9 DE AB : NO APRENDIMOS NADA Por Natalio Steiner

Comienza hoy por la noche el ayuno nacional más importante del pueblo judío, viva donde viva, en especial en Israel donde su significación es mayor.
Como es conocido desde las fuentes talmúdicas, la destrucción del  Segundo Templo de Jerusalem, fue por odio gratuito entre hermanos; odio no solo proclamado sino que se llevó a cabo en masacres de unos y otros ante la vista de los romanos.
No son siempre buenas las comparaciones pero me parece que desde hace casi 2.000 años ,desde la destrucción del Segundo Templo ( 68 e.c.) ,no he visto otro momento histórico en que el pueblo judío, en especial en Israel, este tan dividido a la vez que esta rodeado de enemigos que ansían destruirlo.
En las manifestaciones políticas y sociales en Israel, justificadas por la grave situación que ha generado una cuestionada política sanitaria, ya se han levantado carteles  pidiendo el asesinato del actual premier.
No deja de recordar los tristes momentos en los que aparecian proclamas llamando al asesinato de Rabín.
Esta vez las proclamas provienen de una izquierda radicalizada que no pudo derrotar a un premier cuestionado en las urnas y en la justicia y todo en un marco de una pandemia que debería unir no solo a los judíos sino a la humanidad en la lucha contra este fragelo. Entiendase bien. No se trata de criticar la "diversidad" ( como algunos les gusta decir ) de ideas sino de ver cuales son los límites del disenso y hasta donde el sistema político lo aguanta. Israel es una sociedad agrietada por múltiples fisuras que no son sólo políticas y sociales sino que llevan también matices de lucha entra laicos , liberales y ortodoxos. No son buenos los términos en que se estan llevando a cabo las discusiones en el pueblo judío. La diáspòra  tampoco es la excepción. Curiosamente, en parte, la virtualidad de la cuarentena y la pandemia, ha unificado en algo a nuestro quebrado pueblo siempre amenazado por fuerzas centrifugas y centripetas. Pero las divisiones avanzan en todos los frentes y no enriquecen "en la diversidad " sino que agrietan en la centralidad de valores nacionales que alguna vez supimos conseguir.
Di-s quiera que este año las plegarias no se transformen en meros rituales para muchos inentendibles; que las Kinot sean leídas y profundizadas en el idioma que uno hable. Así podríamos ayudar a evitar una grieta que a veces parece transformarse en abismo.


Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario