La historia de la capitulación de Alemania ante el terrorismo palestino

“Los palestinos aprendieron muy rápido que en Alemania, como en otros países, el terrorismo daba sus frutos, y cuando extorsionaban al gobierno de Alemania Occidental, éste cedía”.


Artículo de Elad Beck en Israel Hayom

El martes 10 de febrero de 1970, un vuelo de El Al despegó de Israel y se dirigió a Londres. El avión llevaba 52 pasajeros y 11 miembros de la tripulación. Los pasajeros incluían a la actriz Hannah Meron y al actor Assi Dayan, hijo del entonces Ministro de Defensa Moshe Dayan. Meron y Dayan iban a hacer una audición para “El violinista en el tejado”.

A las 12:30 el avión se detuvo en Munich para una conexión, y 34 pasajeros se bajaron. Después de una corta espera en la terminal, el resto de los pasajeros subieron a un autobús que los llevaría de vuelta al avión. De repente tres terroristas árabes subieron al autobús, armados con granadas y armas. Intentaron secuestrar el vehículo. El capitán Uri Cohen derribó a uno de ellos, y la granada que el terrorista sostenía explotó y le voló la mano. El conductor del autobús alemán ignoró los gritos de no permitir que el terrorista subiera al autobús. Abrió las puertas, y algunos de los pasajeros lograron bajar, pero entonces uno de los terroristas lanzó una granada dentro del autobús. Arie Katzenstein, de 32 años, se lanzó sobre la granada, salvando a todos los demás, pero perdiendo su propia vida. Un total de 11 pasajeros resultaron heridos, incluyendo a Meron, que perdió su pierna izquierda.

Los tres terroristas, dos jordanos y un egipcio, todos miembros de la Organización de Acción para la Liberación de Palestina del Dr. Issam Sartawi, fueron capturados por las fuerzas de seguridad de Alemania Occidental. Dijeron que habían planeado secuestrar el avión hacia Libia y exigir a Israel que liberara a docenas de prisioneros de seguridad a cambio de los rehenes. El juicio de los terroristas se aplazó repetidamente, supuestamente por razones burocráticas, pero en realidad porque Alemania no tenía prisa por celebrar un juicio que suponía un riesgo para la seguridad. Los tres fueron liberados en septiembre de 1970 como parte de un acuerdo entre Alemania Occidental y el Frente Popular para la Liberación de Palestina que siguió al secuestro de tres aviones de pasajeros. Su liberación allanó el camino para la matanza de atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de Munich de 1972.

Un nuevo estudio sobre la actitud del Ministerio de Asuntos Exteriores de Alemania Occidental hacia Israel de 1967 a 1979 expone cómo Alemania Occidental se doblegó ante el terrorismo palestino y el papel clave que la diplomacia de Alemania Occidental desempeñó en el país adoptando una política de guantes de niño hacia los palestinos.

El autor del estudio, el Dr. Remko Leemhuis, director en funciones del Instituto Ramer para las relaciones germano-judías del Comité Judío Americano en Berlín, dice que “los palestinos aprendieron muy rápido que en Alemania, como en otros países, el terrorismo daba sus frutos, y cuando extorsionaban al gobierno de Alemania Occidental, éste cedía”.

“Esa conclusión proviene claramente de las conversaciones que los representantes del Ministerio Federal de Asuntos Exteriores mantuvieron con los representantes de los palestinos. A pesar de la conducta amistosa de los palestinos, dejaron claro que, si la gente con la que hablaban no hacía lo que la OLP quería, los palestinos no podían prometer que no habría más ataques terroristas en suelo alemán. El lado alemán tenía miedo de eso.

“Lo que me horroriza es que el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán nunca discutió sobre una respuesta firme a la extorsión palestina. Nadie dijo: “No dejaremos que los terroristas o los palestinos nos extorsionen”. Se ataron de manos y liberaron a los terroristas.

Leemhuis dice que Alemania podría haber respondido de manera diferente.

“Encontré un documento del Departamento de Estado americano que afirmaba explícitamente que los EE.UU. podían hablar con la OLP, pero para que eso ocurriera, tenía que cumplir ciertas condiciones, como reconocer el derecho de Israel a existir”, dice.

Cuando Alemania Occidental e Israel iniciaron relaciones diplomáticas en mayo de 1965, la mayoría de los países árabes rompieron sus vínculos con Bonn y se acercaron a Alemania Oriental.

Leemhuis dice que el establecimiento de relaciones con Israel fue un “desastre” para la política exterior de Alemania Occidental.

“La charla oficial sobre las relaciones equilibradas con Israel y los estados árabes fue un truco para ocultar la verdadera posición del Ministerio de Asuntos Exteriores [alemán], que estaba sesgada a favor de los árabes”, dice.

“Los árabes controlaban el recurso más importante para la economía mundial, el petróleo, mientras que el pequeño Estado Judío no tenía mucho que ofrecer. Además, Israel era una democracia liberal, y todos los Estados árabes eran dictaduras que amenazaban diariamente con acabar con ella. Así que incluso entonces, no era realmente posible tratar a las dos partes por igual”.

El terrorismo árabe contra Israel, a través de organizaciones palestinas, aumentó después de que los países árabes que lucharon contra Israel fueron derrotados en la Guerra de los Seis Días de 1967. Los grupos terroristas se centraron en ataques fuera de las fronteras de Israel, con la esperanza de sacudir su posición internacional. El primer ataque de ese tipo en suelo de Alemania occidental se perpetró en septiembre de 1969, cuando los terroristas lanzaron una granada contra la Embajada de Israel en Bonn. Afortunadamente, nadie resultó herido.

Cinco meses después, el avión de El Al fue atacado en Munich, anunciando el comienzo del terrorismo aéreo palestino en Europa. Sólo 11 días después del intento de secuestro en Munich, una bomba explotó en la bodega de carga de un avión austríaco que despegó de Frankfurt y se dirigía a Tel Aviv, con escala en Viena. Los pilotos lograron aterrizar en Frankfurt y evitar un gran desastre. Los terroristas también enviaron una bomba a través del sistema postal alemán que se suponía que iba a ser enviada en un vuelo de El Al. Pero el paquete se colocó en un avión de Swissair y se detonó en el espacio aéreo suizo, matando a 74 pasajeros y a la tripulación.

Tres días después, el embajador alemán en Jordania informó que uno de sus ayudantes se había reunido con Issam Sartawi. El embajador escribió que había aprobado la reunión para que Alemania pudiera “evaluar mejor el peligro que la organización de Sartawi representaba para los ciudadanos alemanes en Jordania”.

Sartawi expresó su pesar por la forma en que se había desarrollado el intento de secuestro en Munich, pero dijo que su organización había elegido a Alemania Occidental porque era muy “pro israelí” y subrayó que el ataque había sido diseñado para obligar al público de Alemania Occidental a replantearse el conflicto israelí-palestino, y que no podía garantizar que su grupo no decidiera eludir sus instrucciones y llevar a cabo más ataques allí.

El ayudante de la embajada prometió tomar medidas para que los medios de comunicación alemanes no informaran de los ataques de la organización de Sartawi de manera “inapropiada” y no difundieran sospechas sobre los árabes y los palestinos.

La diplomacia alemana agitó una bandera blanca. Sartawi terminó la reunión con una tentadora oferta, expresando su voluntad de evitar más ataques en suelo alemán y contra instituciones alemanas si los tres miembros de su grupo que fueron arrestados en Munich fueran liberados.

Poco después, el ministro de asuntos exteriores de Israel, Abba Eban, hizo su primera visita oficial a Alemania Occidental. Instó a sus anfitriones a responsabilizar a los gobiernos árabes por su apoyo a la OLP y su actividad terrorista. Pasaron unos días, y el embajador de Alemania en Jordania se reunió con el rey Hussein. Según un informe que envió al Ministerio de Asuntos Exteriores alemán, no dedicó ni una sola palabra de la reunión al hecho de que Jordania acogía a la organización terrorista que había atacado el avión de El Al en Munich.

En julio de 1970, ese mismo embajador se reunió con un alto funcionario de la organización Fatah. Leemhuis está casi seguro de que el funcionario de Fatah era Ali Hassan Salameh, que con el tiempo se convertiría en un líder del grupo Septiembre Negro, que asesinó a los atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de Munich.

El embajador informó que le había dicho a Salameh que Alemania había detenido todos los envíos de armas a Israel y que el gobierno alemán, en particular el entonces canciller Willy Brandt, trabajaba constantemente para lograr una posición alemana neutral en el Medio Oriente y que el gobierno quería mostrar a los palestinos que deseaba tener buenas relaciones con ellos.

Los ataques terroristas palestinos no se limitaban a Alemania. En julio de 1970, terroristas del Frente Popular para la Liberación de Palestina secuestraron un avión de Olympic Airlines, exigiendo la liberación de siete terroristas encarcelados en Grecia. Atenas cedió. Ese septiembre, el FPLP secuestró tres aviones más – vuelos de TWA, Swissair y Pan Am – para asegurar la liberación de los terroristas. Dos de los tres aviones secuestrados fueron obligados a aterrizar en Amman, al igual que un avión británico que fue secuestrado a finales de ese mes.

Los terroristas tenían como rehenes en Jordania a ciudadanos americanos, israelíes, alemanes y suizos. Separaron a los judíos del resto de los pasajeros y exigieron la liberación de los terroristas encarcelados en Israel y en Europa occidental. El gobierno alemán señaló inmediatamente su voluntad de cumplir sus demandas, e incluso presionó a Israel para que cooperara, enviando a un diplomático a reunirse en Londres con un representante del Congreso Judío Mundial, donde expresó su preocupación por el hecho de que el acuerdo no incluía a los rehenes judíos e israelíes.

Temiendo una misión militar para liberar a los rehenes, los terroristas los trasladaron a varios lugares secretos y volaron el avión. Los intentos de mediación de la Cruz Roja fracasaron, y el reloj estaba corriendo para un enfrentamiento entre el ejército jordano y el grupo Septiembre Negro.

El gobierno alemán decidió enviar a Ammán al secretario general del partido socialdemócrata gobernante, Hans-Jurgen Wischnewski, ferviente partidario del movimiento independentista argelino que tenía amplias conexiones en el mundo árabe. Jerusalem lo veía como pro-árabe. Después de que una delegación de la Cruz Roja abandonara Ammán, Wischnewski se reunió con Abu Maher Ghneim, uno de los fundadores del FPLP, quien le informó de que su grupo estaba dispuesto a negociar con cada uno de los países implicados, por separado.

Wischnewski instó a Brandt a que anunciara inmediatamente que Alemania liberaría a los terroristas que estaban detrás del atentado de Munich. El embajador de Alemania en Jordania también mantuvo la presión.

El 30 de septiembre los terroristas fueron liberados de Alemania.

De 1968 a 1984, 48 de los ataques terroristas palestinos en Europa se llevaron a cabo en suelo alemán. El más mortífero fue la matanza de los atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de Munich en 1972 por ocho miembros de Septiembre Negro.

El hombre responsable de la planificación y ejecución de los atentados fue el hombre con el que se había reunido el embajador de Alemania en Jordania, Ali Hassan Salameh.

El entonces director del Mossad, Zvi Zamir, que había sido enviado a Alemania para seguir los intentos de rescatar a los atletas, preguntó a su homólogo alemán qué pretendían hacer las autoridades alemanas con los terroristas que seguían vivos, ya que los palestinos podían secuestrar un avión de Lufthansa y obligar a los alemanes a liberarlos. El jefe de la agencia de espionaje alemana dijo que no podía garantizar que ese escenario no ocurriera.

Durante el ataque a la villa olímpica, Brandt criticó públicamente a las naciones árabes, pero su ministro de asuntos exteriores, Walter Schell, se apresuró a aclarar que el ataque era “un caso” de terrorismo del que “los gobiernos de ciertos países no eran responsables”.

El día después del asesinato de los atletas israelíes, el embajador de Alemania en Egipto, Hans-Georg Stelzer, envió una larga carta a sus superiores en la que recomendaba a Alemania que se abstuviera de toda crítica severa a los países árabes, porque no tenían ninguna influencia en los actos de terrorismo.

En un mensaje posterior, Stelzer incluso pidió que Alemania mostrara comprensión hacia los terroristas: “Aunque debemos condenar las acciones de los terroristas de Munich, la posición árabe debe ser entendida… ellos ven a jóvenes idealistas que actuaban por desesperación ante la situación de crisis en su patria”.

Leemhuis cita la “frialdad y la falta de empatía” con la que las autoridades alemanas respondieron a la masacre de los Juegos Olímpicos de Munich.

“Dijeron: ‘La vida continúa’, sin ningún sentimiento por el significado del ataque y su importancia histórica para los israelíes. Los documentos no muestran ni una pizca de horror, ni que ninguno de los funcionarios del Ministerio de Asuntos Exteriores se opusiera al enfoque oficial y quisiera exigir que los palestinos paguen por el atentado”, dice.

“Ellos [el Ministerio de Asuntos Exteriores] sabían que Septiembre Negro era parte de la OLP, y que, en contraste con las mentiras de Yasser Arafat, la organización no operaba por su cuenta. Pero nada de eso hizo que ninguno de los diplomáticos alemanes se alejara; les hizo querer hablar con la OLP, pensando que al hacerlo podrían evitar los ataques terroristas en Alemania. Esa idea ha guiado todo el contacto [de Alemania] con la OLP”, observa Leemhuis.

Leemhuis descubrió un documento de octubre de 1972, emitido menos de un mes después de la masacre, que muestra claramente que el Ministerio de Relaciones Exteriores alemán sabía de los vínculos del Septiembre Negro con Fatah y que la nueva organización terrorista estaba diseñada para proporcionar un camuflaje que permitiera a Fatah evitar la responsabilidad por los actos terroristas cometidos por sus miembros.

“El liderazgo de Fatah quiere evitar cualquier daño a la estima que se le tiene, a su buen nombre y a su estatura”, dice el documento.

El ministro del interior de Alemania en ese momento, Hans-Dietrich Genscher, prohibió la actividad de los activistas estudiantiles palestinos y deportó a cientos de residentes árabes ilegales, además de ordenar estrictos controles fronterizos para los ciudadanos árabes que entraban en Alemania Occidental. Pero el Ministerio de Asuntos Exteriores se opuso a estas medidas y finalmente fueron canceladas.

Según Leemhuis, “El Ministerio de Relaciones Exteriores no estaba preocupado por las relaciones con Israel en absoluto, sólo por la imagen árabe en los medios de comunicación de Alemania Occidental. No había ningún sentimiento de culpa por los desarrollos negligentes que llevaron a la muerte de nueve atletas en el fallido intento de rescate [otros dos murieron en la misma villa olímpica]. La creencia predominante era que Alemania había hecho todo correctamente, sin errores. Incluso la respuesta de Israel fue relativamente placentera. Golda Meir fue muy cuidadosa en sus críticas”, señala. (Meir era muy cercana a Brandt y no quería poner en peligro sus posibilidades de reelección en noviembre de ese año).

Tomó poco tiempo para que la predicción de Zamir se cumpliera. El 29 de octubre de 1972, terroristas palestinos secuestraron un vuelo de Lufthansa que iba a Frankfurt desde Damasco, con paradas previstas en Beirut, Ankara y Munich. Los secuestradores exigieron la liberación de los tres terroristas detenidos tras el asesinato de los atletas israelíes. El gobierno de Alemania Occidental accedió ese mismo día, y los tres fueron llevados a Libia. Los terroristas dejaron ir a los rehenes.

Incluso hoy, algunos afirman que el secuestro fue coordinado entre la OLP y el gobierno alemán como una forma de permitir a los alemanes evitar juzgar a los terroristas en la corte. Leemhuis no ha encontrado confirmación de esa teoría, pero dice que, en 2009, uno de los asesores cercanos de Brandt le dijo a un periódico alemán que veía la idea como “legítima”.

El día que los terroristas fueron liberados, el director de la Oficina de Oriente Medio del Ministerio de Asuntos Exteriores alemán envió un telegrama al gobierno israelí que decía: “En relación con las acusaciones de que nuestro gobierno se ha rendido ante los guerrilleros palestinos y que, por tanto, fomenta más acciones de este tipo, hay que decir que el gobierno federal no puede tomar una decisión que ponga en peligro las vidas de los pasajeros y la tripulación del avión secuestrado”.

El telegrama terminó con la observación: “Estos son los resultados de un conflicto, y ambas partes tienen la responsabilidad de llegar a una solución”.

Israel estaba indignado por la liberación de los terroristas. Eban convocó al embajador alemán en Israel para una reprimenda, diciéndole que Alemania había dado a los terroristas una “gran victoria”.

Mientras esto sucedía, el embajador israelí en Alemania, Elyashiv Ben-Horin, fue convocado a una reunión con el ministro de asuntos exteriores alemán, quien le dijo que la política de Alemania Occidental en la guerra contra el terrorismo no había cambiado, pero que el gobierno no tenía otra opción que liberar a los terroristas.

La capitulación de Alemania allanó el camino para que las relaciones formales entre Alemania Occidental y la OLP, que exigía una misión en la capital de Alemania Occidental, se alojaran en las oficinas de la Liga Árabe.

Los palestinos también pidieron a los alemanes que ayudaran a financiar a la OLP.  Un telegrama enviado el 28 de febrero de 1973 por Helmut Radius, jefe del Departamento de Oriente Medio del Ministerio de Asuntos Exteriores alemán, ordenaba la transferencia de 50.000 marcos para apoyar a la agencia de noticias Wafa, que difundía propaganda palestina. Radius también dio instrucciones de que se ocultara el propósito de los fondos para evitar complicaciones diplomáticas, aunque no hay confirmación de que el dinero fuera realmente transferido.

En ninguna de las cartas diplomáticas alemanas se mencionó el Holocausto. De acuerdo con Leemhuis, “la responsabilidad histórica jugó un papel importante en la posición del Ministerio de Relaciones Exteriores alemán hacia Israel”. Después del acuerdo de compensación de 1952, los diplomáticos alemanes dijeron, ‘Eso es todo, el asunto del Holocausto está cerrado’. Pagamos, y a partir de este momento, la historia no jugará ningún papel.’“

Leemhuis también señala las acusaciones antisemitas hechas en ese momento de que los israelíes y los judíos querían sacar provecho del Holocausto, después de que los diplomáticos israelíes hicieran repetidas referencias a la historia de Alemania con los judíos.

“Muestra la frialdad que caracterizó a la política exterior alemana, así como la ignorancia sobre el sufrimiento de los sobrevivientes y sobre la responsabilidad histórica. Es escalofriante ver cómo, poco después del Holocausto, los diplomáticos alemanes siguieron adelante, al tiempo que subrayaban el trauma histórico que el establecimiento del Estado de Israel causó a los árabes. En otras palabras, la historia desempeñó un papel al satisfacer sus necesidades”, dice.

Cuando Israel Hayom le pregunta a Leemhuis si el hecho de que muchos diplomáticos de Alemania Occidental vivieran en la Alemania nazi influyó en este enfoque, dice que, aunque no ha investigado los antecedentes personales de los diplomáticos, “cuando se leen sus comentarios antisemitas, es obvio que la influencia del período nazi desempeñó un papel”.

“El antisemitismo abierto en los documentos me sorprendió. Los funcionarios sintieron que podían escribir estas cosas, sabiendo que no molestaría a nadie. Y quién sabe lo que decían sobre los judíos e Israel en la conversación … Me sorprendió que no hubiera ninguna objeción a estas posiciones. La Guerra de los Seis Días, los ataques en Munich, la Guerra del Yom Kippur … nada de esto cambió su pensamiento”, dice.


Fuente: https://israelnoticias.com/editorial/capitulacion-de-alemania-ante-el-terrorismo-palestino/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+israelnoticiascom+%28Noticias+de+Israel%29
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario