Medio Oriente experimenta media docena de guerras en simultáneo durante la pandemia

Un ataque a grupos apoyados por Irán en Irak, rebeldes hutíes en Yemen que atacan Arabia Saudita, Rusia y Turquía que se enfrentan en Libia, las secuelas de los ataques aéreos en Siria y Turquía e Irán que coordinan los ataques a militantes kurdos, todo ello sirvió como telón de fondo para una jornada de 24 horas sin precedentes en Oriente Medio.


La región está sufriendo media docena de guerras al mismo tiempo que enfrentan a Irán y sus proxys contra los Estados Unidos, Israel y Arabia Saudita; y también a Irán y Turquía contra los militantes kurdos; así como a grupos de apoderados en Libia que luchan entre sí y a varios grupos sirios que luchan entre sí.

Durante la noche del jueves al viernes, una incursión sin precedentes del Servicio Antiterrorista Iraquí atacó a las milicias apoyadas por Irán en Irak. Irán ha acusado a los Estados Unidos de estar involucrado. Los EE.UU. e Irak están en medio de un diálogo estratégico. Se ha pedido al nuevo Primer Ministro iraquí Mustafa Kadhimi que tome medidas enérgicas contra estos grupos.

Kataib Hezbolá, el principal grupo apoyado por Irán, ha llevado a cabo docenas de ataques con cohetes a las fuerzas de EE.UU. en Irak, matando a tres miembros de la Coalición y a un contratista. Los Estados Unidos llevaron a cabo tres rondas de ataques aéreos contra este grupo, en diciembre, enero y marzo; y mataron al jefe de la Fuerza Quds del IRGC de Irán, Qasem Soleimani. Los ataques llevaron a una protesta en la Zona Verde y a arrestos. Los detalles completos de lo que pasó no están claros, pero Irak puede haber avivado las tensiones con Irán y las fuerzas de EE.UU. podrían ser el objetivo.

Al mismo tiempo, un gran tanque de almacenamiento de gas, según se informa, explotó cerca de Teherán en Parchin justo después de la medianoche, lo que llevó a rumores de ataques aéreos sobre Irán. La masiva explosión parecía un grave accidente. No se puede confiar en que los medios y el régimen iraní proporcionen todos los detalles. La explosión masiva llevó a muchos informes falsos de los medios sociales sobre el incidente, incluyendo afirmaciones de que fue algún tipo de ataque a Irán. El Ministerio de Defensa de Irán dice que el incidente está bajo control.

Irak también ha pedido a Turquía que detenga los ataques aéreos. En las últimas semanas Turquía afirma que ha estado llevando a cabo operaciones contra el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), pero muchos han criticado a Turquía por bombardear las zonas donde viven las minorías kurda, yazidi y cristiana. Un ataque aéreo cerca de un centro vacacional en la provincia de Sulimaniyah el jueves estuvo a punto de matar a niños. Irak está indignado y quiere que Ankara se detenga. Mientras tanto, Irán también tiene como objetivo al PKK en cooperación con Turquía. Irán quiere que Turquía impulse el comercio en torno a las sanciones de EE.UU. y ha acordado asociarse con Turquía para “luchar contra el terrorismo”.

Hamas y otros grupos palestinos también amenazan con la violencia por los planes de anexión de Israel. Los medios de comunicación iraníes están destacando las amenazas de Hamas e Irán quiere claramente calentar las tensiones en Judea, Samaria y Gaza. Irán está tratando de agitar muchas cosas. Ha criticado a Israel en Press TV por honrar a los israelíes involucrados en un “ciberataque” e Irán dice que los sirios que están cerca del Golán están protestando para “liberar el Golán”.

Mientras tanto, Arabia Saudita ha golpeado a los rebeldes hutíes apoyados por Irán por los ataques al Reino durante la última semana. Los hutíes han dicho a los medios iraníes que llevarán a cabo ataques más profundos dentro de Arabia Saudita usando drones y misiles. Tanto Arabia Saudita como Irán han destacado la guerra en Irán.

En Libia continúa otro conflicto de poder entre grupos libios apoyados por Turquía y la oposición libia apoyada por Egipto. Egipto ha amenazado con intervenir después de que el apoyo de Turquía a Trípoli resultara en el apoyo al Ejército Nacional Libio con base en Bengasi. Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Rusia apoyan a Bengasi y quieren impedir que Turquía tome Sirte con sus milicias con base en Trípoli. Los Estados Unidos, Francia e Italia están siguiendo de cerca el resultado de las batallas libias. Los informes indican que Rusia y Turquía están enviando más equipo.

Todos estos conflictos, desde Libia a Yemen, Irak y Siria, muestran un anillo de guerras alrededor de la región, alimentado por potencias regionales que se oponen entre sí. Turquía e Irán parecen estar trabajando más estrechamente. Pero no es tan simple porque muchas de estas batallas están compartimentadas. Por ejemplo, Israel se opone a la presencia de Irán en Siria. El régimen sirio, según se informa, apoya a Rusia en Libia, mientras que los iraníes que apoyan al régimen sirio aparentemente apoyan a Turquía.

El panorama general es de impunidad, en el que Turquía, Irán o Arabia Saudita pueden llevar a cabo ataques aéreos en conflictos cercanos a sus países, ya sea el Yemen, Libia o Irak, y es poco lo que la comunidad internacional se preocupa por hacer. No hay procesos de paz, ni conversaciones de paz, ni ceses de fuego. De hecho, estos conflictos parecen estar creciendo. Esencialmente involucran a ciertas áreas que son inestables y carecen de una completa gobernabilidad nacional, ya sea en Idlib en Siria o en partes de Yemen, Irak o Libia. Este es un anillo de inestabilidad. Está dividido en dos partes por un corredor iraní que une el “eje de la resistencia” del Yemen a Teherán y luego, a través de Bagdad, a Beirut.

Turquía tiene una media luna de control desde Libia hasta Idlib, Tel Abyad y el norte de Irak, y tropas en Qatar. Turquía e Irán se benefician de estos conflictos, aumentando el control sobre los estados vecinos. Arabia Saudita, Egipto, los Emiratos Árabes Unidos y sus aliados no están aumentando mucho su influencia. Rusia está por encima de todo, trabajando con Turquía en algunos temas como la defensa aérea del S-400, pero también apoyando a Bengasi en Libia y al régimen sirio. Rusia también mantiene conversaciones con Hamas en Doha y también con Israel.

Los EE.UU. están buscando retirarse lentamente, pero todavía quiere tener influencia en el este de Siria, partes de Irak y con Israel. Las últimas 24 horas muestran lo que sucede en la retirada a largo plazo de la influencia de EE.UU. y a medida que otras potencias se levantan.



Fuente: Jerusalem Post / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario