Israel trata a paciente con COVID-19 con una nueva vacuna pasiva concentrada


El Centro Médico Hadassah de Israel ha tratado a su primer paciente de COVID-19 con una nueva “vacuna pasiva” que el hospital desarrolló junto con la empresa biofarmacéutica israelí Kamada. Según el jefe de Hadassah, Zeev Rotstein, “el paciente reaccionó positivamente”.

Dijo: “Empezó a mejorar hemodinámicamente… Tenemos los dedos cruzados para el tratamiento exitoso de este paciente”.

Aunque no pudo compartir detalles sobre la paciente, la describió como una joven que sufría de varias condiciones médicas subyacentes. Ha estado hospitalizada durante semanas y está intubada. Dijo que otros tratamientos no han mostrado ningún resultado.

El concentrado de anticuerpos (inmunoglobulina o IgG) se desarrolló utilizando el plasma que Hadassah cosechó de los ex pacientes de coronavirus, los que tenían la enfermedad y ahora dan negativo para el virus.

Los que desarrollan cualquier virus, incluido el nuevo coronavirus, desarrollan en su plasma proteínas o anticuerpos antivirus especiales, que podrían por tanto ayudar a los pacientes enfermos a hacer frente a la enfermedad.

La inmunización pasiva es cuando se le dan esos anticuerpos preformados. Una vacuna activa, en cambio, es cuando se le inyecta una versión muerta o debilitada de un virus que engaña a su sistema inmunológico haciéndole creer que ha tenido la enfermedad, y su sistema inmunológico crea anticuerpos para protegerle.

Hadassah pudo recoger 40 litros de plasma -suficiente para producir suero para hasta 70 pacientes– gracias a su colaboración con el Beit Din Tzedek de Jerusalem, que animó a los miembros de la comunidad haredi (ultraortodoxa) a donar su plasma después de la recuperación. Durante el primer pico de coronavirus, los barrios haredi de Jerusalen tenían algunos de los mayores números de enfermos.

Rotstein dijo que la vacuna, que también podría llamarse medicamento, probablemente se dirigirá a los pacientes de COVID-19 cuya situación está empeorando y que necesitan un refuerzo para combatir la enfermedad. Sin embargo, también se puede usar de forma profiláctica en casos en los que un paciente de alto riesgo contraiga el coronavirus y el hospital quiera detener el avance de la enfermedad.

En una entrevista con el Post a principios de este año, el director general de Kamada, Amir London, dijo que cree que su compañía es la primera a nivel mundial en completar la fabricación de un producto de IgG derivado del plasma para el tratamiento de COVID-19.

La compañía ya tiene dos productos aprobados por la FDA, incluyendo un tratamiento antirrábico que se vende en todo el mundo. Es el único proveedor de veneno anti-serpiente del Ministerio de Salud.

Aunque este es el primer concentrado de anticuerpos administrado a un paciente, varios pacientes israelíes han sido tratados con plasma congelado vía transfusión. En abril, un paciente de 29 años con coronavirus de Haredi que está siendo tratado en el Hospital Universitario Samson Assuta Ashdod mejoró, según se informa, de una condición grave a otra grave pero estable, después de recibir múltiples dosis de plasma de un donante que se recuperó del coronavirus, dijo un portavoz del hospital al Jerusalem Post.

Los pacientes también fueron tratados en el Centro Médico Yitzhak Shamir en Be’er Ya’acov, entre otros lugares.

MDA ha estado recolectando plasma por más de 30 años. El plasma con anticuerpos se utilizó para tratar a los pacientes con SARS durante el brote de 2002. Además, Israel ofreció un tratamiento similar a los pacientes con la fiebre del Nilo Occidental.

Antes de poder donar plasma, el paciente debe esperar 14 días desde el momento en que se le confirmó que el coronavirus era negativo mediante dos pruebas de hisopado separadas.



Fuente: Jerusalem Post / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario