Conoce a la única persona en el mundo que puede tocar los Rollos del Mar Muerto


Por Rossella Tercatin

Pocas personas están familiarizadas con el nombre de Tanya Bitler, una conservadora de 63 años de edad de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA), que se trasladó a Israel desde Rusia a finales de 1990. Sin embargo, sus manos han aparecido en los medios de comunicación de todo el planeta por una razón única: actualmente es la única persona en el mundo que puede tocar y manejar los legendarios Rollos del Mar Muerto y sus dedos envueltos en guantes sujetando o señalando delicadamente un fragmento aparecen regularmente en las imágenes que se difunden al público cuando surgen nuevos hallazgos.

Desde su descubrimiento en los decenios de 1940 y 1950, los pergaminos -que incluyen unos 25.000 fragmentos- han sido objeto de fascinación para miles de estudiosos y millones de personas en Israel y en todo el mundo.

Escondidos en las cuevas del desierto de Judea durante más de 2.000 años, los artefactos incluyen algunos de los más antiguos manuscritos de la Biblia, así como otros textos religiosos que no fueron aceptados en el canon. La IAA es la entidad que se encargó de ellos en nombre del Estado de Israel.

Sin embargo, durante decenios, los pergaminos experimentaron un terrible deterioro: las diferentes condiciones climáticas de su nuevo hogar en Jerusalem y una sucesión de intentos bien intencionados, pero mal ejecutados de los eruditos y conservadores para preservarlos causaron daños muy graves.

En 1991, la AIA comenzó a abordar la cuestión de la preservación de los Pergaminos del Mar Muerto, lo que dio lugar a la creación de una unidad y un laboratorio dedicados a su bienestar.

Como explicó al Jerusalem Post, Bitler fue una de las cuatro personas contratadas para trabajar como conservadora en el proyecto en 1992, gracias a su formación en historia y arqueología, así como a una licenciatura en la materia y a diez años de trabajo como conservadora en el Museo Arquitectónico y Etnográfico de Jojlovka en la ciudad rusa de Perm.

“Comenzamos nuestro trabajo mirando el material, para familiarizarnos con nuestra colección”, explicó. “Además, comenzamos a realizar varias pruebas en pergaminos modernos para entender cómo podíamos intervenir para proteger los pergaminos, además de estudiar el tema de forma teórica. Finalmente, invitamos a los expertos del Instituto de Conservación Getty de Los Ángeles, que fue la primera entidad en desarrollar una experiencia en la conservación de este tipo de material, empleando a biólogos, químicos y demás. Vinieron a nuestro laboratorio para estudiar nuestros problemas y desarrollar una metodología para que trabajemos en ellos”.

Más que la investigación, el primer objetivo de la iniciativa de la IAA era la preservación. En los decenios anteriores, los fragmentos de pergaminos que se creía que encajaban entre sí se habían pegado con cinta adhesiva escocesa, también se emplearon otras formas de pegamento en los manuscritos con varios fines, mientras que los conservadores pensaron que la mejor manera de proteger los artefactos era colocarlos entre dos placas de vidrio cuya presión terminaba por hacer que los pergaminos se oscurecieran y sus bordes se gelatinizaran.

Después de que los primeros años se dedicaron al estudio, Bitler y los demás conservadores comenzaron a tratar con delicadeza los pergaminos, sacándolos de las placas de vidrio, a menos que el daño lo hubiera imposibilitado, para almacenarlos en placas de cartón más adecuadas, y quitando el pegamento y la cinta adhesiva.

“Es un proceso muy lento y que requiere mucho tiempo, también porque los pergaminos requieren un control y mantenimiento constante. Hemos sido capaces de tratar aproximadamente la mitad de nuestra colección”, dijo al Post.

El principio del laboratorio es llevar a cabo sólo intervenciones que no corran el riesgo de causar más daños y que puedan ser revertidas, en caso de que el futuro traiga nuevos desarrollos tecnológicos que puedan ayudar a los pergaminos de una manera más efectiva.

Además, para evitar daños por manos inexpertas, los conservadores de la Unidad de Pergaminos del Mar Muerto de la IAA, que actualmente se encuentra en el campus del Museo de Israel, son las únicas personas autorizadas a tocarlos y manipularlos.

Entretanto, también se han emprendido nuevos proyectos.

Entre otros, en los últimos diez años se ha llevado a cabo una gran iniciativa de digitalización, utilizando imágenes multiespectrales de alta resolución. Todos los fragmentos tuvieron que ser extraídos de la bóveda donde normalmente se guardan y colocados manualmente en el equipo especial para fotografiarlos con la mayor resolución posible y en varias longitudes de onda, tarea que requirió las manos de Bitler y sus colegas.

Además, se han abierto progresivamente muchas nuevas vías de investigación sobre los pergaminos a través de la intersección de la arqueología y las ciencias duras. Por ejemplo, un grupo de investigadores analizó el ADN de las pieles de animales utilizadas para producir los pergaminos de algunos pergaminos, en una iniciativa de varios años cuyos primeros resultados se anunciaron a principios de este mes. Una vez más, los expertos que se encargaron de recoger el material real de los pergaminos para los científicos involucrados fueron los conservadores de la IAA.

Incluso cuando algunos pergaminos se prestan ocasionalmente a museos de todo el mundo, los conservadores son los que se encargan de todos los aspectos del proceso de preparación de los mismos. Nadie más pone sus manos sobre los artefactos.

Sin embargo, en los últimos meses, tres conservadores que durante más de un cuarto de siglo se ocuparon de estas delicadas actividades se retiraron, dejando a Bitler como la única que queda en la unidad, al menos por el momento.

Actualmente se está formando a nuevos conservadores, pero el experto explicó al Post que se necesitarán al menos dos años de trabajo duro para que sean algo competentes en algunos aspectos de la actividad y cinco años para que estén completamente listos para hacerse cargo.

“Mientras tanto, todavía tengo unos cuantos años de trabajo por delante”, dijo.

Incluso después de 28 años, Bitler destacó que trabajar con los pergaminos para ella todavía se siente muy especial.

“Por supuesto que todavía estoy emocionada. Estoy muy contenta de trabajar en el laboratorio y siento una gran responsabilidad”, concluyó. “Cada fragmento es diferente del otro, cada uno tiene características diferentes y ha sufrido problemas diferentes. Tratar con cada uno de ellos siempre se siente único”.



Fuente: Jerusalem Post / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario