La aplicación de la ley israelí en Judea y Samaria no es ilegal

El viernes se publicó en un periódico israelí un artículo de opinión de Yousef al-Otaiba, embajador de los Emiratos Árabes Unidos en los Estados Unidos. Pasé tres años en la Casa Blanca trabajando para acercar a Israel y a sus vecinos árabes, y aunque el mensaje general del artículo de opinión potencialmente socava mis esfuerzos y los de la administración Trump, felicito a Otaiba por escribirlo. Me alegro de que haya hablado directamente a una audiencia israelí.


Además, su artículo está bien escrito y desprovisto de la histeria y los comentarios de tipo robot que a menudo se ven en los diplomáticos y políticos que hablan sobre el conflicto israelí-palestino.

No quiero que haya ningún concepto erróneo. Para decirlo sin rodeos, estoy muy en desacuerdo con algunas partes del artículo de opinión. Por ejemplo, no estoy de acuerdo con que la extensión de la soberanía israelí a las zonas contempladas sea una confiscación ilegal de tierras. El gobierno de EE.UU. tampoco lo cree, por lo que la visión de paz del presidente Donald Trump contempla este concepto.

Personalmente apoyo la medida, pero mi opinión personal no es relevante. No soy israelí. Será la decisión del gobierno democráticamente elegido de Israel si seguir adelante con esto.

También estoy muy en desacuerdo con su uso del término “tierra palestina”. No es tierra palestina. Es tierra que está en disputa, y la única manera de resolverlo es si las dos partes pueden negociar una solución de la disputa directamente juntas. Pero eso ha demostrado ser difícil de alcanzar. Esta es una de las principales razones por las que redactamos la visión de paz de la manera en que lo hicimos.

El liderazgo palestino está fracturado, tal vez irremediablemente, entre los dirigentes de Ramallah y los sanguinarios terroristas financiados por Irán en Gaza, que someten a unos dos millones de palestinos y causan mucho sufrimiento a los palestinos y a los israelíes. Pero los dirigentes de Ramallah rechazaron la visión de la paz antes de que se publicara. De hecho, rechazaron, una y otra vez, los planes e ideas presentados por anteriores administraciones estadounidenses. Nuestra opinión era que los líderes de Ramallah ya no debían tener derecho a veto sobre lo que sucediera con esta tierra y con los israelíes que viven allí. Pero para proteger a los palestinos, les dimos un largo período – cuatro años – para poner su casa en orden para que ellos también pudieran obtener los muchos beneficios contemplados por la visión de la paz.

Después de pasar incontables horas en las capitales árabes durante tres años, aprendí que estamos de acuerdo en mucho más de lo que estamos en desacuerdo. También sé que los amigos y aliados pueden estar en desacuerdo en cosas importantes, y los Emiratos Árabes Unidos son un importante amigo y aliado de los EE.UU. En última instancia, los Emiratos Árabes Unidos tienen el derecho de hacer lo que es mejor para ellos y actuar de acuerdo con lo que creen. Así como respeto el derecho de Israel a tomar sus decisiones (incluyendo la misma decisión discutida en el artículo de opinión), respeto el derecho de los Emiratos Árabes Unidos a tomar sus decisiones.

Como se señala en el artículo de opinión, los Emiratos Árabes Unidos han hecho algunos cambios drásticos en los últimos años en relación con Israel y la comunidad judía. Eso es resultado del fuerte liderazgo y la visión de Su Alteza Real Mohammed bin Zayed. Es un líder pragmático, de mente abierta y tolerante cuyas intenciones son unificar y hacer avanzar la región en una dirección positiva.

Si Israel decide avanzar en la aplicación de la legislación israelí en esas zonas, espero, no obstante, que haya un progreso continuo y significativo en la relación entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel. Este progreso es importante para la región por muchas razones, incluida su seguridad.

No olvidemos que el pasado mes de enero, Otaiba, junto con la embajadora de Omán, Hunaina al-Mughairy y el embajador de Bahrein, Abdullah bin Rashid Al Khalifa, acudieron a la Casa Blanca para participar en la divulgación de la visión de paz de Trump. Tengo un enorme respeto por ese histórico movimiento. Aplaudieron en muchos momentos y fueron calurosamente recibidos y aplaudidos por los asistentes. Aun así deberían ser calurosamente recibidos y aplaudidos. No estaban de acuerdo con todo lo que había en la visión (probablemente lejos de ello), y aun así vinieron y nos apoyaron.

Todavía espero con interés comer comida kosher cuando viaje a los Emiratos Árabes Unidos. Espero que los Emiratos Árabes Unidos continúen desarrollando la Casa de la Familia Abrahámica en Abu Dhabi, donde una mezquita, una iglesia y una sinagoga se ubicarán en el mismo complejo. Me entusiasmaría rezar allí con mi tefilín, de la misma manera que recé en una sinagoga en Bahrein el año pasado.

A pesar de nuestras profundas diferencias en algunas de estas cuestiones, siempre estaré agradecido de que en algunas capitales de la región los dirigentes siempre estuvieron dispuestos a mantener conversaciones francas, sinceras y en algunos casos muy sorprendentes.

Todos reconocemos que el camino hacia la paz es muy complicado y difícil. La región es tan complicada. Pero estas difíciles discusiones y debates, incluidos los temas tratados en el artículo de opinión de mi amigo Yousef, tienen que suceder para lograr un progreso significativo.


Artículo de Jason Greenblatt en The Jerusalem Post
Fuente: https://israelnoticias.com/editorial/soberania-de-israel-en-judea-y-samaria-no-es-ilegal/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+israelnoticiascom+%28Noticias+de+Israel%29
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario