Israel acepte entablar conversaciones de paz con los palestinos.

Pompeo y su pequeño grupo necesitarían exenciones de las restricciones israelíes sobre el virus, que impedían la entrada de visitantes extranjeros al país y exigían que los israelíes volvieran a la autocuarentena durante 14 días. El miércoles, Pompeo permanecerá en Israel sólo unas horas y luego regresará a Washington de su primer viaje al extranjero después de una visita no anunciada a Afganistán en marzo.

Su llegada coincide con la toma de posesión del nuevo gobierno israelí, que debe tomar posesión el 13 de mayo.

Tras salir del punto muerto en tres elecciones no concluyentes el año pasado, Netanyahu y su principal rival, el ex jefe del ejército, Ganz, acordaron el mes pasado formar un gobierno conjunto.

Según el acuerdo, Netanyahu será el primer ministro, mientras que Ganz asumirá el nuevo cargo de “viceprimer ministro”, otorgando a cada lado un poder de veto efectivo sobre el otro. El dúo ha acordado negociar las posiciones en 18 meses.

Se espera que su gobierno “extraordinario” se centre en la crisis del coronavirus durante los primeros seis meses.

Los partidarios de la extensión de la soberanía en Judea y Samaria creen que tienen una ventana estrecha para rediseñar el mapa de Oriente Medio antes de las elecciones presidenciales de noviembre. También creen que dará un impulso a los votantes pro-Israel, en particular a la políticamente influyente comunidad evangélica cristiana. El candidato demócrata Joe Biden dijo que se opone a las medidas unilaterales de Israel, en línea con lo que fue la década de la política estadounidense antes de Trump.

El acuerdo de anexión establece que cualquier medida debe ser coordinada con los EE.UU., teniendo en cuenta los acuerdos regionales sobre la estabilidad y la paz.

El plan de Netanyahu de aplicar la soberanía de Israel a partes de Judea y Samaria fue duramente criticado por casi toda la comunidad internacional, incluidos los aliados europeos de Washington y los principales socios árabes, con la notable excepción de los Estados Unidos. El prometedor plan de paz del presidente Donald Trump permite a los Estados Unidos reconocer esa soberanía, siempre que Israel acepte negociar en el marco de la propuesta anunciada en enero.

El plan prevé el establecimiento de un Estado palestino, pero le concede una autonomía limitada sobre parte de las tierras solicitadas. Los palestinos han rechazado completamente la propuesta.

El embajador de EE.UU. David Friedman dijo en una entrevista el miércoles que Washington está dispuesto a reconocer la soberanía israelí sobre partes de Judea y Samaria si se anuncia en las próximas semanas.

En una entrevista con el diario Israel Hayom, el embajador dijo que dependía de Israel decidir si quería continuar con la anexión de los asentamientos, pero que, si lo hacía, Washington reconocería la propuesta.

“No declaramos la soberanía, eso le compete a Israel, y entonces estamos listos para reconocerla”, dijo.

“Cuando el proceso de mapeo termine, cuando el gobierno israelí acuerde congelar la construcción en las mismas áreas del Área C que no están diseñadas para aplicar la soberanía, y cuando el primer ministro acuerde negociar con los palestinos sobre la base del Plan Trump – que ya aceptó desde el primer día – reconocemos la soberanía de Israel en aquellas áreas que formarán parte del plan”, dijo en un comentario en hebreo.

Según el plan propuesto, los Estados Unidos reconocen la aplicación por parte de Israel de la soberanía sobre partes de Judea y Samaria tras la finalización de una investigación por parte de un comité conjunto de cartografía estadounidense e israelí y la aceptación por parte de Israel de una congelación de cuatro años de los territorios destinados a un futuro Estado palestino, así como un compromiso de negociar con los palestinos sobre la base del Acuerdo de Paz Trump.

Fuente: Times of Israel

https://israelnoticias.com/diplomacia/visita-pompeo-israel-centrada-judea-y-samaria/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+israelnoticiascom+%28Noticias+de+Israel%29

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario