Estas son las nuevas restricciones de Israel ante el repunte de COVID-19

El Gabinete de Coronavirus aprobó este lunes nuevas medidas para detener el constante aumento de nuevos casos de COVID-19 en Israel.


El gabinete decidió restringir las reuniones en eventos culturales, espectáculos y bodas a 250 personas hasta el 9 de julio, y limitarlas al 50 por ciento de la capacidad de salones de eventos con un máximo de 100 personas, así como 50 congregantes en sinagogas y sitios de culto hasta el 31 de julio, informó The Jerusalem Post.

Además, el 30 por ciento de los empleados públicos trabajarán desde casa y los exámenes universitarios se llevarán a cabo a distancia, en línea.

Desde el comienzo de la crisis, se han registrado 24,276 casos de coronavirus en Israel y 319 decesos. El número de pacientes activos aumentó a 6,768, hasta esta noche, entre ellos 43 en estado grave .

Según el Director General del Ministerio de Salud, Hezy Levy, la cifra de enfermos y de personas mayores infectadas está aumentando.

“Un aumento de casos traerá un aumento de pacientes graves e intubados”, dijo Levy en una entrevista al Canal 12 israelí. “Observamos el comportamiento y queremos mirar hacia el futuro”.

“Estamos viviendo la nueva normalidad del coronavirus y seguiremos viviendo con el coronavirus”, afirmó.

Durante una reunión gabinete este domingo, el Ministerio de Salud recomendó medidas mucho más estrictas que fueron rechazadas a fin de preservar la economía.

El primer ministro Benjamín Netanyahu prometió implementar nuevas iniciativas para impulsar la economía.

“Siempre intentamos encontrar el equilibrio entre cuidar la salud y mantener la economía”, dijo. “Me involucraré totalmente en las cuestiones económicas. Me aseguraré de que el dinero prometido llegue a la gente y propondré nuevos programas innovadores para poner en marcha la economía”.

Netanyahu y el ministro de Finanzas, Israel Katz anunciaron un nuevo plan de 2,000 millones de NIS para apoyar a empresas en crisis.

Las compañías con un volumen de negocios de hasta 100 millones de NIS y profesionales autónomos con un volumen de negocios de hasta 300,000 NIS. podrán ahora aplicar para recibir subvenciones. También se confirmó la subvención de 7,500 NIS por cada trabajador que vuelve a su empleo.

Según el Instituto Nacional de Seguros, el número de personas que ha solicitado compensación por desempleo y que no ha vuelto a trabajar asciende a 673,567. Desde el comienzo de la crisis, 1,074.905 israelíes han solicitado subsidios por desempleo. De estas solicitudes, más del 92 por ciento fueron aceptadas.

Durante la reunión, el ministro de Defensa y primer ministro alterno, Benny Gantz destacó la necesidad de priorizar la lucha contra COVID-19 y sus repercusiones económicas.

Gantz agregó que ha solicitado que el Ministerio de Defensa sea el organismo a cargo de implementar las medidas contra el coronavirus, como la mejor entidad en Israel para hacer frente a situaciones de emergencia.

“Estamos en medio de un incidente continuo y el único organismo que puede ocuparse de ello junto con el gabinete de seguridad y el Ministerio de Salud es el Ministerio de Defensa”, señaló.

Ambos líderes fueron criticados por el jefe de la oposición, Yair Lapid, quien habló del manejo de la crisis del coronavirus por parte del gobierno y sus ramificaciones económicas.

“No hay un marco de compensación para las pequeñas empresas, no hay un plan para que la gente vuelva a trabajar, y las tasas de desempleo en Israel son de las más altas del mundo”, lamentó Lapid.

“Hace unas semanas, el primer ministro dijo: ‘el mundo entero está aprendiendo de nosotros cómo manejar la crisis del coronavirus’. Todos quedaron muy impresionados, excepto el mundo. Porque el resto del mundo entiende que hay una diferencia entre hablar y manejar la crisis. No se impresionan con los discursos; trabajan con hechos”.

Durante una reunión de su partido Yesh Atid-Telem, Lapid bromeó que una encuesta del domingo mostró que el 85 por ciento del público está preocupado por su futuro económico, y “el resto son todos miembros del gobierno”.

También señaló que la Unión Europea está abriendo sus fronteras pero Israel está marcado como un país rojo.

“Un país rojo es aquel que no está gestionando eficazmente la crisis del coronavirus”, dijo. “En lugar de manejar la crisis crearon el gobierno más grande y más inflado en la historia de Israel”.



Fuente: © EnlaceJudíoMéxico
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario