Autoridad Palestina ordena cierre de Hebrón y Naplusa debido a aumento de casos de coronavirus

En una conferencia de prensa el sábado por la noche, el Primer Ministro de la Autoridad Palestina, Mohammad Shtayyeh, dijo que las ciudades de Hebrón y Nablus serán cerradas en respuesta a lo que llamó “un peligroso aumento de las infecciones por coronavirus” en Judea y Samaria.


Hablando después de que los funcionarios palestinos celebraran una reunión de emergencia en Ramallah, Shtayyeh también pidió que se detuviera el movimiento de trabajadores entre Israel y la región de Judea y Samaria durante las próximas dos semanas. No quedó claro de inmediato si se trataba de una orden o simplemente de una recomendación.

Con 108 nuevos casos de virus confirmados en toda Judea y Samaria el sábado – un número récord – en medio de una tendencia de aumento de las infecciones, Shtayyeh dijo que nadie y nada será dejado entrar o salir de la gobernación de Hebrón, excepto por suministros y alimentos. También se establecerá un toque de queda de cinco días en la gobernación, y sólo permanecerán abiertas las panaderías, farmacias, supermercados y algunas fábricas.

Hebrón se ha convertido en el centro de la nueva ola de infecciones de coronavirus en Judea y Samaria.

También se ordenará el cierre de Nablus durante dos días para prevenir la propagación del virus, dijo Shtayyeh. El gobernador de la ciudad dijo que la gente debía permanecer a menos de 150 metros de su casa.

Todas las reuniones sociales están ahora prohibidas en toda Judea y Samaria, aunque algunos restaurantes y cafeterías permanecerán abiertos por ahora, dijo Shtayyeh.

Shtayyeh dijo que la mayoría de las nuevas infecciones se debían a la exposición de personas que se desplazan entre Judea y Samaria e Israel. Los funcionarios de salud palestinos dijeron el viernes por la noche que los trabajadores palestinos y los árabes israelíes que visitan a sus parientes en Judea y Samaria han sido la fuente de la mayoría de las infecciones.

“Hago un llamamiento a nuestra gente en las fronteras de 1948 para que eviten visitar cualquier ciudad, campamento de refugiados o pueblo en Judea y Samaria”, dijo Shtayyeh. “Además, pido a los trabajadores que están empleados dentro de las áreas de 1948 que eviten el movimiento diario entre Judea y Samaria y el interior [de Israel] durante 14 días. Pueden residir temporalmente en su lugar de trabajo”.

Según la emisora pública de Kan, el número de pacientes activos en Judea, Samaria y Gaza asciende ahora a 369, y 243 de ellos en Hebrón y sus alrededores en la última semana.

El informe también dice que el número de casos activos en Judea y Samaria se ha duplicado en los últimos tres días, llegando a 155 el miércoles.

El viernes, las principales ciudades de Judea y Samaria, incluyendo Hebrón, anunciaron cierres limitados. Las autoridades de Nablus y Hebrón ordenaron el cierre de áreas públicas como salones de bodas y restaurantes. Los pueblos más afectados de Halhoul y Tafouh, en las afueras de Hebrón, recibieron órdenes de refugio en el lugar.

Las mezquitas e iglesias fueron cerradas de nuevo en toda Judea y Samaria y se ha instado a los palestinos a rezar en casa. Durante el cierre anterior, las exigencias públicas de rezar en las mezquitas causaron fricciones entre los residentes y las fuerzas de seguridad.

Shtayyeh dijo anteriormente que está dispuesto a ordenar el regreso a un cierre a gran escala en caso de una segunda oleada.

La naturaleza del brote es diferente esta vez, informaron las autoridades sanitarias palestinas.

A diferencia de los anteriores brotes locales, que en su mayoría estaban aislados en pequeñas aldeas, el actual brote parece estar extendiéndose por toda Judea y Samaria. Los mayores picos se han registrado en Nablus y Hebrón y sus alrededores, pero Ramallah, Belén y otros grandes centros de población también han informado de nuevas infecciones.

Desde que se relajaron las restricciones a finales de mayo después de la festividad de Eid al-Fitr, han aparecido casos aislados en pequeños pueblos de Judea y Samaria. En cada caso, las autoridades sanitarias palestinas pudieron rastrear la fuente de la infección, por lo general, informaron, trabajadores que regresaban de Israel o miembros de la familia que visitaban a parientes del Negev israelí, y contener el brote ordenando la cuarentena de las personas expuestas.

Las autoridades palestinas destacaron que muchos de los casos registrados en la segunda oleada tienen orígenes desconocidos, lo que hace temer una propagación comunitaria no detectada.

La nueva oleada de infecciones sitúa a Judea y Samaria en una posición más delicada que durante el anterior cierre en abril y mayo. La Autoridad Palestina se encuentra ahora en medio de una importante crisis financiera y no ha podido pagar a sus empleados -cuyos salarios constituyen alrededor del 20 por ciento del PIB palestino- durante semanas.

La semana pasada, Ramallah rechazó la transferencia de los ingresos fiscales que recibe cada mes de Israel, que ascendían a alrededor del 85% de su presupuesto después de que la crisis del coronavirus comenzara en marzo. En abril recibió el doble de la transferencia habitual de efectivo del gobierno israelí, según los informes financieros de la Autoridad Palestina.


Fuente: Times of Israel / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario