¿Cómo ha impactado el coronavirus en el mundo judío?

La emergencia del coronavirus ha tenido un enorme impacto en la vida de los judíos en todo el mundo y en diferentes comunidades y denominaciones, según ha documentado un informe recientemente publicado por el Instituto de la Democracia de Israel (IDI). Tanto en Israel como en la Diáspora, surgieron de manera destacada cuestiones como la relación entre las comunidades insulares y las autoridades nacionales y la necesidad de soluciones para adaptarse a la nueva situación en el ámbito de las leyes y tradiciones judías. Como explicó el Dr. Shuki Friedman, director del Centro para la Religión, la Nación y el Estado y coautor del informe, a The Jerusalem Post, algunos de los acontecimientos desencadenados por la crisis han llegado para quedarse.


“Un primer momento en el que percibimos el alcance de lo que estaba sucediendo con el brote fue cuando vimos que varios rabinos ultraortodoxos en Israel instruyeron a sus comunidades para que no siguieran las directivas del Ministerio de Salud y del gobierno”, destacó Friedman. “Era evidente que había un profundo choque entre los valores religiosos como la oración comunitaria o los preparativos para la Pascua y las medidas incluidas en el cierre. No se trataba de una cuestión clásica de religión y estado, sino más bien de una cuestión de autoridad: ¿quién es preeminente, el gobierno o los rabinos?”.

El informe, que se redactó cubriendo un período hasta el mes de abril, profundiza ampliamente en la cuestión de cómo reaccionó la comunidad ultraortodoxa ante la pandemia, tanto en Israel como en el extranjero, reconstruyendo las diferentes etapas. También se hace hincapié en la diversidad dentro de las comunidades generalmente denominadas ultraortodoxas (o haredi en hebreo), siendo los sefardíes ultraortodoxos mucho más rápidos y, en general, diligentes en atender las directrices gubernamentales y ciertos sectores dentro del mundo ashkenazi, por ejemplo, la facción antisionista de línea dura de Jerusalem, mucho más beligerante en el desafío de las instrucciones.

Al preguntársele por qué el valor de preservar la vida, un valor que está en el centro de la tradición y la moral judías y que, por lo tanto, se supondría que es relevante en las comunidades religiosas, no parecía considerarse central en las circunstancias del coronavirus, Friedman explicó que la amenaza del virus estaba subestimada, también debido a la desconfianza hacia las autoridades.

“También es cierto que el Gobierno no abordó eficazmente la cuestión de asegurarse de que las comunidades ultraortodoxas con acceso limitado a los canales de comunicación estuvieran debidamente informadas. Por otra parte, los propios rabinos a veces censuran el contenido de lo que aparece en sus fuentes de información”, dijo.

Friedman señaló que las comunidades ultraortodoxas en el extranjero eran mucho más conscientes del peligro del brote, ya que rápidamente experimentaron su devastación de primera mano, con un número muy elevado de infectados y muertos. Este aspecto influyó también en Israel cuando personas pertenecientes a las mismas comunidades comenzaron a informarse mutuamente de lo que estaba sucediendo.

El experto observó que ahora los ultraortodoxos se han convertido en uno de los más estrictos en la observación de las medidas preventivas contra el coronavirus, como lo demuestra el hecho de que, si bien el número de nuevos infectados en Israel en las últimas semanas ha aumentado drásticamente, no se ha registrado un pico en los barrios y pueblos haredi.

“Lo que podría suceder si un nuevo brote se produce en el futuro es una buena pregunta. Por un lado, creo que lo que ha sucedido ha representado un trauma para la comunidad, por otro lado, ver cómo otros sectores de la sociedad, como los laicos de Tel Aviv, no se toman ahora en serio el riesgo podría inducirlos a preguntarse por qué deben sacrificar lo que es importante para ellos mientras que otros no lo hacen”, señaló Friedman.

Uno de los fenómenos destacados en el informe es el aumento del uso de Internet en las zonas ultra ortodoxas, y Bezeq informó de un aumento del 40% en el mes de abril.

“Creo que este desarrollo es especialmente significativo y es probable que marque el comienzo de una nueva tendencia”, dijo el investigador al Post.

El documento también ilustró la respuesta a la crisis en diferentes denominaciones judías, incluyendo la Ortodoxia Moderna y los movimientos conservadores y reformistas, que hicieron de la adhesión a las medidas de seguridad una prioridad máxima, en Israel y en el extranjero, donde las comunidades judías normalmente actuaron rápidamente y a veces incluso actuaron antes de las decisiones de las autoridades nacionales.

Especialmente para los judíos de la Ortodoxia Moderna, pero también para los conservadores, la crisis también les planteó varias cuestiones halájicas (jurídicas judías), a menudo relacionadas con la medida en que se podían utilizar medios tecnológicos para compensar la imposibilidad de llevar a cabo ciertas actividades en persona, como las oraciones comunitarias.

Friedman señaló que cree que otro aspecto que ha surgido de la crisis es la fragmentación de las autoridades dentro de las comunidades.

“Diferentes rabinos apoyaron diferentes respuestas a las preguntas y en este tiempo más que nunca, la gente eligió a qué rabino estaban dispuestos a escuchar”, explicó.


Fuente: Jerusalem Post / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario