Jordania advierte a Israel que no aceptará una “anexión limitada” y amenaza con una dura respuesta

Según se informa, Jordania ha dejado claro a Israel que no aceptará ni siquiera una “anexión” limitada de tierras de Judea y Samaria y que responderá a cualquier medida de ese tipo de la misma manera en que reaccionaría a la extensión israelí unilateral de todos los poblados y del Valle del Jordán, como inicialmente tenía previsto el Primer Ministro, Benjamin Netanyahu.


Jordania ha transmitido este mensaje inflexible a Jerusalem por varios canales, según informó el Canal 13 el domingo por la noche, citando a funcionarios israelíes no identificados.

El informe señalaba que uno de esos canales era una reunión la semana pasada entre el Rey Abdullah II y el jefe visitante del Mossad, Yossi Cohen, quien le preguntó cómo reaccionaría Ammán ante un plan de soberanía israelí limitado de varios poblados o de bloques de ellos a partir del primero de julio.

En el informe se dice que el Reino Hachemita ha recalcado este punto también a los Estados Unidos y a varios países europeos.

Una postura similar ha sido expresada recientemente por el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, quien ha amenazado con una dura respuesta si Israel se “anexiona” aunque sea una “pulgada”.

Jordania ha amenazado con derogar o rebajar su tratado de paz de 1994 con Israel si su plan sigue adelante y se deja saber que Abdullah está tan furioso con las intenciones de Israel que ha dejado de aceptar llamadas de Netanyahu.

Jordania es uno de los dos países árabes que tienen relaciones diplomáticas oficiales con Israel, junto con Egipto.

Bajo un acuerdo de coalición entre Netanyahu y el líder azul y blanco, Benny Gantz, firmado el mes pasado, el gobierno puede perseguir el plan israelí de los 132 “asentamientos” y el Valle del Jordán el 30% de Judea y Samaria asignado a Israel bajo el plan de paz de la administración Trump a partir del primero de julio. El plan también prevé condicionalmente un Estado palestino en el 70% restante del territorio.

Se ha informado de que Israel está considerando la posibilidad de una extensión más limitada para reclamar solo las zonas de poblados cercanos a Jerusalem. Ynet informó que una idea discutida es añadir la ciudad de Ma’ale Adumim al área municipal de Jerusalem.

El Ministro de Relaciones Exteriores, Gabi Ashkenazi, ha dicho que Israel no se “anexionará” el Valle del Jordán, según un informe televisivo del pasado miércoles por la noche.

Mientras tanto, el domingo, los medios de comunicación en idioma hebreo informaron que Netanyahu, Gantz y Ashkenazi se reunirían el lunes con Avi Berkowitz, el enviado de paz del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, para discutir los movimientos de soberanía.

Se espera que Gantz le diga a Berkowitz que cualquier movimiento israelí tendría que ser el primer paso de un movimiento diplomático más amplio que concuerde completamente con los principios del plan de Trump, incluyendo un eventual Estado palestino, informó el Canal 13 el domingo por la noche.

El enviado de Trump voló a Israel el viernes después de que la Casa Blanca sostuvo tres días de conversaciones sobre si apoyar el plan israelí, con un funcionario de los Estados Unidos alegando que no se tomó una decisión final. El embajador estadounidense David Friedman, quien voló de regreso a Washington para las reuniones sobre la “anexión”, regresó a Israel con Berkowitz junto con el director de asuntos israelíes y palestinos del Consejo de Seguridad Nacional, Scott Leith, quien también forma parte del comité conjunto de mapeo encargado de convertir los mapas “conceptuales” incluidos en el plan de Trump de enero en mapas territoriales altamente detallados.

El Canal 13 anunció que Berkowitz mantuvo una primera sesión de conversaciones con Netanyahu el sábado por la noche. Informó que la evaluación en Israel es que los Estados Unidos “está frenando”, y preferiría que Netanyahu se limitara y que “sopesara las implicaciones”.

El periódico árabe Dar al-Hayat afirmó el viernes que el asesor principal y yerno de Trump, Jared Kushner, había aconsejado a Netanyahu que no se diera prisa en su plan unilateral, debido a las consecuencias para los vínculos israelíes en la región. No hubo confirmación del informe, que citaba a un funcionario estadounidense no identificado.

El Times de Israel informó a principios de este mes de que era “muy improbable” que la Casa Blanca diera luz verde a la soberanía israelí para el primero de julio, que era necesario seguir trabajando en el trazado de los territorios y que era probable que Berkowitz y Kushner vinieran primero a Jerusalem para examinar las cuestiones pendientes.

No se informó de que el propio Trump hubiera participado en las reuniones de la Casa Blanca de la semana pasada. Su asesor Kellyanne Conway afirmó el miércoles que el presidente de los Estados Unidos pronto tendría un “gran anuncio” sobre la “anexión” prevista por Israel de partes de Judea y Samaria.

Preocupado por los daños colaterales que podrían derivarse de permitir a Israel seguir adelante con su plan, Washington está considerando, al parecer, la posibilidad de respaldar el plan de solo un espacio de poblados cercanos a Jerusalem.

“En última instancia, a medida que el equipo se acerca a este pensamiento de “anexión”, lo principal que pasa por nuestras cabezas es, ‘¿esto de hecho ayuda a avanzar la causa de la paz?’ Y por lo tanto eso es lo que ayudará a impulsar gran parte de la discusión”, indicó un alto funcionario de la administración Trump a Reuters en un informe la semana pasada.

La perspectiva del plan de soberanía unilateral ha sido condenada internacionalmente, con los estados europeos y árabes, así como altos miembros del Partido Demócrata de los Estados Unidos, advirtiendo al gobierno israelí en contra de la medida.



Fuente: Times Of Israel / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario