Nueva serie de televisión sobre el espionaje israelí aborda la guerra en las sombras con Irán

La última serie de televisión de éxito de Israel lleva a los espectadores directamente al corazón del archienemigo del país, Irán.


Teherán cuenta la historia de Tamar Rabinyan, un joven operativo del Mossad encargado de hackear y desactivar un reactor nuclear iraní para que el ejército israelí pueda llevar a cabo un ataque aéreo. Pero la misión sale mal, el agente se vuelve pícaro, se enamora de una activista local pro-democracia y redescubre sus raíces iraníes en su ciudad natal.

Es un arco de historia que toca muchas de las fallas más apremiantes de la región. También es el último capítulo de la edad de oro de la televisión israelí.

Después de que numerosos programas israelíes inspiraran a los programas estadounidenses como Homeland, Hostages y In Treatment, Netflix fue un paso más allá al dirigir Fauda, la innovadora serie de acción sobre el conflicto israelí-palestino, en su forma original hebreo-árabe con subtítulos.

Teherán marca la siguiente etapa, con Apple TV+ comprando los derechos de la serie de ocho partes y firmando para coproducir su emisión internacional. El thriller de espionaje, con diálogos en hebreo, inglés y farsi, se estrenó el 22 de junio en Israel. Quiere dar un paso más en la historia de éxito de Fauda, mezclando escenas de acción trepidantes con intrigas políticas de actualidad e historias personales que tocan la naturaleza caótica de la región.

“Aunque es un espectáculo muy entretenido y tiene mucha acción, hay muchas capas”, dijo Dana Eden, uno de los creadores del espectáculo. “Nos pareció muy interesante intentar entrar en Teherán, en Irán, que es un lugar que realmente no conocemos y del que queremos saber más”.

Israel considera que Irán es su enemigo más peligroso, citando sus llamamientos a la destrucción de Israel, su desarrollo de sofisticados misiles, y el apoyo a las milicias anti-israelíes en el Líbano y la Franja de Gaza. Los líderes israelíes creen que Irán está tratando de desarrollar una capacidad de armas nucleares, y con frecuencia han insinuado la posibilidad de un ataque militar contra las instalaciones nucleares de Irán en caso de que las sanciones internacionales no logren detener el sospechoso programa nuclear iraní.


Se cree que los agentes del Mossad israelí han actuado tras las líneas enemigas al robar documentos de un archivo nuclear iraní secreto.

Pero antes de la Revolución Islámica de Irán de 1979, los países eran aliados cercanos e Irán albergaba una gran y próspera comunidad judía. Unos 250.000 israelíes son de ascendencia iraní y se han mantenido cerca de la música, la cultura y la comida de sus raíces.

“Mi personaje me recuerda a mi madre, mi tía, mi abuela”, dijo la actriz Esti Yerushalmi, que interpreta el papel de la tía iraní de Rabinyan, Arezoo. “Las tomé todas y las puse en mi personaje. Es una mujer iraní que también es judía.”

Yerushalmi y su familia huyeron de Irán después de la revolución cuando ella tenía 13 años, y dijo que actuar en su lengua materna, el farsi, era una experiencia emocional.

“Fue difícil porque me llevó a mis recuerdos de Irán”, dijo. “Fue muy conmovedor para mí y también muy doloroso. Extraño a Irán. Extraño toda la belleza, toda la gente. Es un gran país, pero ahora creo que están sufriendo”.

El espectáculo, co-escrito por el escritor de Fauda, Moshe Zonder, tiene como protagonistas a la actriz israelí Niv Sultan y como secundarios a Navid Negahban y al actor de Iron Man Shaun Toub. Se rodó en Atenas para reproducir la capital iraní.

La serie de televisión aún no ha sido mencionada por las autoridades iraníes, aunque Kayhan International, una publicación afiliada al periódico de línea dura del mismo nombre, describió el programa como una “producción antiiraní”. El periódico, Kayhan, también reconoció el programa, diciendo en abril que revela el carácter “prooccidental y promiscuo” de los activistas que atacan al Irán.

De manera similar a Fauda, los creadores dijeron que su objetivo era presentar una narración matizada de un conflicto profundamente arraigado que resonara en todas las partes.

“No tenemos a los malos y a los buenos en este programa. Es más complicado y estoy seguro de que los iraníes que verán el programa lo disfrutarán mucho”, dijo Eden, que también coprodujo la serie. “Estoy seguro de que va a ser un golpeado en Irán”. La última serie de televisión de éxito de Israel lleva a los espectadores directamente al corazón del archienemigo del país, Irán.

Teherán cuenta la historia de Tamar Rabinyan, un joven operativo del Mossad encargado de hackear y desactivar un reactor nuclear iraní para que el ejército israelí pueda llevar a cabo un ataque aéreo. Pero la misión sale mal, el agente se vuelve pícaro, se enamora de una activista local prodemocracia y redescubre sus raíces iraníes en su ciudad natal.

Es un arco de historia que toca muchas de las fallas más apremiantes de la región. También es el último capítulo de la edad de oro de la televisión israelí.

Después de que numerosos programas israelíes inspiraran a los programas estadounidenses como Homeland, Hostages y In Treatment, Netflix fue un paso más allá al dirigir Fauda, la innovadora serie de acción sobre el conflicto israelo-palestino, en su forma original hebreo-árabe con subtítulos.

Teherán marca la siguiente etapa, con Apple TV+ comprando los derechos de la serie de ocho partes y firmando para coproducir su emisión internacional. El thriller de espionaje, con diálogos en hebreo, inglés y farsi, se estrenó el 22 de junio en Israel. Quiere dar un paso más en la historia de éxito de Fauda, mezclando escenas de acción trepidantes con intrigas políticas de actualidad e historias personales que tocan la naturaleza caótica de la región.

“Aunque es un espectáculo muy entretenido y tiene mucha acción, hay muchas capas”, mencionó Dana Eden, uno de los creadores del espectáculo. “Nos pareció muy interesante intentar entrar en Teherán, en Irán, que es un lugar que realmente no conocemos y del que queremos saber más”.

Israel considera que Irán es su enemigo más peligroso, citando sus llamados a la destrucción de Israel, su desarrollo de sofisticados misiles, y el apoyo a las milicias antiisraelíes en Líbano y la Franja de Gaza. Los líderes israelíes creen que Irán está tratando de desarrollar una capacidad de armas nucleares, y con frecuencia han insinuado la posibilidad de un ataque militar contra las instalaciones nucleares de Irán en caso de que las sanciones internacionales no logren detener el sospechoso programa nuclear iraní.

Se cree que los agentes del Mossad israelí han actuado tras las líneas enemigas al robar documentos de un archivo nuclear iraní secreto.

Pero antes de la Revolución Islámica de Irán de 1979, los países eran aliados cercanos e Irán albergaba una gran y próspera comunidad judía. Unos 250 mil israelíes son de ascendencia iraní y se han mantenido cerca de la música, la cultura y la comida de sus raíces.

“Mi personaje me recuerda a mi madre, mi tía, mi abuela”, señaló la actriz Esti Yerushalmi, que interpreta el papel de la tía iraní de Rabinyan, Arezoo. “Las tomé todas y las puse en mi personaje. Es una mujer iraní que también es judía”.

Yerushalmi y su familia huyeron de Irán después de la revolución cuando ella tenía 13 años, y afirmó que actuar en su lengua materna, el farsi, era una experiencia emocional.

“Fue difícil porque me llevó a mis recuerdos de Irán”, añadió. “Fue muy conmovedor para mí y también muy doloroso. Extraño a Irán. Extraño toda la belleza, toda la gente. Es un gran país, pero ahora creo que están sufriendo”.

El espectáculo, co-escrito por el escritor de Fauda, Moshe Zonder, tiene como protagonistas a la actriz israelí Niv Sultan y como secundarios a Navid Negahban y al actor de Iron Man Shaun Toub. Se rodó en Atenas para reproducir la capital iraní.

La serie de televisión aún no ha sido mencionada por las autoridades iraníes, aunque Kayhan International, una publicación afiliada al periódico de línea dura del mismo nombre, describió el programa como una “producción anti-iraní”. El periódico, Kayhan, también reconoció el programa, diciendo en abril que revela el carácter “prooccidental y promiscuo” de los activistas que atacan al Irán.

De manera similar a Fauda, los creadores informaron que su objetivo era presentar una narración matizada de un conflicto profundamente arraigado que resonara en todas las partes.

“No tenemos a los malos y a los buenos en este programa. Es más complicado y estoy seguro de que los iraníes que verán el programa lo disfrutarán mucho”, mencionó Eden, que también coprodujo la serie. “Estoy seguro de que va a ser éxito en Irán”.



Fuente: Israel Hayom / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario